Miles protestan en Londres contra la violencia policial

Curiosamente, las protestas por el asesinato de Kaba fueron confundidas por el canal británico Sky News con una concentración por la muerte de la reina Isabel II.

#ReinoUnido

Miles de personas se han manifestado en Londres, capital del Reino Unido, para protestar por el asesinato de un hombre negro a manos de un agente de policía.

La multitud se congregó el sábado frente al edificio de la Policía Metropolitana de Londres (Scotland Yard) exigiendo justicia para Chris Kaba, asesinado el lunes a tiros por un agente después de una persecución automovilística en el sur de la capital.

Enarbolando pancartas en las que se leían Black Lives Matter (La vida de negros importa) y “sin justicia no hay paz”, los manifestantes coreaban frases como “¿Quién mató a Chris Kaba?”, “La Policía mató a Chris Kaba” y “Di su nombre: Chris Kaba”.

Kaba, de 24 años, murió en un hospital por el impacto de una bala. Una búsqueda posterior reveló que no estaba armado en el momento de la persecución policial.

Según los medios locales, la Policía está tratando la muerte de Kaba como un homicidio. Esto, mientras la familia de Kaba, que se convertiría en padre en unos meses, exige que el oficial involucrado sea suspendido de la fuerza, y que concluyan las investigaciones en “semanas o meses, no años”.

Chris Kaba: A peaceful protest took place outside New Scotland Yard yesterday. Understanding the family’s great pain was the main message, as well as asking for answers. The IOPC homicide investigation continues and it is right to wait and not assume until facts are known. Peace. pic.twitter.com/Z3q1lTg8qE— Vernal Scott (@vernalscott) September 11, 2022

Los familiares de Kaba dicen que si él hubiera sido blanco, nunca lo habrían matado.

Nos preocupa que si Chris no hubiera sido negro, lo habrían arrestado el lunes por la noche y no le habrían segado la vida”, ha denunciado su familia en un comunicado.

No obstante, la Oficina Independiente para la Conducta Policial (IOPC, por sus siglas en inglés) ha indicado que el uniformado está bajo investigación criminal y su conducta también está siendo examinada, pero esto “no significa necesariamente que terminarán enfrentando cargos criminales o una audiencia por mala conducta”.

Curiosamente, las protestas por el asesinato de Kaba fueron confundidas por el canal británico Sky News con una concentración por la muerte de la reina Isabel II.

Según un informe, el asesinato de personas negras en el Reino Unido se encuentra en su nivel más alto desde 2002.

Asesinado a tiros otro rapero estadounidense

#EEUU AmasdeFuego #Terrorismo #Racismo

El rapero estadounidense JayDaYoungan, conocido por sus sencillos ’23 Island’, ‘Elimination’ y ‘Opps’, fue asesinado a tiros el miércoles por la noche en una pequeña localidad de Luisiana, dijeron autoridades.

 El músico, de 24 años y que recientemente había publicado fotos en Instagram con su pequeño hijo, murió en su ciudad natal de Bogalusa, señaló la policía local en un comunicado.
 
‘Javorius Scott murió a causa de sus heridas’ tras el tiroteo, que tuvo lugar poco antes de las 18H00 locales, añadió la policía, refiriéndose a JayDaYoungan por su nombre real.
 
Un ‘familiar cercano’ que también resultó herido se encuentra en condición estable en el hospital, agregó el comunicado sin dar más detalles.

 Según medios, la segunda víctima sería el padre del rapero.
 
La policía agregó que se estaba llevando a cabo una investigación y que darían a conocer más información cuando estuviera disponible.
 
’23 Island’ fue lanzado hace tres años y tiene 173 millones de visitas en YouTube.

#Racismo en #EE.UU. ejecutó en la silla eléctrica a un inocente niño negro de 14 años

La triste y desgarradora historia considera a la víctima como la persona más joven en ser ejecutada en toda la historia de Estados Unidos. Y lo más terrible del caso: el niño era inocente

En un juicio celebrado en una sureña ciudad de Estados Unidos, en junio de 1944, al jurado integrado por diez personas blancas tan solo le tomó unos diez minutos deliberar y alcanzar el veredicto por unanimidad de «culpable de asesinato» con que fue condenado el niño afroamericano de 14 años de edad, #GeorgeStinney Jr., quien fuera ejecutado en la silla eléctrica unos días después.

El hecho, triste y desgarrador, lo convirtió en la persona más joven en ser ejecutada en toda la historia de EE. UU. Eso sin contar que, lo más terrible del caso, fue que el niño, al final, era inocente.

El 23 de marzo de 1944 la pequeña comunidad del poblado de Alcolu, en Carolina del Sur, que apenas contaba con unos 429 habitantes, quedó impactada por la aparición de los cadáveres de Betty June Binnicker y de Mary Emma Thames, de 8 y 11 años, respectivamente. Fueron brutalmente asesinadas con una gruesa viga de madera que les destrozó sus cráneos.

Estaban tendidas en una zanja junto a la línea del ferrocarril en una zona que habitaba la comunidad negra del poblado.

Ese día el niño George salió de su casa para acompañar a su pequeña hermana Amie a jugar con los animales. Ella recuerda y así lo mantuvo durante 70 años, que se acercaron a la línea del ferrocarril para ver las vacas pastar, entretenimiento que hacían frecuentemente.

Entonces se acercaron las dos niñas blancas en bicicleta y les preguntaron dónde podían encontrar flores silvestres. Se lo dijeron y ambas prosiguieron su camino.

En la tarde del siguiente día, la policía penetró con violencia en la casa donde residían los niños negros. Los padres no estaban y la pequeña Amie, temerosa, se ocultó en el sótano mientras dos agentes se llevaban a su hermano George.

Al niño negro lo condujeron esposado, lo sometieron a un feroz interrogatorio de cinco horas como si fuera un delincuente adulto, sin la presencia de un abogado, lo acusaron de asesinato y lo mantuvieron incomunicado.

De inmediato la familia de George negó que él hubiera cometido esos asesinatos y que habían obtenido su confesión mediante la presión por el despiadado interrogatorio al que fue sometido sin la presencia de un abogado.

Los investigadores dijeron que el niño había confesado que primero mató a la niña pequeña para luego violar a la mayor, a la que también asesinó. Sin embargo, de esta supuesta confesión nada había quedado registrado. No existía ningún documento con la firma de George ni abogado de la defensa que lo certificara.

El juicio se celebró el 24 de abril de 1944. El jurado lo integraban diez hombres blancos. El niño negro fue juzgado durante cinco horas. La fiscalía se vio obligada a presentar seis testigos: dos médicos, la persona que encontró los cadáveres y los tres agentes a los que supuestamente George había confesado su crimen.

Increíblemente la Fiscalía argumentó que la presencia de los testigos respondía a que la confesión del niño se había extraviado y que no constaba en ninguna parte el citado documento.

Por su parte, el abogado de la defensa que también era blanco, no llamó a ningún testigo ni se preocupó por la pérdida de un documento clave en la acusación contra su defendido. Ni tan siquiera refutó las acusaciones. Se mantuvo imperturbable.

El Jurado se retiró a deliberar y a los diez minutos ya tenía la sentencia: George Stinney Jr., condenado a ser ejecutado en la silla eléctrica por el asesinato de Betty June Binnicker y de Mary Emma Thames.

Entre la detención y el juicio transcurrió exactamente un mes. En ese tiempo ni los padres del niño detenido ni sus familiares pudieron verlo ni contactarlo. Solo lo acompañaba una vieja biblia.

El 10 de junio de 1944 cuando comenzaron los preparativos para ejecutar a George, las autoridades se dieron cuenta de que la silla eléctrica no estaba preparada para ejecutar a un niño. Le quedaba grande.

Efectivamente, el niño medía 1,5 metros y pesaba unos 43 kilogramos y no se acoplaba al aparato ni a los cables que debían conectarle. Fue preciso añadirle a la silla varios libros para que tuviera la altura necesaria para alcanzar los electrodos. Solo así el racismo estadounidense pudo ejecutar a este inocente niño negro.

COMIENZA LA LUCHA JUDICIAL

La familia Stinney tuvo que mudarse de la localidad tras recibir amenazas de muerte. Entonces comenzaron un arduo y lento proceso judicial para que se abriera el caso en base a «un procedimiento negligente y racista», y en abril de 2014 lo lograron, 70 años después de la ejecución del niño negro.

De momento, la Jueza Carmen Mullen del circuito de Carolina del Sur le ofreció a la familia de George un perdón, pero no fue aceptado. Argumentaron «que el perdón se le concede a aquellos que eran culpables de los actos». Por ello, el caso del niño acusado de asesinar a dos niñas blancas volvió a juicio 70 años después.

«Es mi opinión profesional, con un grado razonable de certeza médica, que la confesión dada por George Stinney Jr. en o alrededor del 24 de marzo de 1944, se caracteriza mejor como una confesión obtenida bajo coerción, complaciente y falsa», aseguraba durante el procedimiento Amanda Sales, siquiatra forense consultada durante la revisión del juicio a Stinney, según NBC News. «No es fiable», añadió.

Desde el estrado varios testigos ofrecieron su testimonio. Uno de los más importes fue sobre la viga de madera con que se cometieron los asesinatos que pesaba 20 kilos. Resultaba físicamente imposible demostrar que un niño que pesaba 45 kilos pudiese levantar el madero para utilizarlo como arma.

Por lo que, finalmente, la jueza Mullen decretó «que el joven había sido juzgado sin todas las garantías, en un proceso manipulado para implicarle como culpable, por lo que decretó la sentencia como nula».

La familia del niño negro George Stinney Jr. tuvo que esperar siete décadas para que se iniciara un nuevo juicio donde se demostró lo que ellos desde un primer momento habían dicho: que George era inocente.

El racismo en Estados Unidos había ejecutado en la silla eléctrica a un inocente niño negro de 14 años de edad.

Esa #sociedad esta en guerra contra ella misma.

#CubaPorlapaz

Este es el país de quienes osan acusar a #Cuba de violar derechos humanos ¿Quién garantiza el derecho a la vida y la integridad física de los norteamericanos? Una verdadera pena, las cifras de muertes por armas de fuego ratifican que esa sociedad esta en guerra contra ella misma.

Guerrero cubano.

Repudian en el mundo #asesinato de periodista palestina

El miembro del Buró Político y canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, condenó el cobarde asesinato, por Israel, de la destacada periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, , y añadió en su cuenta de Twitter: «La muerte de Shireen no impedirá que el mundo conozca los crímenes cometidos contra los palestinos». Otros países y medios de prensa también repudiaron el vil hecho, como el Movimiento de Resistencia Islámica del Líbano, Hezbolá, que en una misiva la cataloga como una periodista de la Resistencia, que ha sido pionera en la cobertura de los crímenes sionistas contra su pueblo a lo largo de 20 años. El portavoz de la Cancillería, Said Jatibzade, expresó: «Este acto criminal es una clara señal de la falta de compromiso del régimen sionista con el papel y la posición de la prensa». La cadena catarí Al Jazeera publicó: «Fue un trágico asesinato premeditado, que viola las leyes y normas internacionales». 

#Cuba se unió a las “Voces por la acción contra el #racismo”

El presidente Miguel Díaz-Canel reafirmó este lunes el compromiso de Cuba en la lucha contra el racismo, en ocasión de celebrarse el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.

Cuba se une a las “Voces por la acción contra el racismo”, en el Día Internacional contra ese flagelo universal, escribió el mandatario en su cuenta oficial en Twitter.

“La Revolución cubana cree en una sola raza: la humana. Y batallará contra prejuicios y prácticas discriminatorias heredadas. Racismo No”, agregó.

Asimismo, el canciller Bruno Rodríguez señaló que los avances de la Isla en su Programa Nacional contra el Racismo y la Discriminación Racial son un reflejo de la voluntad política y el compromiso con la construcción de una sociedad socialista cada vez más justa e inclusiva.

“No cejaremos en empeño por erradicar cualquier vestigio de discriminación”, remarcó.

El racismo sigue envenenando las instituciones, las estructuras sociales y la vida cotidiana en todas partes del mundo, alertó este lunes el secretario general de la ONU, António Guterres.

Por eso debemos rechazarlo y condenarlo sin reservas y sin vacilación, convocó el titular del organismo multilateral en su mensaje por el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial.

El tema de la fecha este año es “Voces para la acción contra el racismo” y de esta forma, se llama a hablar en voz alta, escuchar con atención y actuar con decisión contra tales manifestaciones, subrayó el diplomático portugués.

«Africanos y personas de ascendencia africana, asiáticos y personas de ascendencia asiática, comunidades minoritarias, pueblos indígenas, migrantes, refugiados y muchos otros se enfrentan aún a la estigmatización, el chivo expiatorio, la discriminación y la violencia».

Pero hacer realidad la visión de un mundo libre de racismo y discriminación racial exige de acción todos los días, en todos los niveles y en todas las sociedades, aseveró.

El racismo sigue como un motor de la desigualdad persistente y ningún país es inmune a la intolerancia, ni está libre de ese odio, lamentó Guterres.

Al respecto, añadió, todas las personas tienen la responsabilidad de hacer valer los derechos humanos en todas partes del orbe y luchar por la igualdad.

“Debemos escuchar a quienes sufren injusticias y asegurarnos de que sus preocupaciones y demandas estén en el centro de los esfuerzos para desmantelar las estructuras discriminatorias”.

La justicia reparadora también es crucial para lograr la igualdad racial y expiar el legado perdurable de siglos de esclavitud y colonialismo pues urge reparar un pasado injusto, recalcó el secretario general de la ONU.

En 1979 la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas decidió que cada del 21 de marzo se organizase en todos los Estados una semana de solidaridad contra el racismo y la discriminación racial, en recordación de la matanza de 69 personas en Sudáfrica, en una manifestación pacífica contra el régimen del apartheid en 1960.