Reportan explosiones en el #volcán más alto de #Nicaragua

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales comunicó que la columna de cenizas alcanzó una altura de 1.500 metros sobre el cráter del volcán.

El volcán más alto de Nicaragua, San Cristóbal registró este domingo una explosión de gases y cenizas que se expandieron por tres comunidades.

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) emitió un comunicado donde esclarece que “la columna de cenizas alcanzó una altura de 1.500 metros sobre (el) cráter del volcán.

Se informó además que “por efecto del viento” la explosión esparció “una pequeña capa de cenizas a las comunidades Las Grecias 3, Las Grecias 4 y la ciudad de El Viejo”

Según señala el Ineter, este fenómeno aumentó “el tremor volcánico y la amplitud sísmica en tiempo real (RSAM)”, peor luego tomó sus valores regulares.

Vale destacar que las comunidades mencionadas no sufrieron mayores daños puesto que la actividad volcánica fue de “intensidad moderada”.

El Ineter también acotó que esta erupción es normal y que en las próximas horas podrían ocurrir “nuevas explosiones de magnitud similar o menor a las registradas”.

San Cristóbal integra la cadena volcánica de la región del Pacífico del país, mide 1.745 metros de altura y está enclavado en el departamento de Chinandega.

La #contaminación atmosférica y el #cambioclimático afectan cada vez más a la #salud de los #niños

Un estudio realizado por investigadoras de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), publicado en el ‘New England Journal of Medicine’, revisa la evidencia sobre el gran y creciente número de víctimas de la contaminación atmosférica y el cambio climático provocado por los combustibles fósiles en los niños y concluye que ambos factores afectan cada vez más a la salud de los niños.

Frederica Perera, de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, y Kari Nadeau, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, autoras del estudio, advierten de que para proteger la salud de los niños es necesario que los profesionales de la salud comprendan los múltiples daños que el cambio climático y la contaminación atmosférica causan a los niños y utilicen las estrategias disponibles para reducirlos

Las autoras escriben que el feto, el lactante y el niño son especialmente vulnerables a los impactos relacionados con el clima y la contaminación atmosférica. Además, las investigaciones indican que los contaminantes atmosféricos y el cambio climático pueden interactuar para afectar a la salud de los niños, aunque se necesitan más estudios.

Todos los niños están en riesgo, pero la mayor carga recae en los social y económicamente desfavorecidos, señalan. El artículo cita docenas de estudios de investigación sobre cómo la combustión de combustibles fósiles está teniendo un gran impacto en la salud física y mental de los niños.

Así, por ejemplo, habla del calor extremo e indica que la exposición a las olas de calor en el útero se asocia con un mayor riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer, hipertermia y muerte en los bebés, estrés térmico, enfermedad renal y otras enfermedades en los niños.

Por lo que se refiere a los eventos extremos intensificados por el clima recuerdan que, a nivel mundial, los fenómenos relacionados con el clima ya han contribuido a que más de 50 millones de niños se vean obligados a abandonar sus hogares.

El suministro y seguridad de los alimentos y el agua es otro de los problemas en los países en vías de desarrollo, donde la inseguridad alimentaria relacionada con el cambio climático ha provocado un fuerte aumento de la malnutrición, lo que provoca un retraso en el desarrollo físico y mental, señalan. El riesgo de infección por patógenos transmitidos por el agua, como la salmonella, también se ha agravado.

Otros temas que abordan son el cambio en la ecología de los vectores causantes de enfermedades o la contaminación del aire, que afecta a mil millones de niños de todo el mundo expuestos a niveles muy altos de contaminación atmosférica, fuertemente asociada a un mayor riesgo de mortalidad infantil, resultados adversos en los nacimientos, asma y otras enfermedades respiratorias, trastornos del desarrollo y problemas de salud a lo largo de toda la vida, como la reducción de la cognición, …

Las autoras subrayan la necesidad de actuar simultáneamente en dos frentes: proteger a los niños hoy de los riesgos climáticos («adaptación») y atacar el problema de fondo reduciendo los gases de efecto invernadero y reforzando los sumideros naturales de carbono («mitigación»).

Las medidas de adaptación incluyen el suministro de agua potable a los niños y a las familias que se enfrentan a la sequía y a la contaminación del agua, sistemas de alerta temprana para las inundaciones y la contaminación atmosférica, formación y planificación de la evacuación para las familias y los niños, zonas de sombra donde los niños juegan, viven y van a la escuela, y mosquiteras para proteger a los niños de la malaria y el dengue.

Para hacer frente a la desigualdad, escriben, estas medidas específicas para el clima deben ir acompañadas de amplios programas sociales para reducir la pobreza y la discriminación, y proporcionar servicios de agua, saneamiento e higiene, atención sanitaria de alta calidad y educación. Destacan que existen soluciones que se están aplicando en todo el mundo para reducir la contaminación atmosférica y mitigar el cambio climático.

En el ámbito clínico, el artículo afirma que existen orientaciones para ayudar a identificar a las personas que corren un riesgo especial por el cambio climático o la contaminación atmosférica, basándose en la evaluación de la enfermedad subyacente (por ejemplo, el asma), la ubicación geográfica (por ejemplo, la proximidad a la contaminación atmosférica, la isla de calor urbana o las inundaciones) y las cargas de salud mental (por ejemplo, la ansiedad tras verse obligados a trasladarse  después de un incendio forestal), escriben los autores.

Dados los impactos acumulativos de los combustibles fósiles en la salud física y mental de los niños, los autores hacen un llamamiento a los profesionales de la salud para que utilicen su poder para proteger a los niños «…haciendo pruebas de detección para identificar a los que corren un alto riesgo de sufrir las consecuencias para la salud asociadas; educándolos a ellos y a sus familias sobre estos riesgos y las intervenciones eficaces; y abogando por fuertes estrategias de mitigaci y adaptación».

Advierten sobre aumento de #CO2 atmosférico hasta punto máximo en 2022

#atmosfera #cambioclimático #medioambiente #clima #ciencia

#dioxidodecarbono

El dióxido de carbono (CO2) atmosférico aumentó este año en relación con todos los registros del 2021, hasta alcanzar un punto máximo de 421 partes por millón en mayo, advirtió hoy una fuente especializada.

«La ciencia es irrefutable: los seres humanos están alterando nuestro clima en formas a las que nuestra economía e infraestructura deben adaptarse», expresó en un comunicado el administrador de la estadounidense Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), Rick Spinrad.

El CO2 está en niveles que la especie humana nunca antes había experimentado, esto no es nuevo, añadió el científico principal Laboratorio de Monitoreo Global de la entidad, Pieter Tans.

«Hemos sabido de esto durante medio siglo y no hemos podido hacer nada significativo al respecto. ¿Qué nos va a hacer despertar?», remarcó el experto, quien analiza las mediciones de las estaciones de muestreo de todo el mundo.

Estos últimos datos de la NOAA provienen de su observatorio situado en lo alto de las laderas del volcán Mauna Loa, en la Isla Grcoande de Hawái, lugar de referencia internacional para monitorear el gas atmosférico.

La contaminación de CO2 se genera producto de la quema de combustibles fósiles para el transporte y la generación eléctrica, la fabricación de cemento, la deforestación, la agricultura, entre otras prácticas.

Junto con el resto de los gases de efecto invernadero, atrapa el calor que irradia la superficie del planeta.

Este proceso desencadena una cascada de impactos climáticos, incluidos episodios de calor extremo, sequía e incendios forestales, así como precipitaciones, fuertes inundaciones y actividad de tormentas tropicales.

La #ONU alerta de «la espiral de autodestrucción» que amenaza a la humanidad

Una espiral de autodestrucción se cierne sobre la humanidad si no cambiamos la percepción del riesgo de desastres naturales. Esta es la conclusión a la que llega el Informe de Evaluación Global (GAR2022) titulado ‘Nuestro mundo en peligro: Transformar la gobernanza para un futuro resiliente’ publicado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR, por sus siglas en inglés).

Los especialistas concluyen que anualmente se registraron entre 350 y 500 desastres de media y gran escala a nivel global en los últimos 20 años. Las proyecciones indican que el número de este tipo de fenómenos llegará a ser de 560 anuales o de 1,5 diarios para 2030. En concreto, se pronostica que el número de sequías podría incrementarse en más del 30 % entre 2000 y 2030. Mientras, la cantidad de temperaturas extremas se ha elevado y podría casi triplicarse en 2030 en comparación con 2001.

En el último decenio disminuyó el número de afectados y de víctimas mortales por desastres naturales. Sin embargo, la escala y la intensidad de los cataclismos van en aumento. Así, en los últimos cinco años se registraron más decesos y damnificados por desastres que en el quinquenio anterior.

Los autores del GAR2022 vinculan el número de desastres existentes con una percepción errónea del riesgo que se basa en el optimismo, la infravaloración y la invencibilidad, lo que se traduce también en desaciertos a nivel político, financiero y de desarrollo, se detalla en el comunicado de la UNDRR.

«El mundo necesita hacer más para incorporar el riesgo de desastres en la forma en que vivimos, construimos e invertimos, ya que está llevando a la humanidad a una espiral de autodestrucción. Debemos convertir nuestra complacencia colectiva en acción. Juntos podemos frenar el ritmo de los desastres evitables mientras trabajamos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para todos, en todas partes», acentuó Amina J. Mohammed, vicesecretaria general de la institución mundial.

«Financiando eficazmente su propia destrucción»

En términos de bajas económicas, los países en vías de desarrollo son los más golpeados por cataclismos con una merma anual de su PIB del 1 % por término medio. Para las naciones de Asia-Pacífico las pérdidas son incluso más considerables con una disminución anual del PIB del 1,6 % de promedio. Mientras, los países desarrollados pierden solo entre el 0,1 % y el 0,3 % del PIB.

Uno de los factores que agravan la situación es la escasa tasa de seguros. El informe reveló que desde 1980 solo el 40 % de las pérdidas por calamidades estaban aseguradas. El nivel de cobertura aseguradora en los países en desarrollo era con frecuencia inferior al 10 % y en ocasiones se acercaba a cero.

«Al ignorar deliberadamente el riesgo y no integrarlo en la toma de decisiones, el mundo está financiando eficazmente su propia destrucción. Los sectores críticos, desde el gobierno hasta el desarrollo y los servicios financieros, deben replantearse urgentemente cómo perciben y abordan el riesgo de desastres», sostiene Mami Mizutori, jefa del UNDRR.

Consejos y ejemplos

El documento aborda también el cambio climático y el alza de fenómenos meteorológicos extremos como consecuencia de él. En particular, se insta a elaborar los presupuestos nacionales, teniendo en cuenta los riesgos y la incertidumbre. Para reducirlos, se propone igualmente reconfigurar los marcos legales y financieros.

Por otra parte, se ofrecen ejemplos exitosos que contribuyen a la disminución de desastres. En particular, destacan el caso de Costa Rica y su introducción en 1997 del impuesto sobre el carbono en los combustibles. Aparte de los beneficios económicos, el país logró frenar la deforestación. Al mismo tiempo, apostó con éxito por las energías renovables, que en 2018 constituían el 98 % de la electricidad producida.

Un estudio concluye que el cambio climático puede desencadenar la próxima pandemia

El calentamiento global y la destrucción de la fauna silvestre puede provocar la migración de animales salvajes hacia zonas con grandes poblaciones humanas, aumentando así el riesgo de propagación de enfermedades zoonóticas que podrían conducir a la próxima pandemia, según un comunicado del Centro Médico de la Universidad de Georgetown (EE.UU.) que lideró una investigación internacional.

El estudio se centra en el cambio de hábitat de la fauna silvestre, donde al encontrarse por primera vez diversas especies, llegarían a compartir miles de agentes infecciosos. Los científicos estiman que los cambios de hábitat representan un gran riesgo puesto que los virus como el ébola o los coronavirus surgirían en nuevas áreas y especies animales, haciendo que sean más difíciles de rastrear y con más probabilidades de que se propaguen en humanos.

Una de las versiones del surgimiento del covid-19 es que se originó en el mercado húmedo de la ciudad china de Wuhan (China). «Nos preocupamos por los mercados porque reunir animales no saludables en combinaciones antinaturales propicia este proceso gradual, como la forma en que el SARS saltó de los murciélagos a las civetas, y luego de las civetas a las personas», dijo Colin Carlson, autor principal del estudio publicado en la revista Nature.

El rol de los murciélagos en las posibles nuevas pandemias

Sin embargo, Carlson considera que los mercados «ya no son especiales», debido a que con un clima cambiante dicho proceso «será una realidad en la naturaleza en casi todas partes». Los científicos consideran preocupante el desplazamiento «desproporcionado» de los hábitats de los animales a los asentamientos humanos, debido a que propiciará el surgimiento de nuevos puntos críticos para la propagación de enfermedades.

Otro temor de los especialistas es el impacto que podría tener el aumento de las temperaturas en los murciélagos, que son reservorios de miles de virus. Al migrar, estos animales propagarían los agentes infecciosos en las nuevas zonas. El sureste de Asia podría ser la región más afectada por una emergencia viral, debido a la diversidad de murciélagos allí existentes.

El estudio sugiere que el cambio climático se convertirá en el mayor factor de riesgo para el surgimiento de enfermedades, y sus autores afirman que una de las soluciones radica en combinar el monitoreo en tiempo real de enfermedades en animales silvestres con estudios del cambio medioambiental.

Crean bioplástico en #Rusia que se descompone en máximo de 10 años

El nuevo material está compuesto por polietileno de baja presión y un concentrado de microcelulosa y cascarillas de trigo sarraceno y arroz.

Un bioplástico basado en brotes de plantas, capaz de descomponerse en un plazo máximo de 10 años, ha sido desarrollado por Alekséi Vetlúguin, el finalista del concurso ‘Líderes de Rusia’, el proyecto estrella de la plataforma presidencial ‘Rusia es un país de oportunidades’. «Los productos fabricados con dicho material se descompondrán de forma natural después de su uso, es decir, no será necesario reciclarlos y serán respetuosos con el medio ambiente», reza el comunicado que informa sobre el invento.

«En 70 años, la humanidad ha producido más de 8.000 millones de toneladas de plástico, que tarda una media de 400 años en descomponerse. Todo el plástico, que ya está disperso por la Tierra, debe recolectarse y reciclarse», especificó Vetlúguin.

«Nuestra tarea era encontrar una composición y una forma de obtener un material que se descompusiera más rápido y de la manera más natural. Por ejemplo, un tarro hecho con nuestro bioplástico en 7-10 años se convertirá automáticamente en una biomasa, inofensiva para el medio ambiente», aseguró.
¿De qué está hecho?

Vetlúguin precisó que en el proceso de creación del material participaron en total 10 especialistas, entre ellos biólogos, químicos y tecnólogos industriales, que necesitaron más de un año para obtener la fórmula correcta. Explicó que bioplástico está compuesto por polietileno de baja presión y un concentrado de microcelulosa y cascarillas de trigo sarraceno y arroz.

Además, señaló que el nuevo material es «apto para la producción de cualquier artículo de polietileno para la industria alimentaria y no alimentaria, especialmente de recipientes de paredes gruesas, como barriles, cisternas y botes». «Para nosotros era importante prever que después de agregar el concentrado, el bioplástico mantuviera sus características técnicas», explicó su desarrollador, señalando que «el período de su descomposición natural puede reducirse aún más», pero esta opción fue considerada como poco práctica.

«Por regla general, la vida útil de los aceites y líquidos técnicos es de 5 años, por lo que hemos establecido un margen de resistencia del material para el contenedor de 7 a 10 años», dijo Vetlúguin, quien planea próximamente registrar una patente de su invento y empezar la producción en Rusia.

#Cuba trabaja en estudio latinoamericano sobre contaminación ambiental

Investigadores cubanos de un Centro de Estudios Ambientales participan hoy en un nuevo proyecto sobre contaminación en espacios acuáticos de América Latina y el Caribe.

El Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC) toma parte en las investigaciones lideradas por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) para una evaluación orgánica e inorgánica de ríos, lagos, embalses y lagunas en ese marco geográfico, precisó el diario 5 de Septiembre en su versión digital.

Los expertos del CEAC evaluarán el riesgo de proliferación de cianobacterias productoras de cianotoxinas que afectan la salud humana, adelantó el departamento de comunicación de la entidad científica.

Investigadores de 16 países de la región suman sus saberes en el proyecto RLA7026, de la OIEA, el cual tendrá una duración de cuatro años.

El estudio se enfoca en el fortalecimiento de la gobernanza y la gestión sostenible de los recursos acuáticos, señaló la investigadora cubana Aimeé Valle.

En América Latina y el Caribe 25 millones de personas carecen de servicios de agua potable y casi 90 millones no tienen acceso al saneamiento, según datos referidos en la presentación del proyecto internacional.