Fidel Castro: “Si salgo,llego; si llego,entro; si entro,triunfo” (En video, Testimonio de Fidel, Raúl y Almeida sobre el desembarco del Yate Granma)

#Granma #Cuba #FAR #FidelCastroRuz #RaulCastroRuz #JuanAlmeidaBosques #Revolución Cubana

Una de las fechas más heroicas que tiene la Revolución Cubana es la del 2 de diciembre de 1956, cuando se produce el desembarco del yate Granma, marcando un inicio en lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista y un camino hacia el triunfo de la Revolución Cubana.

A 66 años de esa hazaña el Sitio Fidel Soldado de las Ideas y Cubadebate recuerdan el hecho a través de las memorias descritas por el Comandante en sus discursos.

¿Cómo fue la travesía del yate «Granma» desde México hacia Cuba?

El yate Granma, cuando cruzó desde Tuxpan hasta la zona del golfo de Guacanayabo, en siete días, navegando un promedio de ocho millas —ahora me dicen que arreglaron los motores y está corriendo el Granma 16 millas—, pero en aquel tiempo nosotros, por toda artillería, disponíamos de un fusil antitanque, con cinco balas.  Esa era nuestra artillería; no tenía peine aquel fusil antitanque; podía disparar porque se les podían poner una a una las balas, y toda nuestra esperanza estaba en defendernos con aquel fusil antitanque si nos encontrábamos algún guardacostas, alguna fragata, y también con los fusiles de infantería.

El yate Granma, les voy a contar que a las 24 horas más o menos de haber zarpado, es decir, al día siguiente de haber zarpado —nosotros zarpamos en horas de la madrugada—, y aproximadamente en horas del mediodía, cuando estábamos a unas 100 millas de la costa más cercana, comenzó a hacer agua; y comenzó a hacer agua de una manera que, realmente, a nosotros, que no éramos muy marinos y no entendíamos mucho de esas cosas, nos parecía peligroso. Y es lo cierto que el agua ya llegaba al piso, y entonces las bombas no funcionaban; y con cubos, rápidamente, organizando una cadena, comenzamos a sacar agua del Granma.

Y nosotros nos decíamos: ¿Qué hacer en estas circunstancias?  Entonces, nos estuvimos como una hora contemplando la lucha contra el agua, para ver si era más la que salía con nuestros cubos y nuestras cadenas, o la que entraba, antes de tomar una decisión.  Y, realmente, al cabo de una hora, se comenzó a ver que había disminuido algo así como una pulgada, muy difícil de percibir por el movimiento de las olas, pero que se vio que estábamos ganando la lucha contra aquel peligro que se nos había presentado. (1)

¿Cómo se seleccionó la tripulación del yate Granma?

El número de hombres en el Granma era de 82, algunos restantes no pudimos traerlos. ¿Saben cómo hicimos al final la lista aquella de la selección? Por orden, por supuesto, de los que tenían más experiencia, más práctica, etcétera, etcétera, y al final había como 15, más o menos, en la misma categoría, y entonces dijimos: ¿Para llevar el mayor número qué hacemos? Y los escogimos por el peso y el tamaño: los más chiquiticos de toda nuestra tropa fueron al final escogidos, y se quedaron tres o cuatro gordos —se lo advierto—; esos no vinieron, y después no había quien los convenciera de por qué no los habían traído, y sencillamente no se habían traído porque donde venía uno cabían dos, y para llegar a 82 en el Granma tuvimos que hacer eso. (2)

¿Cuál es la relación entre el levantamiento del 30 de noviembre y el desembarco?

Los compañeros de Santiago de Cuba lanzan el levantamiento el día 30 porque, según los cálculos que habíamos hecho, llegábamos en cinco días; pero había un cálculo que únicamente alguno de ustedes, de los que estudian matemática o ingeniería naval o algo, hubiera podido hacer mejor que nosotros, porque es que probamos el barco en aguas tranquilas y, además, con poca tripulación. Nadie sabía lo suficiente como para darse cuenta de que, al montar 82 hombres en aquel barco, que eran unas cuantas toneladas de hombres, más las armas, agua, combustible, alimentos, aquel barco iba a disminuir mucho su velocidad. No solo disminuyó su velocidad, sino que por poco se hunde porque, además, había una tempestad la misma noche que salimos, el 25 de noviembre, aquella era una cáscara de nuez bailando en el golfo de México. Y, efectivamente, se estaba hundiendo, empezó a hacer agua. Todavía nadie sabe bien cómo fue que se salvó el barco, y nosotros, desesperadamente, sacando agua, la cosa fue muy sencilla según comprendimos después, al hundirse más el barco con el peso, las tablas que quedaban normalmente fuera del agua estaban menos herméticas y empezó a entrar agua por allí, pero con la propia humedad del agua se fue cerrando la brecha al expandirse las tablas y, por fin, después de horas, ganamos la batalla de que el barco no se hundiera. Y así en esas condiciones se emprendió nuestro regreso, de noche, de madrugada.

Pero es el hecho de que cuando se produce el desembarco precedido por el levantamiento del 30 de noviembre, al no producirse la coincidencia —y ese era uno de los riesgos de tratar de seguir una táctica de coincidencia exacta, porque cualquier incidente te retrasa en el mar, y eso fue lo que nos pasó— nos retrasamos dos días y, en consecuencia, se produce el levantamiento dos días antes. Todo el ejército cayó sobre la gente de Santiago, y después que dominaron el levantamiento todo el ejército cayó sobre nosotros. De modo que no se logró la fórmula más feliz en esa coordinación. (2)

¿Cómo se produce el desembarco del yate Granma aquel 2 de diciembre de 1956?

Fidel Castro entra en la Bahía de La Habana con el yate Granma junto a Raúl y otros expedicionarios durante su última travesía, antes de ser preparado para exponerlo permanentemente en el Museo de la Revolución, 24 de febrero de 1984.

Veíamos la costa cercana y visiblemente baja. Se ordena al capitán enfilar directamente hacia ella a toda máquina. El Granma toca fango y se detiene a 60 metros de la orilla. Desembarco de hombres y armas. Duro avance por el agua sobre fango movedizo que amenazaba tragarse a los hombres sobrecargados de peso. La orilla era aparentemente sólida, pero metros después un terreno fangoso similar al anterior en extensa laguna costera se interponía entre el punto de arribo y la tierra sólida. Casi dos horas duró la travesía de aquel infernal pantano. Acabando de arribar a terreno firme, se escuchan ya los disparos de un arma pesada contra el área de desembarco en las proximidades del solitario Granma. Había sido avistado y comunicada su presencia al mando enemigo, que reaccionó de inmediato atacando por mar la expedición y ametrallando por aire la zona hacia donde marchaba la pequeña fuerza expedicionaria: 82 hombres.

Nada añado sobre la debilidad, el cansancio físico y el hambre de siete días. No hace falta dramatizar lo que obviamente fue dramático, pero soportable para hombres dispuestos a ser libres o mártires, como había sido prometido. (3)

#Díaz-Canel: “El #2023 tiene que ser un mejor año”

#Cuba #Economía #Comercio #Desarrollo #VamosPorMás #RevoluciónCubana

“El 2023 tiene que ser un mejor año; tenemos todas las bases, además de la convicción, de que puede ser un año mejor”, así lo consideró el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al intervenir en la más reciente reunión del Consejo de Ministros, en la que fueron presentados los principales aspectos del Plan de la Economía Nacional y del Presupuesto del Estado para el próximo año.

Lo que hemos vivido en estos tres últimos años y lo que hemos sobrepasado en estos tres años, subrayó el Jefe de Estado, es una “hombrada que ha hecho la Revolución Cubana por el pueblo heroico que tiene”.

En la reunión del máximo órgano de Gobierno cubano –dirigida por el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz–, el presidente Díaz-Canel recordó cómo, en medio de las circunstancias de recrudecimiento del bloqueo impuesto por el Gobierno de Estados Unidos y sus campañas de descrédito, “haber vencido la pandemia ha dado posibilidad de regresar a la normalidad”, en momentos en que muchos países en el mundo no han podido hacerlo.

De manera particular sobre el año en curso, comentó que “ha sido intenso” y si bien se han aplicado varias medidas económicas, “no todas tendrán un impacto inmediato, porque son complejas y, además, porque necesitan sobrepasar la inercia de los procesos”.

El próximo año tiene que ser mejor, evaluó el dignatario, a partir de que “todos trabajemos intensamente, y todos logremos que el pueblo se sume a ese trabajo con el ejemplo de los cuadros”. Tiene que ser un año –subrayó– de trabajo intenso e inteligente, que aplaste la burocracia, que aplaste las trabas, que aplaste el inmovilismo, que aplaste la espera y, por supuesto, que continúe la lucha contra la corrupción y las ilegalidades a partir de las medidas adoptadas.

De igual modo, insistió en la importancia de que 2023 sea también un año en el cual “la innovación esté presente en todo lo que hagamos, y que genere resultados”. En tal sentido, destacó prioridades de trabajo como la producción de alimentos con más eficiencia, aplicando la agroecología y la ciencia en todo lo posible. “Hay que sembrar más y hay que producir más comida para importar menos, porque los precios de los alimentos en el mundo están muy altos”, enfatizó.

Asimismo, llamó la atención respecto a la necesidad de “lograr la estabilidad del Sistema Electroenergético Nacional”, para lo cual se han buscado financiamientos que permitan lograr reparaciones y mantenimientos y concluir el mes de diciembre en una mejor situación, para seguir luego avanzando en un grupo de inversiones que están planteadas.

Imprescindible consideró el incremento de las exportaciones en diversos ámbitos; el fomento de la inversión extranjera directa, sobre todo, en aspectos que “nos produzcan crecimientos, exportaciones y mejorar las condiciones de vida de la población”, así como potenciar el turismo y el desarrollo local.

El presidente de la República insistió, además, en que se debe trabajar en 2023 para disminuir el déficit presupuestario y mejorar la aplicación de nuestro sistema tributario; continuar atenuando las desigualdades sociales y avanzar en el ejercicio legislativo que se ha propuesto el país.

Hay mucho que trabajar, y tenemos potencialidades y posibilidades para hacerlo; hay que trabajar de una manera inteligente, comprometida y ágil, buscando mucha eficacia, efectividad y eficiencia en todo lo que hagamos, significó el mandatario cubano.

2023: Un año de despegue para la economía

La primera meta que nos hemos planteado para el Plan de la Economía de 2023 es acercarnos lo más posible a las condiciones que tenía la economía en 2019, momento en el que no existía la pandemia ni se había arreciado el bloqueo del Gobierno de Estados Unidos, refirió el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, al presentar ante el máximo órgano de Gobierno los principales aspectos que caracterizan el Plan de la Economía para el próximo año.

De acuerdo con la explicación ofrecida por el también vice primer ministro cubano, en el Plan de 2023 se priorizan, entre otros objetivos: avanzar en la estabilización macroeconómica del país; seguir recuperando capacidades del Sistema Electroenergético Nacional y acelerar la introducción de las Fuentes Renovables de Energía; avanzar en la reducción de desigualdades; consolidar el proceso de descentralización de competencias a los territorios, y lograr la transformación integral de la empresa estatal socialista.

En materia de números comentó el énfasis con que se debe trabajar lo asociado a la exportación de servicios, que constituye “la principal fuente de ingresos del país”. Ámbitos como el turismo, los servicios de salud y las telecomunicaciones, dijo, marcan la pauta en ese sentido.

Al referirse a las inversiones, detalló que la proyección de crecimiento se ha diseñado en función del Plan Nacional de Desarrollo, fundamentalmente en el turismo, la vivienda, la producción de alimentos, la energía, la industria y las construcciones.

Asociado al desarrollo social y territorial ratificó que se “prevén los recursos que respaldan las principales actividades de los servicios sociales básicos como son la Salud Pública, la Educación, el Deporte, la Cultura, la Radio y la Televisión”.

No podemos renunciar a una proyección de crecimiento económico para el próximo año, valoró Gil Fernández, y enumeró algunos elementos que permiten al país estar en mejores condiciones para avanzar que en el año precedente. En tal sentido, comentó acerca de la estabilidad epidemiológica asociada a la pandemia, la proyección de un nivel de turismo por encima de tres millones de visitantes, así como la estabilidad que se prevé en el precio del níquel, y la que se ha logrado en el país en varias producciones como el tabaco.

Consideramos que existen potencialidades para avanzar más en el crecimiento de la economía, destacó Gil Fernández. Tenemos potencialidades para incrementar los ingresos y “no podemos renunciar a que 2023 sea un año de despegue desde el punto de vista de las posibilidades que tiene la economía”.

La clave, aseveró, está en “seguir trabajando fuerte en todas las potencialidades de ingresos que tiene el país en temas como la salud, el turismo, el níquel, y los rubros de exportación de servicios, para aspirar a un crecimiento superior y tenemos las posibilidades de hacerlo”.

“Es un Plan muy retador, un Plan con muchos desafíos, en el que tenemos que combinar acciones desde el punto de vista del incremento de los ingresos con una utilización más eficiente de los recursos, pero estamos en condiciones de cumplirlo”, concluyó.

Seguidamente, la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, explicó los aspectos esenciales que distinguen el Presupuesto del Estado diseñado para el próximo año, cuya premisa esencial es el respaldo al principio de justicia social.

Al intervenir en este punto, el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, llamó la atención sobre el próximo periodo ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional del Popular, en el cual se va a presentar la propuesta de Plan de la Economía y Presupuesto del Estado para 2023 a los diputados y se debe hablar con “toda claridad sobre las dificultades que tenemos”.

Estamos obligados –consideró– a que en 2023 se perciba el despunte de la economía, y lo “podemos lograr, que no nos quepa la menor duda”. Hay un grupo de cuestiones, de decisiones, aseguró el Primer Ministro, que están en proceso de implementación y deben tener un impacto el próximo año.

No obstante, valoró, no basta con proponernos crecer y quedarnos tranquilos, “tenemos que dedicarle tiempo a ver cómo y qué vamos a hacer diferente para garantizar que de verdad arranquemos 2023 con acciones distintas y que garanticemos ese cumplimiento del Plan de la Economía”.

Cuestiones objetivas que nos impiden avanzar no pueden convertirse en excusas –insistió Marrero Cruz–, es una realidad que ya conocemos y ante la cual tenemos que definir qué vamos a hacer diferente, cómo multiplicamos los esfuerzos, cómo aprovechamos esa inteligencia colectiva de nuestros trabajadores y ponerla en función de buscar soluciones. “El 2023 no puede ser un año igual, y ahí está un pueblo esperando por nosotros”, subrayó.

En materia de planificación, destacó, 2023, “sin lugar a dudas va a ser un año mejor: el día primero de enero cada municipio amanece con un Presupuesto y un Plan de la Economía ya aprobado oficialmente”. A partir de ahí, reflexionó, el sistema empresarial tiene que elaborar sus planes y hacer los desgloses, y cada presidente de asamblea municipal tiene que tener, a más tardar el día 20 de enero, el Plan de la Economía de todo lo que va a suceder en su municipio.

Por ejemplo, los delegados que acabamos de elegir, y los que serán electos el próximo domingo, precisó, cuando llegue el primero de enero tienen que tener un dominio de cuál es el presupuesto que le corresponde a su circunscripción, a su comunidad y a su área.

Los cambios tiene que percibirlos el pueblo, no basta con hacer cambios estructurales, aseveró.

Finalmente, los miembros del Consejo de Ministros aprobaron que ambos documentos fueran presentados a los diputados en el próximo periodo ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional.

Enfrentar las ilegalidades con firmeza 

Como parte de la amplia agenda de la jornada, también fue presentada una actualización sobre el estado de la implementación de las Directivas Generales dirigidas a la prevención y el enfrentamiento del delito, la corrupción, las ilegalidades e indisciplinas sociales que fueron aprobadas durante la sesión de trabajo del Consejo de Ministros del pasado mes de octubre.

De acuerdo con la explicación ofrecida en la reunión –en la cual participaron mediante videoconferencia las máximas autoridades de las 15 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud– las 45 directivas aprobadas están encaminadas, entre otros propósitos, a lograr que las metas de desarrollo económico y social y la prosperidad en el país se logren en un ambiente de orden, exigencia y disciplina.

Las acciones diseñadas –que pretenden fortalecer y ganar en efectividad en el control de los recursos de todo tipo– no pueden darse por acabadas, se destacó en el encuentro, pues estarán en constante perfeccionamiento, teniendo en cuenta la evolución de los hechos y las características propias de cada territorio o entidad.

Al intervenir en este punto, el Primer Ministro insistió en que se ha trabajado para que, desde el primer momento, cada acción o medida que se implemente tenga definido los responsables de su seguimiento y control a cada nivel, desde el Gobierno central hasta los organismos rectores de las actividades en provincias y municipios.

“Donde se implementa todo es en el municipio, es decir que el enfrentamiento directo está en el municipio”, reflexionó.

Con especial énfasis llamó la atención acerca de la necesidad de apoyar a los órganos del Ministerio del Interior, especialmente a la Policía, que desempeña un rol importante en este asunto. Recordó que el enfrentamiento es un problema que nos compete a todos, y al igual que la Policía ejecuta operativos contra las ilegalidades, el sistema empresarial tiene que hacer sus propios operativos donde quiera que existan problemas, porque, insistió el Primer Ministro, “nada puede ir en contra de nuestro pueblo”.

De ahí su reafirmación de enfrentar el delito, la corrupción, las ilegalidades y las indisciplinas sociales “con justicia, pero con firmeza”, y de manera sostenida, porque es lo que “el pueblo nos está pidiendo”.

Hay tanta vida en este libro

#Italia #Solidaridad #HenryReeve #Salud #Cuba #Covid19 #Pandemia #Turín

Como buen periodista, como buen escritor, Enrique Ubieta Gómez (La Habana, 1958), ha creado un libro testimonial, Diario de Turín. La solidaridad en tiempos de pandemia, que no se limita a contarnos la vivido junto a la brigada médica del Contingente Henry Reeve durante varios meses de 2000 en Italia, pues “…se centra en el microcosmos hospitalario para abrir la perspectivas hacia horizontes más plenos”, según expresa con toda razón Graziella Pogolotti en el prólogo.

Con la narrativa nos llegaría un texto edificante, que refleja la lucha contra la desgracia traída por la pandemia en aquellas regiones, y el sacrificio de los trabajadores de la salud de un pequeño país subdesarrollado- menos en las cuestiones del alma en lo mejor de él-, pese a  estar bloqueado por la maldad yanqui. Han venido y arriesgan la existencia por gente a quien no conocen en una nación del primer mundo, tan herida por el subdesarrollo moral de una sociedad injusta.

Ubieta va mucho más allá. Su prosa es conquistada por la lírica sobre los hechos épicos cotidianos allí, con el peligro azotando siempre, y por el análisis indispensable, sin que lo ardiente del canto ni la frialdad del estudio quemen. No se queda en lo que pasa: sus pasos profundizan de una u otra manera,  y conducen a lo que está adentro de lo que pasa aun desde mucho antes.

Nos pone a hablar con los protagonistas que ofrecen parte de sus historias personales, las familiares incluso, la mayoría con tantas misiones de este tipo en su quehacer. Las cumplen llana y sencillamente: son héroes y no lo creen ni blasonan por lo que hacen. Lo ven normal en un cubano verdadero, esculpido por un sistema superior aunque tenga imperfecciones. No hay alharaca en lo que dicen y Enrique les extrae ricos textos desde esa modestia vigorizante de la grandeza del colectivo.

También están el sentir e interesantes pasajes de la vida de los pacientes, el personal médico, los voluntarios y no pocos funcionarios del territorio apoyado. No declaman poemas rojos: ofrecen el sentimiento sintetizado en una palabra: ¡Gracias! Estos combates contra la muerte en Crema y Turín mucho han  aportado para derrumbar las mentiras y el uso exagerado de nuestras fallas desde el veneno de la derecha, Y aunque aquí la brigada vino a salvar existencias y no a hacer política, los hechos dicen bastante más que las palabras y reafirman la verdad.

El autor ha participado – testigo magnífico- de la batalla: es el integrante 38 de la brigada de Turín, y no es un novato en estas lides de darse a los demás sin pedir algo a cambio. Martiano y fidelista de corazón y saberes obedece lo planteado por el maestro: “Yo no creo que el escritor se debe poner ante un público para lucir sus poderes, sino para dar, en la forma más propia del asunto, la cantidad mayor de ideas posibles”.

Ubieta aparece cuando es imprescindible y no oculta su emoción sin atarse a ella, dejando el pensamiento a la deriva. Sabe romper, cuando es conveniente, con la interiorización de los personajes, reales en su caso, y la poética de los sucesos. Y a lo Martí, sabe partir de momentos que le permiten enlazar, tradiciones, historias, leyendas, dolores, contiendas, partes de discursos o documentos, cifras, sentimientos… que vigorizan la obra literaria.
 
Ante la situación política actual de Italia, este párrafo al final de la introducción de Diario: “El país que millones de  turistas visitan y conocen por su historia, sus antiguos palacios, sus iglesias, sus ciudades legendarias, solo nos fue dable a través de sus habitantes, de los voluntarios que nos acompañaron, de los médicos y enfermeros, de los pacientes… Pero fue, quizás, la mejor manera de acercarnos a él. Conocerlo es un propósito mayor que rebasa la breve estancia nuestra en una de sus ciudades principales. Este libro no describe a Italia, aunque le declara su amor. Si fuimos a entregar solidaridad, también la recibimos Ojalá no olvide lo que aprendió en estos meses de encierro y meditación; lo que hizo mal, lo que debe y puede hacer bien”.

«Si estoy aquí en #Cuba es por #Fidel»: #AnaHurtado

La periodista y cineasta española Ana Hurtado Martínez asegura que no se cansará de dar «guerra contra todos los enemigos que mienten desde fuera de Cuba para crear matrices de opiniones contrarias a la soberanía y a la verdad de la Revolución».

Cuando le preguntan qué la trajo a Cuba, por qué viniste aquí, qué te llevó a defendernos… ella tiene una sola respuesta y aplastante: «A mí me trajo Fidel; si yo estoy aquí es por Fidel». Lo dice sin titubeos la periodista y cineasta española Ana Hurtado Martínez, quien por estos días visita nuestro país para demostrarle al mundo que esta Isla no está sola, más allá de lo que dicen los medios mal llamados «alternativos», las redes digitales y quienes promueven campañas de descrédito.

Por esa defensa de nuestra verdad ha recibido ataques de una derecha que intenta imponer su discurso hegemónico, pero ella dice no tener miedo, pues siente como un deber elemental hacerlo. «Me han amenazado de muerte, me han insultado, se han metido conmigo por ser mujer», asegura la joven. Y recordamos, por ejemplo, la agresión cobarde que sufrió en un mercado de Barcelona —que es a todas luces un delito de odio—, donde un hombre la humilló, escupió y vapuleó físicamente por mostrar su apoyo a nuestro pueblo.

De ello habló a Juventud Rebelde en un encuentro a inicios de su recorrido por Cuba, que la ha llevado a universidades, barrios, sitios históricos y culturales, intercambios con representantes de diversas organizaciones políticas y de masas. También fue recibida por el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y parte de su equipo, el lunes último.

—¿Cuándo ocurrieron sus primeros acercamientos a la historia de nuestro país?

—Yo siempre sentí conexión con Cuba porque desde pequeña he sido de valores socialistas. Sin embargo, estando en la universidad, al adentrarme más en materias como información y propaganda, movimientos políticos contemporáneos, pensamiento político…, me acerqué más a la figura de Fidel, a quien admiraba desde muy joven. Él fue mi conexión con este país.

«Entonces, siempre quise venir aquí, quería aportar algo a la sociedad cubana, a la Revolución, y decidí hacerlo en un primer momento desde el mundo cinematográfico. En un principio pensaba que Cuba iba a ser un poco más parecida a España en cuanto a la cultura. Pero cuando vine, como dijo Don Fernando Ortiz, me di cuenta de que esto era un ajiaco, una gran mezcla de cultura.

«Fue así que nació el documental Herencia, que trata de la cultura cubana y de cómo la afrodescendencia tiene aquí un papel fundamental. Como dice el intelectual Miguel Barnet Lanza, África no es una influencia en Cuba, África es una presencia en Cuba. En el documental muestro cómo gracias a la Revolución la afrodescendencia aquí puede mirar hacia arriba con la frente en alto, a diferencia de otros países».

—¿Qué pasó después?

—Ya dentro del mundo del cine y al haber estudiado Periodismo, con una base académica para saber cómo funcionan los medios de comunicación, unido a mi ideología socialista y comunista, empiezo a darme cuenta de que este momento histórico exigía el deber de estar en la guerra mediática que Cuba vive desde hace muchos años, porque ahora con las redes sociales es más violenta, más activa.

«Después de los acontecimientos del 11 de julio, al ver cómo en Europa engañaban y manipulaban, y había gente que se lo creía, decidí que voy a dar guerra contra todos los enemigos que mienten desde fuera de Cuba para crear matrices de opiniones contrarias a la soberanía y a la verdad de la Revolución. Es ahí que me meto a militar, por así decirlo, en las redes sociales a favor de la verdad.

«Desde un primer momento he desmentido el terrorismo mediático, pues lo que Cuba sufre desde hace muchos años es una guerra económica, una guerra cultural, una guerra social y una guerra informativa. Por ejemplo, junto a otros amigos de Cuba, me centro en desmentir y atacar también en posición de defensa a todos aquellos que mienten, pues no les conviene ver que aquí, a pesar de las dificultades, hay una
alternativa al capitalismo salvaje que he vivido, ese sistema por el cual cada día está más destruido el planeta, que no tiene nada que ofrecer y se está cayendo a trozos».

—Usted misma ha asegurado que los cubanos están viviendo una realidad muy dura…

—Cuba está pasando un difícil momento porque el bloqueo está más recrudecido. Las 243 medidas que impusieron en los meses más intensos de la COVID-19 es algo criminal. ¿Cómo a un pueblo que tú vienes asfixiando desde hace tantos años, durante la pandemia le vas a poner más trabas? Hay que ser genocida para eso. El bloqueo es el mayor de todos los males que tiene el pueblo. Los cubanos patriotas y los amigos de Cuba tenemos que centrar todos nuestros esfuerzos y nuestras luchas para pedir el fin del bloqueo.

«Es cierto que existen cosas que se deben mejorar desde adentro, pero cuando tú tienes un gigante que te tiene puesta una bota en el cuello, que no te deja respirar, no puedes hacer todo de la mejor manera. A pesar de las dificultades y de las necesidades, el sistema socialista y el proceso socialista van saliendo adelante con la resistencia creativa, como dice el Presidente Díaz-Canel y, porque es el único sistema que resiste de manera invicta al capitalismo».

—A su juicio, ¿cómo debe ser el combate en el mundo virtual de hoy?

—Como decía el Che Guevara, un revolucionario lo último que debe de perder es la ética. En las redes sociales se ven todo tipo de comentarios y
comportamientos y lo que nos diferencia a los revolucionarios de los otros es que seamos personas con ética y que trabajemos la información con honestidad, con decencia. Cualquier persona debe estar muy atenta a cómo y quién te cuenta las cosas.

«Los imperialistas y enemigos de Cuba y del socialismo son los dueños de las redes, de los medios y de las plataformas digitales y ellos hacen uso de estas con amenazas, con insultos, para manipular. Nosotros, y yo me incluyo porque soy revolucionaria, podemos emplear esas mismas redes que son suyas, pero con la verdad, con ética, con honestidad, sin perder los valores del ser humano.

«Eso no significa que cuando haya que desmentir a los enemigos no se les desmienta, eso no significa que haya que ausentarse del debate porque al enemigo tampoco se le puede dejar hablando solo. Yo soy la primera que cuando tengo que debatir lo hago, pero hay que elegir también cuál batalla se libra y cuál no».

—¿Dónde aprendió esos secretos?

—La mejor escuela para estos temas la dejó Fidel en el concepto de Revolución: no violar principios éticos, no mentir jamás, cambiar todo lo que tiene que ser cambiado. Todas esas frases que el Comandante en Jefe dijo se pueden aplicar tanto en la vida real como en las redes sociales, sin caer, obviamente, en blandenguerías, pues un revolucionario tiene que ser valiente y no amilanarse ante nada ni nadie.

«Muchas veces hay gente que me dice: “No, a los enemigos no se les hace caso”. Yo creo que depende, porque si tú ves que una persona está vertiendo mentiras —depende también qué persona sea, qué mentiras esté difundiendo—, tú puedes coger esa cosa y decir no, esto no es así y le pones un artículo, le pones una fuente fidedigna que le desmienta y que le descaracterice.

«Ese es el principio uno de la propaganda. Y cuando una persona está haciendo una labor criminal contra ti debes defenderte. Eso no creo que sea violar un principio ético porque tú estás defendiendo tu causa con la verdad. Si para defender una causa con la razón tienes que dejar por mentiroso a un enemigo se le deja. Eso también lo aprendimos de Fidel».

—¿Qué es lo que más la apasiona de Cuba?

—Que el pueblo cubano es un pueblo luchador, es un pueblo acostumbrado, como bien enseñó Fidel, a ser fuerte, a no ser un pueblo blandengue, como él dijo en el Malecón en 1994. Creo que a pesar de estar pasando un momento que no es el mejor va a vencer porque cuando las personas y los pueblos atraviesan momentos difíciles, se hacen más fuertes. Por eso, hay que defender esta causa por encima de todas las cosas, en la calle y en las redes».

Los derechos del pueblo no se privatizan

#Cuba #Educación #Salud #RevoluciónCubana #FidelCastro

En Cuba, desde 1959 hasta la fecha, varias generaciones de cubanas y cubanos no conocen otra realidad que el derecho a recibir educación y servicios de salud gratuitos de manera universal (para todos sin condición), gratuita (sin costos) e inalienable (bien público que no puede ser objeto de comercio)

Recorrido por escuelas de la capital para contatar el uso de las tecnològias en bien del proceso educativo, Escuela Primaria Alfredo Sosa, del Cerro
En Cuba, la salud y la educación no serán jamás un renglón de lucro. Foto: José Manuel Correa

«El estado es ineficiente y la iniciativa privada garantiza más eficiencia y calidad». Una de las matrices de opinión ampliamente difundidas en las naciones donde se han llevado a cabo reformas estructurales de corte neoliberal, ha consistido en la demonización del sector público. Mientras van reduciendo considerablemente el gasto público para pauperizar el sector, los neoliberales defienden la privatización a gran escala como la única alternativa. El objetivo es replegar, lo más posible, el estado hasta convertirlo en un mero celador de los intereses privados (muchas veces transnacionales), para que el mercado pueda operar sin cortapisas, incluso en el campo de la salud y la educación.

En Cuba, desde 1959 hasta la fecha, varias generaciones de cubanas y cubanos no conocen otra realidad que el derecho a recibir educación y servicios de salud gratuitos de manera universal (para todos sin condición), gratuita (sin costos) e inalienable (bien público que no puede ser objeto de comercio).

La costumbre ha hecho que lo que hoy constituye un privilegio en muchas partes del mundo subdesarrollado, en Cuba se considere algo natural. Sin embargo, la educación gratuita no es un derecho natural. Estos derechos, que se han disfrutado en los últimos 60 años, no están garantizados para siempre y la realidad es que fuera de la isla hay 774 millones de adultos analfabetos en pleno siglo XXI, según datos de la Unesco. Incluso, dentro de países desarrollados, 160 millones de adultos cuentan como analfabetos funcionales. Las cifras de nuestra región son aún más duras.

Antes de 1959, más de la mitad de la población cubana no sabía ni leer ni escribir. Se trata de un derecho conquistado y ganado en medio de una lucha de clases violenta. Se ha mantenido por la voluntad política de que así sea. 

Nadie que no haya pasado por la experiencia de tener un problema de salud grave o un familiar cercano enfermo de muerte y no poder atenderlo si no se tiene el dinero, puede calibrar el dolor desgarrador que eso provoca. Sentir que el cuerpo es tratado como una mercancía. Tener acceso a un servicio de salud dependiendo del seguro que pueda pagarse o del tipo de empleo que se tenga, en un mundo donde cada vez es más difícil tener un empleo formal, son todas experiencias devastadoras. 

Esa es la realidad de muchas personas. Según informa la Organización Mundial de la Salud, cerca de la mitad de la población mundial carece de acceso integral a los servicios de salud básicos, mientras 100 millones de personas han caído en la pobreza extrema por tener que pagar, de su bolsillo, atención médica.

En Cuba, el entusiasmo con el emprendimiento privado no va a representar que la salud o la educación se conviertan en un renglón más de lucro. En ningún plano los cubanos se verán divididos entre los que pueden pagar y los que no, una escuela o un médico. Ese sería el retroceso más vergonzoso en nuestra historia. Nuestro pueblo no perderá el derecho a la mejor educación y salud que el país pueda brindar. La Constitución lo respalda. Es responsabilidad de nuestro estado y ese compromiso es innegociable, porque los derechos del pueblo no se privatizan.

#AnaHurtado, enamorada del pueblo cubano

#Solidaridad #Cuba #Amistad #Fidelidad #RevoluciónCubana #Socialismo

Y ha dado pruebas la joven periodista y cineasta española del amor que la une a la gente y las causas de esta isla. 

Hace unos días, conversamos con ella durante la peña La Pupila Afilada, donde compartió la celebración por la victoria contra el bloqueo en la ONU, disfrutó el son criollo y el calor de La Habana, una ciudad que ya la abraza y la bendice como a una hija.

—¿Cómo llegaste a esa relación tan estrecha que tienes con Cuba?

—La relación tan estrecha y, sobre todo, tan de corazón, de tanto cariño y tanto amor es mediante Fidel. Cuando yo estaba en mis años universitarios empecé a escuchar las intervenciones del Comandante en la ONU, sus discursos frente al pueblo, y yo me enamoré completamente de su ideario socialista. Fue él quien me trajo y me acercó a Cuba y a la Revolución Cubana.

—Y luego de venir y conocer desde dentro nuestra realidad, ¿qué encontraste que te mantiene enlazada con Cuba y con nuestras luchas?

—Yo he descubierto, sobre todo, la fuerza del pueblo cubano y la creencia que la mayor parte del pueblo cubano tiene en el proyecto socialista, a pesar de las dificultades y de las necesidades que puede tener este pueblo, víctima de un bloqueo genocida desde hace más de sesenta años. Es un pueblo fuerte, digno, un pueblo que no se vende por dinero. Como dijo Fidel en el año 94 en el Malecón, este no es un pueblo blandengue y, como dijo muchos años antes, si alguien quiere apoderarse de él no se van a enfrentar con señoritos, se van a enfrentar con hombres y mujeres. A mí esa fuerza me cautivó, me enamoró, y creo que es algo que le falta a gran parte del mundo, le falta a la gente de mi país, le falta a la gente de muchos países que he conocido, y eso es lo que a mí me mantiene unida a Cuba, esa fuerza y esa dignidad que creo que no todos los países, por no decir casi ningún país, la tienen.

—Por el hecho de mantener esa amistad y esa fidelidad con Cuba eres blanco también de la guerra mediática contra la isla…  
 
—A mí por defender a Cuba en territorio hostil como es ahora España me han amenazado virtualmente, también me han agredido físicamente, pero yo creo que eso no es nada en comparación con lo que sufre el pueblo cubano cada día por el bloqueo y guerra genocida estadounidense, lo que sufren los niños cubanos que no pueden recibir medicinas, lo que sufren los enfermos de cáncer que no pueden recibir tratamientos necesarios. Yo sí, sufro ataques, amenazas y demás, pero sinceramente, son nada en comparación con lo que este pueblo tiene que sufrir por una política criminal y obsoleta, por lo tanto, yo hago de tripas corazón, pienso en la fortaleza que tienen los cubanos y eso me da más fuerzas para seguir denunciando y gritando la injusticia que vive este pueblo, y creo que más tarde o más temprano la verdad y la justicia tienen que vencer.

Así reprimen en #Cuba; así reprimen en la #Florida. Compare usted (Video)

#Contrarrevolución #ContraCuba #FakeNews #Represión

#GuerreroCubano con su verdad al desnudo.- Inaudito que personas que viven en Cuba pidan asfixia total y la muerte para los suyos a cambio de migajas. Una de las últimas campañas desatadas contra Cuba desde el sur de la Florida pone al descubierto lo que tratan de esconder tras las falsas acusaciones de represión.

#FIDEL SOLDADO DE LAS IDEAS

#Cuba #Socialismo #RevoluciónCubana #AbajoelBloqueo #Economía

«La economía forma parte esencial de la Revolución, y la economía ha sido uno de los frentes donde el enemigo ha tratado de golpearnos y de aplastarnos; la economía fue el frente donde trató el imperialismo con su bloqueo de hundirnos, de hundir la Revolución; la economía es un importantísimo frente de la Revolución y uno de los frentes que más ha recibido los ataques del enemigo».

Fidel Castro Ruz