Trump y sus vínculos al terrorismo de Miami.

#TerrorismoNuncaMás

Almacubanita.

Trump visitó ayer en Miami la  iglesia Doral Jesus Worship Center, desde donde se incita a la violencia y terrorismo contra Cuba y ayer también lo hizo personalmente contra Venezuela.

Es la misma Iglesia a la que asistía Alexander Alazo, el atacante de la embajada de Cuba en Washington el pasado mes de Abril.

Trump nunca ha condenado el hecho terrorista y ayer tampoco lo hizo. La visita a este centro promotor de terrorismo revela el secreto del por qué los Estados Unidos ha guardado silencio cómplice hacia el mencionado ataque. Con esta visita, queda clarísimo además, que Washington no solo tolera, sino que hasta su presidente se relaciona de forma abierta y descarada con entidades que se vinculan al terrorismo y donde la extrema derecha cubana, juega un papel vital.

Trump está siendo ampliamente rechazado por grandes mayoría dentro de su país por su pésimo e increíblemente incompetente manejo del enfrentamiento a la   COVID-19, por lo que ha tenido que ir a Miami a buscar el apoyo de estos grupos terroristas anticubanos y antivenezolanos.

Queda demostrado que estos grupos terroristas son el principal apoyo electoral de Trump en la Florida.

El Mundo entero conoce que Estados Unidos es una seria amenaza para la paz y la seguridad mundial y seria el extremo de la hipocresía que siga acusando a otros de cometer actos terroristas, cuando ellos son los principales promotores de este flagelo, sino pregúntesele a los palestinos, sirios, libios, iraquies, iranies, vietnamitas, venezolanos, a las mas de 5000 familias cubanas que han perdido o les han incapacitados a seres queridos.

Atentado terrorista contra avión cubano en Barbados.

#TerrorismoNuncaMás

Ataque que costó la vida de 57 cubanos, 11 guyaneses y cinco funcionarios culturales coreanos, acción impulsada desde EE.UU. Los responsables vivieron tranquilamente protegidos por el Gobierno de los Estados Unidos y la CIA en Miami. Ciudad acaba de ser visitada por Trump y desde donde hoy todavía y a pesar de la situación que vive EEUU y el mundo con el COVID-19, se promueve el terrorismo contra Cuba y Venezuela.

Estados Unidos y el terrorismo: Una larga historia de cinismo.

#TerrorismoNuncaMás

pensandoamericas.com

A través del Departamento de Estado, el gobierno de Estados Unidos anunció que volvió a incluir a Cuba entre los países que «no colaboran» en la lucha contra el terrorismo. Tal vez el cinismo de esta declaración no sería tan evidente si no se hubiese producido a solo días del atentado contra la Embajada de la República de Cuba en Washington y luego de que un grupo de mercenarios, comandado desde Miami, intentara ingresar en territorio venezolano para asesinar al presidente Nicolás Maduro.

En la madrugada del 30 de abril, un hombre con un arma de fuego se acercó hasta la puerta de la Embajada de Cuba en Washington, intentó incendiar una bandera cubana y luego comenzó a disparar en reiteradas oportunidades (al menos 32 veces) contra la sede diplomática. Tras ser detenido por la policía, no hubo ninguna declaración del gobierno de Estados Unidos que condenara el acto terrorista que, milagrosamente, no causó víctimas.

El martes 12 de mayo, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, brindó una conferencia de prensa en la que aseguró que «el Departamento de Estado y el gobierno de los Estados Unidos, lamentablemente, han optado por silenciar este grave ataque terrorista. Hasta este mismo instante no se ha producido ninguna declaración pública de condena a este hecho, ni de rechazo a un acto terrorista; ante una situación de esta gravedad, es necesario denunciar el silencio cómplice del gobierno de los Estados Unidos».

El jefe de la diplomacia cubana sostuvo que «es necesario preguntar al gobierno de los Estados Unidos cuáles son sus motivaciones para mantener silencio sobre el hecho, mantenerlo alejado de la opinión pública y no lanzar mensajes de disuasión de actos como este en cumplimiento de sus obligaciones legales como país sede de la sede diplomática».

«Se trata de un acto terrorista, un acto cometido contra nuestra sede diplomática en Washington, pero que no puede verse separado, sino como un resultado directo de la política y del discurso agresivo del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, del discurso de odio y de la permanente instigación a la violencia de políticos estadounidenses y grupos extremistas anticubanos que han hecho de este tipo de ataques su medio de vida», aseguró.

En otra parte de la conferencia, Rodríguez afirmó que «quien escuche los pronunciamientos y falsedades constantes del Departamento de Estado y del propio secretario de Estado observará que hay constantemente una apelación al resentimiento y al odio a Cuba».

Luego agregó que «el gobierno de Cuba espera por resultados de una investigación exhaustiva y a fondo de este ataque terrorista. Veremos si el gobierno de los Estados Unidos encuentra alguna explicación plausible a los vínculos de Alazo Baró [el agresor] con las agrupaciones extremistas y violentas que he mencionado, y cómo explica la relación ineludible entre esos vínculos y esos actos y el ataque contra nuestra misión diplomática».

«No podría nadie olvidar la larga y cruenta historia de terrorismo contra las misiones diplomáticas de Cuba en los Estados Unidos y contra sus funcionarios. Once mártires tiene el servicio exterior de la República de Cuba, asesinados violentamente por grupos terroristas, uno de ellos en 1980 en una avenida céntrica en Queens, en la ciudad de Nueva York. El asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier en una avenida céntrica de Washington es también parte de esa historia», remarcó el canciller cubano.

En la misma línea se podría señalar que el gobierno de Donald Trump tampoco ha manifestado ninguna clase de repudio público sobre el accionar del grupo mercenario que, con la participación de dos ex boinas verdes, en la madrugada del domingo 3 de mayo intentó desembarcar en Venezuela.

Según denunció The Washington Post, el grupo respondía a la estructura de la empresa Silvercorp USA, dirigida por Jordan Goudreau (veterano de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos). El diario norteamericano develó un documento firmado entre el líder opositor venezolano (y autoproclamado presidente interino), Juan Guaidó, Goudreau y el operador político Juan José Rendón.

Según se señala en el artículo, el contrato decía claramente que se trataba de «una operación para capturar/detener/remover a Nicolás Maduro, eliminar el régimen actual e instalar al presidente venezolano reconocido, Juan Guaidó». En una entrevista realizada por la cadena de noticias norteamericana CNN en Español, Rendón admitió que lo había firmado, aunque dijo que se trataba de un acuerdo que no llegó a hacerse efectivo, pero reconoció haberle dado a Goudreau, al menos, 50.000 dólares.

No es llamativo el silencio del gobierno norteamericano frente a estos hechos. La historia de la sociedad de esa estructura política y el terrorismo internacional es larga. Solo para mencionar algunos de esos aspectos se podría señalar a personajes como Luis Posadas Carriles, uno de los torturadores y asesinos confesos más famosos que estuvo al servicio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y junto con Orlando Bosch planificaron diversos atentados terroristas, el más conocido de ellos el del 6 de octubre de 1976, cuando un grupo de terroristas al servicio de Posadas Carriles y Bosch colocaron una bomba en un avión de pasajeros de la empresa Cubana de Aviación y lo hicieron estallar en pleno vuelo. El atentado provocó la muerte de las 73 personas que viajaban en la aeronave. Estos criminales caminaron con total libertad por las calles de Miami hasta el último de sus días.

También está el caso del criminal argentino Roberto «El Ñato» Bravo, jefe de los fusiladores de la Masacre de Trelew, que en la ciudad de Miami se transformó en un «próspero empresario» que brindó servicios al Pentágono y realizó sustanciosos aportes a las campañas electorales de personajes de la ultraderecha norteamericana, como Ileana Ros-Lehtinen.

Al bucear en estos vínculos entre el gobierno norteamericano y el terrorismo se podría ir hasta abril de 1961, cuando CIA y el Departamento de Estado promovieron el fallido intento de invasión de Playa Girón (Cuba). Un hecho tan significativo que fue el propio Trump que lo trajo al presente cuando en julio de 2017 realizó un acto en Miami para anunciar sanciones contra Cuba y se rodeó de varios de los terrorista que allí residen, entre ellos, varios miembros de la Brigada 2506 (la que intentó desembarcar en Girón), a los que Trump llamó «luchadores de la libertad».

Solo para hacer un rápido repaso de otros actos terroristas contra Cuba que recibieron el apoyo del gobierno de Estados Unidos, se puede señalar que en octubre de 1992 se realizó un ataque armado contra el Hotel Meliá Varadero. Luego de ser detenidos en Estados Unidos, los terroristas fueron puestos en libertad por el FBI. En enero de 1993, cuando se dirigían hacia las costas cubanas, fueron detenidos por el servicio de guardacostas norteamericano cinco terroristas a bordo de una embarcación artillada con ametralladoras pesadas. Al poco tiempo fueron puestos en libertad. En marzo de 1994, un grupo procedente de Miami realizó disparos contra el Hotel Guitart Cayo Coco. En octubre de 1994 y en mayo de 1995 repitieron el ataque. En noviembre de 1994, Luis Posada Carriles y cinco de sus cómplices intentaron atentar contra Fidel Castro en Cartagena, Colombia, durante la celebración de la IV Cumbre Iberoamericana. En julio de 1995, cuando se disponían a infiltrarse en Cuba, fueron detenidos en Estados Unidos tres terroristas. A pesar de hallarles armas y explosivos, fueron liberados por las autoridades norteamericanas. En abril de 1997 se produjo la detonación de una bomba en el Hotel Meliá Cohíba, en La Habana; el día 30 de ese mismo mes fue descubierta otra bomba en el mismo hotel y el 4 de agosto se produjo allí otra explosión que causó la muerte de un turista italiano. En julio de 1997 estallaron bombas en los Hoteles Capri y Nacional. En septiembre de 1997, en los hoteles Tritón, Chateau Miramar, Copacabana y en el restaurante La Bodeguita del Medio. En noviembre de 2000, Posada Carriles fue detenido junto a otros terroristas cuando intentaba atentar contra la vida del presidente de Cuba Fidel Castro durante la celebración de la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado en Panamá. A los pocos meses fue puesto en libertad. Estos actos causaron la muerte de 3.478 y dejaron incapacitadas a otras 2.099.

Algún día los documentos desclasificados terminarán de corroborar el vínculo -que varias investigaciones periodísticas ya han denunciado- entre el gobierno de Washington y grupos como Al Qaeda, ISIS y tantos otros. Mientras tanto, el Departamento de Estado sigue haciendo listas de países que «no colaboran en la lucha contra el terrorismo». El cinismo a gran escala.

Resolution of the Central Committee of the Communist Party in Denmark

#TerrorismoNuncaMás

Who is the terrorist, the United States or Cuba?

The United States has again placed Cuba on the list (invented by themselves) of countries that do not cooperate against terrorism. This could result in an even tighter blockade and other attacks on Cuba.

The reason is that Cuba is currently hosting a peace negotiation delegation from the Colombian National Liberation Army, ELN, which was in peace negotiations with the former Colombian government under international protection. After the change of government in Colombia, Colombian representatives of the former guerrilla movement cannot travel back to their country without risking the worst retaliation from the current right-wing puppet government of the United States.

The fact that Cuba has long supported Colombia’s peace talks does not mean that Cuba is a terrorist. On the contrary, terrorism is prohibited in the Cuban constitution.

Instead, the United States has participated in numerous terrorist activities around the world. The numerous assassination attempts against Fidel Castro are a well-known case, as is his evident support for the terrorist attacks by Cubans in exile against Cuba. On April 30, the Cuban embassy in Washington was the target of a terrorist attack, but the United States, which is obliged to protect foreign embassies in the country, has provided no explanation, let alone an apology. The list of United States terrorist attacks fought in the countless wars in Korea, Vietnam, Libya, Afghanistan, etc. is long. #TerrorismoNuncaMás

Therefore, neither the peace-loving Cuban people nor its government are the terrorists, but the United States, which, with its dreams of superpower, carries all kinds of terrorist attacks in its bloody toolbox.

Communist Party in Denmark, KPiD

National Directorate on June 13, 2020

Cuba deplora manipulación y oportunismo político sobre el terrorismo

#TerrorismoNuncaMás

Prensa Latina

La Habana, 3 jun (Prensa Latina) El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, afirmó hoy que la isla deplora toda manifestación de manipulación y oportunismo político sobre el tema del terrorismo.

El canciller recordó en su cuenta de Twitter que la nación caribeña, que ha sido víctima de actos de esa naturaleza, mantiene una firme posición de rechazo y condena a los hechos, métodos y prácticas terroristas en todas sus manifestaciones.

Bajo el hastag #TerrorismoNuncaMás, Rodríguez rememoró que por acciones de este tipo han muerto 3 mil 478 cubanos y 2 mil 99 sufren o han sufrido algún tipo de discapacidad.

Cuba es un país que ha vivido numerosos ataques terroristas organizados, financiados y ejecutados desde territorio de Estados Unidos, sostenía recientemente una declaración de su Cancillería.

El documento añadía que los autores han sido grupos e individuos que han disfrutado de tolerancia y protección gubernamental estadounidense, lo cual es de dominio público.

El más reciente suceso de este alcance, denuncia el texto, es la agresión con arma de asalto contra la Embajada caribeña en Washington, perpetrada el pasado 30 de abril, sobre la cual el Gobierno norteamericano mantiene un silencio cómplice.

Desde entonces se produjeron amenazas contra la integridad de diplomáticos y Embajadas cubanas en países como México, Costa Rica, Antigua y Barbuda, Canadá, Chipre, Austria y Angola, señala también el comunicado.

El servicio exterior de la República de Cuba tiene 11 mártires, recordó el jefe de la diplomacia caribeña en una conferencia de prensa reciente, quienes fueron asesinados violentamente por grupos terroristas.

Terrorismo de Estado contra Cuba, denuncias que llegan a ONU

#TerrorismoNuncaMás

Desde el triunfo de la Revolución cubana en 1959, la isla es blanco de ataques terroristas organizados desde Estados Unidos, con el conocimiento de agencias del cumplimiento de la ley que operan hoy en ese país. Esta es una de las denuncias que trae la delegación de Cuba a la Semana Virtual contra el Terrorismo, que sesiona en ONU de forma virtual hasta el próximo viernes. Los actos de terrorismo de Estado contra la mayor de las Antillas han costado la vida a tres mil 478 personas y causaron mutilaciones a otras dos mil 99, según cifras de la misión cubana ante Naciones Unidas. Uno de los más recientes actos terroristas denunciados por el Gobierno de La Habana ocurrió hace pocos meses en territorio de Estados Unidos: la embajada de la isla en Washington.

Cuba rejects US terrorism allegation

#TerrorismoNuncaMás

The Mast, 4 June 2020. CUBA has strongly rejected the slanderous inclusion of Havana in a US State Department list of countries which are allegedly not cooperating fully with US efforts against terrorism. The statement was made public on May 13 and was strongly rejected by Cuban President Miguel Díaz-Canel.

In a statement, the Ministry of Foreign Affairs (MinReX) said Washington’s position was a unilateral and arbitrary listing without any base, authority or international support whatsoever which, “as it is known, only aids to the intentions to defame and pressure countries refusing to bend to the will of the US government in their sovereign decisions”.

Cuba said the main argument given by the US government was the presence in Cuban territory of members of the delegation to the peace talks of the National Liberation Army of Colombia.

“As it is widely known, the delegation to the peace talks of the National Liberation Army (ELN) of Colombia are in Cuba because Ecuador suddenly renounced to continue being the venue of such talks and, at the request of the Colombian government and the ELN, the venue for the peace process was transferred to Havana in May 2018,” MinReX explained. “These peace talks had begun on February 7, 2017 in Quito, Ecuador. Cuba, together with Brazil, Chile, Ecuador, Venezuela and Norway, has been a guarantor of the peace process as requested by the parties.”

It stated that after Iván Duque Márquez was inaugurated as President of Colombia on August 7, 2018, representatives of his government, beginning on Auguat 8, that year an until January 2019, had several exchanges with Cuba and the ELN delegation to the peace talks so as to continue the dialogue that had started during the Juan Manuel Santos presidency – a process in which Cuba observed due discretion and acted strictly in its capacity as a guarantor.

It stated that immediately after the bombing of the Police Cadet Academy

in Bogota on January 17, 2019, President Diaz-Canel and his Minister of Foreign Affairs Bruno Rodriguez immediately expressed their condolences to the Colombian government and people while restating Cuba´s strong position of rejecting and condemning all terrorist acts, methods and practices in all their forms and manifestations.

“Then the Colombian government took political and legal actions against the ELN delegation to the peace talks that was in Cuba and stopped the peace dialogue. Additionally, it decided to ignore the Protocol in Case of Rupture, thus openly abandoning and violating the commitments made by that State with the other six nations that had signed it,” MinReX stated.

The authorities stated that the Protocol in Case of Rupture was signed in the framework of the peace talks held by the Colombia government with the ELN and the guarantor countries on April 5, 2016.

It guaranteed the safe return of the guerrilla delegation to Colombia in the case there is a cease of talks.

“The Cuban government has stated and it continues to state today that, based on the agreed documents, the Protocol should be implemented.

Such stance, which is widely supported by the international community and by circles committed with reaching for a negotiated settlement to the Colombian armed conflict, is an accepted universal practice which has been repeatedly ratified as it abides by international law and the commitments of the country that is a guarantor and the venue of the talks.

It is due to the non-implementation of this Protocol that the members of the ELN delegation to the peace talks are still in Cuba,” Havana explained.

It stated that the Colombian government had embarked on a series of hostile actions against Cuba, including public statements, threats and summons, through an ungrateful and politically-motivated manipulation of the unquestionable contribution of Cuba to peace in Colombia.

MinReX stated that among such actions, there was a change in the historical position of Colombia in support of the resolution that has been passed every year in the United Nations General Assembly demanding an end to the US economic, commercial and financial blockade against Cuba “which is bringing damages and suffering to our people. Such action ostensibly changed the consistent and invariable position all Colombian governments had been assuming since 1992”.

It stated that the same day the US announced Cuba had been included in the list of countries allegedly not cooperating fully with the US efforts against terrorism, the Colombian government´s High Commissioner for Peace, Miguel Ceballos Arévalo, publicly stated that the decision by the State Department to include Cuba was a “recognition” of the government of Colombia and its “repeated request” that Cuba sends to it the members of the ELN delegation to the peace talks.

“Those statements by Mr Ceballos have been criticised in Colombia by many circles committed to peace and several Colombian politicians have demanded from the government an explanation about them and the way the Protocol in Case of Rupture is being ignored. The Ministry of Foreign Affairs strongly rejects the statements of the Colombian high-ranking official,” it stated. “What stems out of the comments by the High Commissioner for Peace is that the behaviour of the government of Colombia has supported and facilitated the arguments for the aggressive aims of the United States against our nation and given its ‘recognition’ to the infamous US actions against a Latin American and Caribbean nation.”

MinReX stated that mentioning the presence of the ELN representatives in Cuba, on which the US accusation is based, “is nothing but a senseless feeble and dishonest pretext facilitated by the ungrateful attitude of the government of Colombia – if Ceballos’ statements were to be given any credit”.

“In any case, and even with that so-called assistance from the government of Colombia, the US accusation is totally and deliberately unfounded. There is concrete and, in some cases, very recent evidence of our bilateral collaboration with the United States in fighting terrorism and in joint law enforcement efforts and in actions of specific interest for the US, so the inclusion of Cuba in the list as announced by the State Department is a deliberate distortion of truth,” it stated.

MinReX stated that Cuba was also the victim of state terrorism perpetrated directly by the government of the United States, which sometimes acted in connivance with organised crime in that country. It stated that due to such actions, 3,478 Cubans have died and 2,099 have been disabled in one way or another.

“On April 30, 2020, the Embassy of Cuba in the United States was the target of a terrorist act. Since then, the US government has kept a complicit silence, without condemning or even rejecting such action, and it refrains from acting against terrorist individuals and groups based in US territory who are fueling violence against Cuba and its institutions,” stated MinReX. “As a result, after the terrorist attack against our diplomatic mission in Washington, threats have been made against the safety of Cuban diplomats and embassies both in the US itself and in Mexico, Costa Rica, Antigua & Barbuda, Canada, Cyprus, Austria and Angola, all of which has been reported to the respective government authorities.”

MinReX stated that the attitude of manifest complicity by the US government entails the peril of being taken as an approval of terrorism.

Canciller de Cuba pregunta si Trump condenará ataque a embajada

La Habana, 10 de julio de 2020.- El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, se preguntó este viernes si el presidente estadounidense, Donald Trump, condenará el ataque terrorista contra la embajada de la isla en Washington.

Trump hablará hoy en la iglesia Doral Jesus Worship Center, asociada a la incitación a la violencia y al terrorismo contra Cuba, a la cual se vinculó el atacante con fusil de asalto contra nuestra embajada en Washington, escribió en su cuenta de Twitter.

¿Condenará el hecho?, se interrogó el canciller, quien compartió la fotografía de un cristal quebrado por un disparo, de los más de 30 que realizó Alexander Alazo (de origen cubano) contra la legación el pasado 30 de abril.

El mandatario tiene previsto un viaje al Comando Sur, ubicado en la sureña ciudad de Miami, y estará también en la localidad de Doral.

Mientras tanto, el director general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossio, dijo en Twitter que son conocidos los vínculos del autor del acto terrorista contra la misión diplomática con la iglesia que acogerá hoy a Trump.

‘Se comprende entonces que le resultó imposible al gobierno condenar el hecho públicamente, evidente compromiso con el terrorismo’, añadió.

En otro tuit, Fernández de Cossio aseguró que la mentira es el recurso más manido del discurso público de #EEUU contra #Cuba.

La fabricación de pretextos y la difamación más desvergonzada han acompañado históricamente los crímenes más despreciables contra el pueblo cubano, incluyendo el terrorismo y la asfixia económica, añadió.

El canciller Rodríguez, en otro tuit, recordó que Trump hablará en la Florida, el estado que apunta a ser epicentro de la pandemia de Covid-19 en aquel país, el más infectado del mundo.

‘¿Pedirá perdón por las muertes y contagios evitables; por la irresponsabilidad y la politización de la pandemia? ¿Usará mascarilla?’, preguntó.

Estados Unidos tiene más de tres millones de casos y unos 131 mil decesos por la enfermedad ocasionada por el coronavirus SARS-CoV-2, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud.

(Cubaminrex-Prensa Latina)

Trump: En busca de un salvavidas

Cubasi

Con no disimuladas intenciones de remendar sus posibilidades electorales, Donald Trump llegó este viernes al condado floridano de Miami-Dade.

Ello tiene lugar cuando el presidente muestra  desventaja en la generalidad de los sondeos de opinión pública.

En la ciudad de Doral, visitó el Comando Sur de Estados Unidos muy cercano a su Club de Golf y luego se reunió con venezolanos y cubanos allí residentes.

Trump no tiene previsto abordar el tema de la pandemia.

El sitio web de la Florida publicó este viernes que  se registran  11 mil 433 casos infectados y 93 fallecidos por la  Covid-19. 

CNN recordó se trata la segunda vez que ese estado reporta más de 11 mil casos en un solo día, así como que Miami-Dade experimenta un  brote.

Esa  cadena informativa también dio a conocer  que 42 hospitales de Florida ya no tienen camas disponibles en las Unidades de Cuidados Intensivos  y que se implanta el propósito de frenar la pandemia en Miami-Dade.

Según autoridades locales, allí en los últimos 13 días los ingresos aumentaron un 76 por ciento, y el uso de ventiladores un 124 por ciento. 

En medio de tal espectáculo Trump hará un alto para asistir  a una recaudación de fondos en Hillsboro Beach.

La misma fuente informativa comentó que una visita presidencial, exige abundante cantidad de recursos.

En primer lugar financieros para  coordinar el andamiaje que esta despliega, como son: 

Traslado de  funcionarios y representantes de la Unidad Médica de la Casa Blanca, agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos y representantes de su aparato de publicidad.

A pesar de todo nadie se atreve a pronosticar que Trump logrará imponerse en la crucial prueba del próximo tres de noviembre.

USA a lo Trump: Donde predomina el odio

#TerrorismoNuncaMás

Arnaldo Musa / Cubasí

Intervención del canciller cubano, Bruno Parrilla, sobre el atentado a nuestra embajada en Washington por un emigrado cubano revela a las claras a donde conduce el odio que patrocina la actual administración norteamericana contra Cuba y a todo lo que le huela a peligro para el sistema de capitalismo salvaje del Imperio.

No por algo conocido deja de alarmar las peroratas furibundas del actual gobierno estadounidense, encabezado por Trump, en el que descuellan sus aventajados discípulos –¿maestros?- en Miami, implicados seguramente en la acción terrorista contra la delegación diplomática y su clara intención de asesinar.

Como una enfermedad -peor que el coronavirus por él descuidado-, el trumpismo toca a muchas puertas en Estados Unidos y, lamentablemente, encuentra eco, como lo demuestran los cada vez más numerosos grupos supremacistas blancos que se adhieren al actual mandatario y amenazan con una ola de sangre, si éste no es reelegido en las elecciones de noviembre venidero.

A ello se suman los numerosos actos de abusos con todo tipo de instrumentos, desde vehículos que atropellan y martillazos que laceran a seres humanos inocentes, pasando por las legales armas de fuego de todo tipo, por el solo hecho de ser negros, mexicanos o descendientes de chinos o de minorías a las que el establishment deja a un lado, por considerarlas inferiores.

Y ese es el país de la democracia, en la que no tienen eco aquellas palabras de Libertad, Igualdad y Fraternidad abanderadas hace más de 200 años por la Revolución Francesa.

Toda esta inquina tiene una base y excusa para ser exacerbada en el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en el 2001, en la que Estados Unidos aprovechó el momento para emprender guerras hegemónicas en el Medio Oriente, que a la larga coadyuvaron a la crisis financiera mundial.

En aquella ocasión, nuestro Comandante en Jefe declaró que el fenómeno del terrorismo solo se resolvería poniendo fin al terrorismo de Estado y con una política de paz en el mundo, y subrayó que no existe poder global, tecnológico o militar que pueda garantizar impunidad contra tales hechos, difíciles de descubrir y realizados por gente suicida.

Vaticinó días difíciles para el mundo, y así ha sido, porque EE.UU., nunca tuvo intención de actuar con serenidad y se dejó arrastrar por la ira y el odio, lanzando bombas por doquier.

“Búsquese la paz en todas partes para proteger a todos los pueblos contra esa plaga del terrorismo, que es tan solo una de las plagas”, significó Fidel, y entre las otras muchas mencionó el SIDA, el hambre, las enfermedades, la pobreza y la falta de medicamentos, que matan a decenas de millones de personas, como también ha quedado demostrado en la actual pandemia de la COVID-19, que Estados Unidos encabeza en número de infestados y muertes, por falta de previsión, atención y política demorada y equivocada de su actual presidente.