#Mexicanos piden fin de #bloqueo y devolución a #Cuba de #Guantánamo

Mexicanos reunidos en Xalapa, Veracruz, en el XXVI Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba, exigieron hoy a Estados Unidos poner fin al bloqueo a la isla y la devolución del territorio que ocupa ilegalmente en Guantánamo.

Ambas demandas ocupan una parte importante de la Declaración Final aprobada este domingo por los 545 delegados de 22 estados de México y representantes de varios países latinoamericanos que sesionaron durante dos días en la ciudad xalapeña y concluyó esta jornada con la aprobación de ese texto y los acuerdos adoptados en comisiones.

El pliego también denuncia a la administración del presidente Joe Biden de seguir usando el territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo como centro clandestino para torturar prisioneros.

Le pide, además, demostrar su vocación democrática con una política de respeto a la autodeterminación y soberanía de Cuba, que sea la base de nuevas relaciones bilaterales.

La amistad y solidaridad entre México y Cuba, señala el texto, son los factores que han motivado la convocatoria del XXVI encuentro durante el cual se realizaron conferencias, actividades culturales y mesas de trabajo para definir las estrategias a desarrollar en México en lo que resta de 2022 y para el año 2023.

Señala que Cuba es una nación libre y soberana, cuyas políticas públicas garantizan calidad de vida a su pueblo a través de salud, educación, deporte y cultura.

El inhumano y criminal bloqueo yanqui contra esa hermana nación no ha conseguido sus infames objetivos durante seis décadas. Año tras año, recuerda, en la Asamblea General de las Naciones Unidas el mundo condena el criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto unilateralmente por los Estados Unidos en contra de Cuba.

En otra parte, el documento lamenta profundamente la pérdida de vidas que dejó la explosión accidental por un escape de gas en el hotel Saratoga en La Habana el día 6 de mayo de este año.

Respecto al plano diplomático y político, agrega, los mexicanos respaldan la sabia y valiente posición del presidente Andrés Manuel López Obrador en el sentido de rechazar que varios países soberanos, entre ellos la República de Cuba, sean excluidos de participar en la próxima Cumbre de las Américas convocada por Joe Biden.

Después de afirmar que nadie debe prohibir que se diga la verdad y se expongan sus puntos de vista sobre la realidad de nuestra América, en la declaración se recuerda que varios países respaldan las declaraciones de López Obrador sobre la cumbre.

El encuentro fue dedicado a Jesús Escamilla, dirigente nacional del Movimiento quien falleció por la Covid-19, y a todos sus fundadores quienes a lo largo de sus vidas contribuyeron a la construcción de esta potente organización de solidaridad.

La verdadera violación de los #DD.HH no precisamente la ejecuta #Cuba

Guantánamo, un laboratorio de torturas

El sacar a Cuba de la Comisión de los DD.HH e implantar una matriz global de opinión de que en Cuba se violan los DD.HH sistemáticamente pudiera ser otro paso futuro para una posible intervención humanitaria

Parece bastante inmoral dar voz y voto a las mismas organizaciones y voceros que hace un año abogaban por una intervención militar en la isla , sin embargo nunca han condenado la base de torturas a cientos de personas en la base naval de Guantánamo, ese es el único lugar de Cuba donde se tortura desde hace 20 años , donde aun permanecen 39 reos de los cuales 27 no tienen cargas penales en su contra

Testimonio: «Estuve detenido en #Guantánamo durante años. Tenían al hombre equivocado»

Me liberaron de Guantánamo en 2007 pero mentalmente todavía no he escapado. Años de violencia y degradación allí y bajo custodia estadounidense en Bagram, Afganistán, están grabados en mi memoria, desde la agresión sexual hasta las descargas eléctricas y las palizas, una de las cuales me cegó permanentemente cuando un guardia me golpeó el ojo.

Los recuerdos llegan sin previo aviso y me transportan de vuelta a las sensaciones de hambre, de frío, de tener excremento untado en la cara. Lo peor de todo son las imágenes que acechan en mis sueños: detenidos mutilados, baleados y golpeados hasta la muerte. Son crímenes que los guardias me obligaron a ver para que cuando me amenazaran de muerte supiera que eran capaces de hacerlo.

Pero yo soy uno de los afortunados. Al cumplirse 20 años desde que el presidente Bush reveló el corazón de las tinieblas de Estados Unidos, 39 hombres todavía languidecen allí. Algunos de ellos estuvieron detenidos desde el principio: dos décadas de sus vidas robadas sin justificación.

Puedes pensar que “no hay humo sin fuego”, pero para la mayoría de nosotros no había humo, ni siquiera una bocanada.

Como muchos otros, fui capturado por unos cazarrecompensas en Pakistán y vendido a Estados Unidos. Ahora sé que un informante anónimo me identificó erróneamente como el hombre que aparece en un vídeo, pero luego se reveló que el hombre era un líder insurgente asesinado por los rusos en 2004.

En casos como el mío, tenían al hombre equivocado. En muchos otros, los cazarrecompensas simplemente atrapaban a hombres musulmanes que encajaban en el perfil, y EE.UU. pagó entre US$3.000 y US$25.000 por persona.

Debido a que no se te permite conocer las acusaciones en tu contra ni saber nada sobre las pruebas que afirman tener, y mucho menos impugnarlas en los tribunales, solo después de años de grave tortura física y psicológica, los errores y la información falsa salen a la luz.

Ese es precisamente el problema: el propósito de Guantánamo es hacer detenciones para obtener información, más que detener con base en la información. Sería impensable en cualquier sistema de justicia penal ordinario encarcelar a alguien sin motivos razonables para sospechar que cometió un delito. Pero Guantánamo fue diseñado específicamente para operar fuera de ese sistema, lo cual elude la constitución estadounidense.

Uno de los generales casi me lo admitió cuando prometió exprimirme como un limón para obtener información y luego tirarme. Y eso es exactamente lo que hicieron, aunque yo no tenía información que ofrecer.

Aunque el presidente Biden prometió cerrar Guantánamo, a un año de su presidencia solo ha liberado a un detenido . A pesar del hecho de que las principales agencias federales aprobaron

por unanimidad la liberación de los demás, todavía no los han dejado ir, incluso cuando se reveló en un informe del Senado que uno de esos hombres, Ahmed Rabbani, fue, como yo, detenido simplemente por una confusión de identidad.

Pero liberación no significa necesariamente libertad. Estados Unidos transfirió a decenas de hombres a los Emiratos Árabes Unidos, donde fueron encarcelados nuevamente de inmediato, en condiciones terribles. Uno, Ravil Mingazov, sigue en peligro de ser repatriado a Rusia, donde se enfrenta a más torturas y persecuciones.

Incluso en circunstancias menos extremas, los exdetenidos aún no reciben compensación ni la asistencia necesaria para reconstruir sus vidas, y la organización de derechos humanos Reprieve tiene que intervenir. Yo mismo me beneficié del programa Life After Guantanamo de Reprieve y, mientras trabajaba para la organización, pude apoyar a mis compañeros exdetenidos.

Guantánamo todavía proyecta una sombra sobre nuestras vidas, ya que la mayoría de nosotros estamos en la lista negra de bancos y aerolíneas después de que nuestra información fuera vendida por la base de datos World Check, cuyos efectos en

cadena continúan afectándonos incluso después de emprendimos acciones legales exitosas.

Si bien seguimos enfrentando repercusiones por delitos que no cometimos, nadie ha tenido que enfrentarse a la justicia por los crímenes atroces perpetrados contra nosotros. Ni los guardias que cometieron impunemente asesinatos, lesiones corporales graves y violencia sexual, ni los generales que los supervisaron, ni los políticos que lo hicieron posible y las corporaciones que se beneficiaron. Sin embargo, el gobierno tiene la audacia de proclamar que Estados Unidos es una democracia liberal e incluso el “líder del mundo libre”, mientras ese agujero negro sin legalidad sigue encarcelando gente que no ha sido declarada culpable de ningún cargo.

Este aniversario de 20 años nunca debió lograrse. Debería ser una llamada de atención al presidente Biden para que elimine esa mancha en la conciencia de Estados Unidos de una vez por todas. Aunque Guantánamo nos perseguirá para siempre, cerrarlo finalmente pondrá fin a ese capítulo de nuestras vidas y nos dará la oportunidad de encontrar la paz.

* Omar Deghayes estuvo preso sin juicio en Guantánamo de 2002 a 2007. Actualmente es abogado y trabaja en la industria del petróleo y el gas.

#CHINA SE SUMA A #CUBA PARA EXIGIR CIERRE DE CÁRCEL EN #GUANTÁNAMO

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin, calificó de página oscura en la historia de los derechos humanos la existencia de la cárcel de la base naval en Guantánamo y exigió a ee. uu. su cierre inmediato junto al de otras prisiones similares.  Para el funcionario, es deplorable que Washington mantenga operativa esa instalación, e incluso abuse de 39 personas que están allí retenidas, a pesar del reclamo de cierre por parte de la comunidad internacional

Cárcel en #Guantánamo, 20 años de vergüenza para #EEUU

carcel-en-guantanamo-20-anos-de-verguenza-para-eeuu

Washington, 11 ene (Prensa Latina) Catalogada por organismos internacionales como una vergüenza para Estados Unidos, la cárcel de la base naval de Guantánamo cumple hoy 20 años de apertura en el territorio que Washington ocupa de forma ilegal a Cuba.

Si bien el gobierno norteamericano afirma estar comprometido con el cierre de ese centro penitenciario, no contempla medidas concretas destinadas a clausurar para siempre ese espacio donde permanecen 39 prisioneros, muchos de ellos sin cargos.

La víspera, el portavoz del Pentágono, John Kirby, manifestó en una rueda de prensa que la administración del presidente Joe Biden está decidida a cerrar la prisión y afirmó que están revisando cómo proceder, pero no vaticinó pasos concretos ni plazos estimados.

Partidarios de la clausura de ese sitio, criticado por las torturas y arbitrariedades allí cometidas, se mostraron optimistas cuando asumió el cargo en enero de 2021 el mandatario demócrata, que prometió trabajar en función del cierre de la instalación de castigos, y luego, en julio pasado, liberó a uno de los prisioneros.

Sin embargo, poco más ha hecho con vistas a un posible fin de la tristemente célebre cárcel, a donde llegaron el 11 de enero de 2002 los primeros detenidos por orden del entonces presidente George W. Bush (2001-2009) tras la invasión a Afganistán luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Más tarde, el mandatario demócrata Barack Obama (2009-2017) quiso reducir la cantidad de reos y trasladarlos a otros centros de detención en el propio territorio estadounidense, pero el Congreso bloqueó esos esfuerzos con diversos pretextos, y finalmente fueron enviados a otros países.

Mientras el republicano Donald Trump (2017-2021) se mantuvo al frente de la Casa Blanca prácticamente todo permaneció igual, excepto el traslado de un detenido fuera de ese enclave militar.

La organización Witness Against Torture (Testigo contra la tortura) planea realizar hoy un mitin frente a la Casa Blanca para conmemorar el vigésimo aniversario del que, según las denuncias, se mantiene como un centro de castigos excesivos.

Expertos en derechos humanos de Naciones Unidos subrayaron este lunes que de unas 700 personas detenidas ahí en los últimos 20 años, solamente nueve han sido acusadas o condenadas por crímenes y nueve murieron tras las rejas de esa prisión, siete de ellas por suicidio y sin acusaciones formales.

Según la ONU, existe allí una población carcelaria enferma y envejecida que ha sufrido atropellos durante un largo período de tiempo, con falta de asistencia médica adecuada y sin tratamiento de rehabilitación por tortura al que obliga el derecho internacional.

Actualmente, a pesar de las manifestaciones públicas de las autoridades sobre el supuesto interés por cerrar la prisión, el diario The New York Times reveló la semana pasada que el Pentágono construye allí una nueva sala secreta para realizar juicios por crímenes de guerra.

De acuerdo con el medio, el costo de la obra es de cuatro millones de dólares dedicados a edificar un espacio sin galería, para que los periodistas y otros miembros del público no puedan presenciar los procedimientos.

Guantánamo es foco de la indignación internacional y medios de prensa estadounidenses citan a Michael Lehnert, general de división del Cuerpo de Marines ahora retirado, que estuvo a cargo de abrir el centro de detención, quien hace años consideró que retener sin cargos a prisioneros era contrario a los valores e intereses de su país.