#JoséMartí y #Cuba en el equilibrio del mundo

El Proyecto José Martí de Solidaridad Internacional convoca a la V Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo, Con todos y para el bien de todos, Diálogo de Civilizaciones, que acontecerá en La Habana, del 24 al 28 de enero de 2023

Foto: Obra de Ernesto Rancaño

El desvencijado mundo en el que vivimos precisa como nunca antes de las fuerzas del bien. Nacidas de seres tocados por una incuestionable voluntad de ofrecimiento a la humanidad, urge atomizar sus ideas, unir voces, cerrar filas contra el horror y el desatino.

El planeta sufre, y no lo desconoce. Así lo deja ver el Proyecto José Martí de Solidaridad Internacional (acompañado desde 2003 por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y otras instancias mundiales), cuando convoca a la V Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo, Con todos y para el bien de todos, Diálogo de Civilizaciones, que acontecerá en La Habana, del 24 al 28 de enero de 2023.

La convocatoria –que convida a intelectuales, artistas, políticos y activistas, educadores, escritores, periodistas, luchadores sociales, dirigentes políticos, sindicales y religiosos, a miembros de organizaciones no gubernamentales científicas, feministas, campesinas y ecologistas, entre otras, movidas por los principios de justicia y equidad– trascendió en conferencia de prensa desde las voces de Eduardo Torres-Cuevas, director de la Oficina del Programa Martiano, y Héctor Hernández Pardo, subdirector de la institución.

El primero de estos foros mundiales, avivados por un pensamiento progresista y multidisciplinario, de marcado humanismo y acaecido en 2003, cuando se cumplían 150 años del natalicio de nuestro Martí, fue clausurado por Fidel, ocasión en la que definiría al Apóstol, respecto a los cubanos, como la idea del bien.

Con una agenda que conforma los más acuciantes problemas que enfrenta hoy la humanidad –abordados en su tiempo por ese cubano que habla un idioma universal y quiere un mundo realmente mejor– la v Conferencia tendrá lugar cuando se cumplen 170 años del natalicio de un hombre cuyo pensamiento abrigó el sueño de «crear una sociedad internacional, mundial basada en el amor, en la paz, en un concepto de civilización amplio, en la pluralidad», subrayó Torres-Cuevas.

Aludiendo al diálogo que ha necesitado y necesita el mundo, el historiador señaló que Cuba, por tener a Martí, tenía la posibilidad de entablar este diálogo, en búsqueda del necesario equilibrio no como una exclusividad, sino como una incursión más de las fuerzas creadoras.

La ocasión fue propicia para dar a conocer, también, la convocatoria del sistema institucional de la Oficina del Programa Martiano y de todas las instituciones martianas de la Isla, de la Jornada nacional e internacional por el aniversario 170 del natalicio del Apóstol de la independencia de Cuba, que se iniciará el próximo 28 de enero.

#CeliaSánchez y la imagen de lo justo en el recuerdo de #Cuba

celia-sanchez-y-la-imagen-de-lo-justo-en-el-recuerdo-de-cuba

La Habana, 11 ene (Prensa Latina) Como la imagen de lo justo, así recuerda Cuba a la heroína de las luchas de liberación y el proceso revolucionario Celia Sánchez Manduley, quien falleció un día como hoy pero de 1980, víctima de cáncer.

Para hablar de su valor, parecería suficiente enumerar en su hoja de vida la lucha por la supervivencia de los guerrilleros encabezados por Fidel Castro en la Sierra Maestra, y luego las tareas enfrentadas como primera mujer del Ejército Rebelde, en diversas misiones logísticas y de combate.

También las arduas jornadas de trabajo en las disímiles responsabilidades que tras el Triunfo de la Revolución ocupó, entre ellas como secretaria de la Presidencia y del Consejo de Estado y miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Pero son estos solo algunos de los pasos de una carrera en la cual, si algo trascendió, fue precisamente lo humano, porque muchos la recuerdan por su trato peculiar y sensibilidad auténtica ante los problemas de la población. Por esa razón dijo Fidel Castro de ella que “antes y después de la guerra, Celia nunca olvidó a nadie”.

Tal vez años atrás se definió ese carácter, cuando junto a su padre elevó hasta el más alto punto de la isla, conocido como Pico Turquino, un busto del Héroe Nacional José Martí, que hoy tradicionalmente visitan los jóvenes cubanos.

Dedicó buena parte de sus desvelos a conservar la historia y el patrimonio de la nación. “Cuánto le debe a ella la capital cubana, con las obras del Jardín Botánico, el Coppelia, el Parque Lenin, la reforma del Palacio de las Convenciones…”, dijo en una ocasión sobre su impronta en esos sitios emblemáticos el historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal.

Celia Sánchez Manduley partió un 11 de enero de 1980, a pocos meses de cumplir su 60 cumpleaños, y en su despedida el doctor Armando Hart Dávalos legó una definición exacta para estos días: “Celia era como la justicia: humana y exigente. Por esto, su recuerdo nos da la imagen de lo justo”.

A “la flor más autóctona de la Revolución”, como también la definió Hart en sus exequias, la recordarán los cubanos hoy, cuando la transformación asumida en múltiples barrios ocupa un eje central para el gobierno de Cuba, en la búsqueda de soluciones concretas a los problemas más acuciantes de las comunidades y la población.

5 datos claves de la guerra de Independencia de Cuba

Cuba tuvo dos conflictos bélicos de carácter emancipatorio: la guerra de los Diez Años y el denominado Grito de Baire.

La guerra independentista cubana estuvo marcada por hechos que influyeron en la historia de América y derivaron en la intervención de EE.UU. en la isla.


La guerra de los Diez Años

La primera guerra de independencia de Cuba se inició en el año 1868, conocida como el Grito de Yara o la guerra de los Diez Años, liderado por Carlos Manuel de Céspedes (un prestigioso abogado terrateniente). Terminó en 1878 con la Paz de Zanjón, pero no se consiguió la independencia de España. 

La primera guerra de independencia de Cuba se inició en el año 1868, conocida como el Grito de Yara o la guerra de los Diez Años, liderado por Carlos Manuel de Céspedes (un prestigioso abogado terrateniente). Terminó en 1878 con la Paz de Zanjón, pero no se consiguió la independencia de España. 

El Grito de Baire

La segunda guerra de independencia estalló en febrero de 1895 con el denominado Grito de Baire en el sur de la isla y fue impulsada por el pronunciamiento de Florencio Salcedo y los hermanos Saturnino y Mariano Lora. Luego se añadieron José Martí y Máximo Gómez, quienes lanzaron el llamado Manifiesto de Monte Christi, verdadero programa del movimiento independentista.

La segunda guerra de independencia estalló en febrero de 1895 con el denominado Grito de Baire en el sur de la isla y fue impulsada por el pronunciamiento de Florencio Salcedo y los hermanos Saturnino y Mariano Lora. Luego se añadieron José Martí y Máximo Gómez, quienes lanzaron el llamado Manifiesto de Monte Christi, verdadero programa del movimiento independentista.


¿Por qué estalla la guerra?

El conflicto estalló porque la población veía al Gobierno español como corrupto, ineficaz y represivo. Además de que Cuba dependía casi enteramente del comercio con Estados Unidos (EE.UU.) y la depresión económica de este país redoblaba la miseria en la isla. 

El conflicto estalló porque la población veía al Gobierno español como corrupto, ineficaz y represivo. Además de que Cuba dependía casi enteramente del comercio con Estados Unidos (EE.UU.) y la depresión económica de este país redoblaba la miseria en la isla. 

Acciones de España y la intervención de EE.UU.

En el intento de España por acabar con la rebelión se ejecutaron toda clase de atrocidades, tales como campos de concentración y hambrunas en que las personas morían en masa, lo que derivó en la intervención de Estados Unidos en el conflicto, y la pérdida final de la isla en 1898.

En el intento de España por acabar con la rebelión se ejecutaron toda clase de atrocidades, tales como campos de concentración y hambrunas en que las personas morían en masa, lo que derivó en la intervención de Estados Unidos en el conflicto, y la pérdida final de la isla en 1898.

Consecuencias

Si bien el proceso emancipatorio trajo la  libertad  de Cuba ante España, esto también dejó algunas consecuencias como la guerra de Estados Unidos con España y su transformación en una potencia mundial al apropiarse de las colonias españolas en Asia y América en 1898, entre ellos Cuba.

Si bien el proceso emancipatorio trajo la libertad de Cuba ante España, esto también dejó algunas consecuencias como la guerra de Estados Unidos con España y su transformación en una potencia mundial al apropiarse de las colonias españolas en Asia y América en 1898, entre ellos Cuba.

Novedoso texto sobre la historia más reciente de la Revolución Cubana

El texto La enseñanza de la historia más reciente de la Revolución Cubana: necesidad, itinerario y propuesta, en formato de ebook o libro digital, el cual puede descargarse de manera gratuita en el portal web Cubaliteraria

images/authors/2017/10/fCrVcG_03-10-2017_09.10.45.000000.jpg

La enseñanza de la historia es un reto para los educadores cubanos. No siempre los estudiantes reciben esas clases con entusiasmo, y aunque esa asignatura está presente en todos los niveles de enseñanza, en muchos casos los alumnos no logran las mejores calificaciones.

El 3er. Perfeccionamiento del Sistema Nacional de Educación, que plantea un rediseño de planes, programas y textos, también tiene propuestas para la Historia de Cuba, pero en opinión del Doctor en Ciencias Pedagógicas Yosdey Dávila Valdés, la etapa más reciente se encuentra menos abordada en los centros escolares de lo que debiera.

«Existe, incluso, un debate a nivel internacional acerca de si es preciso estudiar la historia más reciente o la cotidiana —comentó— por considerarse que se debe enfatizar solo en aquella más lejana en el tiempo». Sin embargo, para el investigador es preciso acercar al estudiante a ese período de la historia del país.

Leer más….

Distinguen a dúo #BuenaFe con la réplica del machete del Generalísmo Máximo Gómez,

Foto: Archivo.

Los integrantes del dúo de música Buena Fe recibieron este miércoles la réplica del machete del Generalísmo Máximo Gómez, reconocimiento que otorga el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Minfar).

El titular de esa cartera, general de cuerpo de ejército Álvaro López Miera, entregó la distinción en acto efectuado en la sala Granma del Minfar a Israel Rojas y Yoel Martínez, quienes se suman al grupo de artistas, intelectuales, periodistas e instituciones culturales merecedoras de este reconocimiento.

Ese organismo distingue así a quienes resaltan en su obra los más genuinos valores patrióticos, revolucionarios e internacionalistas del pueblo cubano, afirmó un reporte de la televisión nacional.

En declaraciones a ese medio, Rojas calificó como un alto honor recibir este premio que, afirmó, se esforzará por merecer siempre y ganarlo todos los días.

Seguiremos siendo gente de nuestro tiempo y haremos canciones que acompañen la vida del cubano en sus luces y en sus sombras, comprometidos con el presente y el futuro del país, agregó el líder de la agrupación.

Asimismo, el artista expresó condolencias por el fallecimiento hoy del afamado músico cubano, Adalberto Álvarez, el Caballero del Son, víctima de la Covid-19.

(Tomado de PL)

Nuestros mártires en pie, en cada hora de peligro (+Video)

El cariño con que Cuba recuerda a Frank País, lo convirtió en «el inolvidable»

frank pais
Foto: Granma

Si para Fidel fue «el más valioso, el más útil, el más extraordinario de nuestros combatientes», y Raúl lo definió «valiente hasta la temeridad y (…) del tipo de hombres que penetran honda y definitivamente en el corazón del pueblo», el cariño con que Cuba recuerda a Frank País, lo convirtió en «el inolvidable».

Apenas tenía 18 años aquel 26 de julio de 1953, cuando, despertado por el tiroteo del asalto al Moncada, supo que su camino también sería luchar contra la tiranía de Batista. En ese afán, razón de su existencia, entró a la inmortalidad apenas cuatro años después, luego de caer asesinado en las calles santiagueras, el martes 30 de julio, hace justo 64 almanaques.

Páginas de profunda entrega, de alto sentido de la responsabilidad y de indiscutible liderazgo, serían el alzamiento del 30 de noviembre de 1956, que en apoyo al desembarco del Granma estrenó en Santiago de Cuba el uniforme verde olivo, y la organización del envío de armas y hombres al naciente Ejército Rebelde.

La prisión no melló su resolución: «el día que quede un solo cubano que crea en esta revolución, ese cubano seré yo», dijo, a pesar de la feroz persecución del régimen, responsable de su muerte.

Dicen que los disparos del crimen cobarde provocaron en cada rincón de la ciudad un trágico presentimiento, que luego fue agudo dolor, más terrible en el pecho de sus compañeros y compañeras de lucha, de su novia, de la madre que, para controlar la sangre generosa, taponeó, una por una, las 36 perforaciones en el cuerpo del hijo amado.

La muchedumbre que acompañó, en medio de consignas revolucionarias su sepelio y el del compañero caído junto a él, Raúl Pujol, mostró que Frank País quedaba vivo en la memoria de los honrados de su pueblo.

Símbolo de lo mejor de su generación, la fecha de su muerte marca el Día de los Mártires de la Revolución, al frente de ellos Frank, aún en pie, impetuoso y movilizador, en cada hora de peligro de la patria.

Amigos de #Cuba en #Azerbaiyán saludan Día de la Rebeldía Nacional

La Asociación de Amistad Azerbaiyán–Cuba felicitó hoy al Gobierno y al pueblo de la isla al conmemorarse este 26 de julio un nuevo aniversario del asalto al Cuartel Moncada, Día de la Rebeldía Nacional.
‘Celebramos junto a los cubanos 68 años de rebeldía y dignidad frente a las pretensiones imperiales. El Asalto al Cuartel Moncada marcó el inicio de la lucha por la libertad y soberanía de la Revolución Cubana que inspira a muchos pueblos del mundo’, indicó el mensaje de los activistas azerbaiyanos.

Destacó además que la efeméride ‘marcó el inicio de una revolución que encendió el espíritu de los cubanos quienes brillan con su luz de dignidad, autodeterminación y solidaridad’, indicó la nota.

El comunicado significó la amistad de los azerbaiyanos con el pueblo cubano y reiteró su condena al bloqueo económico sostenido por diversas administraciones estadounidenses contra la isla, recrudecido en los últimos años, a pesar de las difíciles condiciones que atraviesa la nación antillana.

Recordó que la isla sigue dando muestras de solidaridad e internacionalismo. En tal sentido, la Asociación de Amistad con Cuba agradeció nuevamente la presencia en Azerbaiyán de más de 235 especialistas de la salud que laboraron durante un año en tierra azerí contra la pandemia de Covid-19.

Considerado como Día de la Rebedía Nacional, un 26 de julio, pero de 1953, el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, estuvo al frente del asalto a los cuarteles Guillermón Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba; y Carlos Manuel de Céspedes, en la de Bayamo, ambas en el oriente del país.

El autor intelectual de la respuesta al odio

En 1953 se celebraba en Cuba el año del Centenario de José Martí. Importantes sectores de la sociedad se adentraron en la vida del Apóstol, cuyos sentimientos entraron en el corazón de los adolescentes y jóvenes con una fuerza tremenda.

Obra de Alexis Gutiérrez Gelabert

A la atmósfera martiana de aquellos días, respirada en muchos sectores de la sociedad, con poemas, canciones, obras de la plástica, el teatro y la música, inspiradas en la vida y la obra y el pensamiento de Martí, se unía el hedor de los graves males del país con altos niveles de mortalidad infantil, desempleo, analfabetismo, discriminación y desigualdad sociales y supeditación creciente de los intereses nacionales a los del extranjero.

El golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, al derogar la Constitución y cerró toda vía a una salida en el marco institucional y profundizó el deterioro político y moral del país.

En esas circunstancias, Martí resultaba subversivo y no quedaba a la juventud de entonces otra cosa decente que hacer que retomar el camino para culminar la obra y los sueños de los patriotas del 68 y del 95, interrumpidos por la intervención yanqui que siguió a la derrota de España. El 26 de julio de 1953 fue la respuesta consecuente de un grupo liderado por Fidel Castro que actuaron decididamente a pesar del reto enorme que ello implicaba.

Sigue leyendo

¿Por qué el #Moncada?

Cuando el 26 de julio de 1953 Fidel asaltó el cuartel Moncada, en Cuba no había apagones. No podía haberlos. La primera condición para que ocurran apagones es que las casas tengan electricidad, y en aquel entonces el 56 % de ellas se alumbraban con lámparas de luz brillante

Autor: Antonio Rodríguez Salvador

Santiago de Cuba sede del acto por el 55 aniversario de los Asaltos a los cuarteles Moncada y de Bayamo.
Foto: Granm

Cuando el 26 de julio de 1953 Fidel asaltó el cuartel Moncada, en Cuba no había apagones. No podía haberlos. La primera condición para que ocurran apagones es que las casas tengan electricidad, y en aquel entonces el 56 % de ellas se alumbraban con lámparas de luz brillante.

Éramos un país oscuro, nadie me lo contó. Nací en una perdida sitiería de Taguasco, bajo una lámpara de keroseno, asistido por una partera, a 40 kilómetros del hospital más cercano. Mi familia era parte de aquel 60 % de cubanos que malvivía en bohíos de guano y yaguas, sin letrina sanitaria ni agua corriente; en aquellos campos donde las personas morían de enfermedades curables, y los niños eran literalmente devorados por los parásitos.

En el año 1953 tampoco había colas en Cuba. Ni para la carne ni para el pan. Para que haya cola, tiene que haber muchas personas con suficiente dinero para comprar, y esos no eran alimentos que estuviesen al alcance de los magros bolsillos en los sitios donde nací. En ese propio año 1953, fue realizado un censo, y cuatro años más tarde, en 1957, la Agrupación Católica Universitaria recorrió 126 municipios durante cinco meses para hacer, por primera vez en Cuba, una estadística detallada de las condiciones de vida de los trabajadores agrícolas. Aún sobrecogen los datos mostrados por ambos estudios.

Ciertamente, para algunos quizá parezcan números fríos –y tal vez otros dirán que es ficción o propaganda–, pero no lo son para mí y mis parientes, que aún los cargamos en la memoria no en forma de datos, sino de duros testimonios.

Propaganda y ficción eran aquellas coloridas postales donde el campesino aparecía montado en un reluciente tractorcito Ferguson, mientras su mujer, de saya plisada y blusa de encajes, alimentaba las gallinas con generosos puñados de maíz que iba sacando del canasto graciosamente anclado en la cintura.  

Porque entonces solo el 4 % de los entrevistados mencionaba la carne como alimento integrante de su ración habitual; el 3,4 % el pan, y menos del 1 % el pescado. Los huevos eran consumidos por el 2,1 % de los trabajadores agrícolas, y solo tomaba leche el 11,2 %. No es de extrañar entonces que la talla promedio del trabajador agrícola fuera de cinco pies y cuatro pulgadas, mientras se reportaba un 91 % de desnutrición. 

El momento más cruel de mi infancia aún taladra mi recuerdo. Fue la vez que permanecí toda una semana con un terrible dolor de muelas, y mis padres no tenían los tres pesos que costaba la extracción. Ya la Revolución había triunfado, pero las transformaciones sociales no son cosa que ocurran de un día para otro, y aún estaban vigentes las viejas estructuras. 

En aquel estudio de 1957, se reportaba que un 14 % de los campesinos había padecido, o estaba padeciendo tuberculosis, mientras un 13 % enfermó de fiebre tifoidea. Justo en ese año, los que vivíamos en la zona de Taguasco perdimos a Jorge Ruiz Ramírez, el único médico que solía atender a los pobres sin cobrarles. Fue asesinado por los guardias de Batista, tras ser torturado salvajemente: su delito, curar a un joven revolucionario herido. 

¿Por qué entonces el Moncada? Porque parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, ¡tanta era la afrenta!, según dijo Fidel en su alegato de defensa, conocido como La historia me absolverá. Pero Martí no estaba muerto; vivía en aquellos que fueron a enfrentar la fortaleza armados con el decoro de muchos hombres.