Entre #Biden y #Trump, votantes en #EEUU miran hacia otro lado

Washington, 29 jul (Prensa Latina) Descontentos con los abanderados de sus propios partidos, los votantes demócratas y republicanos centran su atención hoy en gobernadores que despuntan como posibles candidatos presidenciales a las elecciones de Estados Unidos en 2024.

Por parte de los demócratas, el gobernador de California, Gavin Newsom, y el de Illinois, J.B. Pritzker, hicieron recientemente apariciones fuera de sus estados que atrajeron la atención nacional.

Incluso Newsom publicó anuncios que atacan a homólogos que son adversarios políticos.

Mientras tanto, en el lado republicano, el gobernador de Virginia, Glenn Youngkin, también alimentó comentarios en la Casa Blanca en las últimas semanas, poniéndolo junto al de Florida, Ron DeSantis, como un posible sucesor del expresidente Donald Trump.

El nuevo enfoque acerca de esas figuras llega cuando las encuestas muestran que los electores están frustrados con la dirección de ambos partidos.

Un número significativo de los azules (demócratas) y rojos (republicanos) quiere que alguien diferente al presidente Biden o Trump sea su candidato en la próxima contienda electoral.

Los estadounidenses están bastante insatisfechos en este momento, dijo Adrian Hemond, un consultor demócrata, citado por el diario The Hill.

«Están insatisfechos con el Congreso. Están insatisfechos con el presidente. Están insatisfechos con la economía», subrayó.

Aunque los sondeos muestran que los ciudadanos están disgustados con el desempeño de Biden, Trump tampoco parece ser una opción especialmente atractiva.

Una encuesta de Harvard CAPS-Harris Poll publicada a principios de este mes encontró que el 71 por ciento de los entrevistados dijo estar en contra de una candidatura de reelección de Biden, mientras que el 61 por ciento refirió su rechazo a la idea de que vuelva Trump.

Por el contrario no pocos parecen estar satisfechos con sus gobernadores.

De acuerdo con un estudio de opinión de Morning Consult realizado entre abril y finales de junio de este año, Youngkin, Newsom y DeSantis cuentan con un 53 por ciento de aprobación entre los votantes registrados en sus respectivos estados.

Por su parte, Pritzker tiene un 51 por ciento de respaldo y el gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, quien coquetea con entrar en la carrera por la Casa Blanca, tiene un índice de apoyo del 70 por ciento.

Los bajos números de las encuestas para Biden y Trump, entre otros factores, abrieron la puerta a los gobernadores para pasar al escrutinio público.

Hace más de 20 años, Estados Unidos vio al republicano George W. Bush, gobernador de Texas entre 1995-2000, convertido en presidente (2001-2009). La historia podría repetirse.

#EE.UU: Señales de alarma

Los bajos números de aprobación del presidente estadounidense, Joe Biden, combinados con una sensación generalizada de que el país va en la dirección equivocada, son señales de alarma para los demócratas que buscan mantener el control del Congreso.
 
Con la mirada puesta en las elecciones de medio término, algunos vaticinan un escenario apocalíptico para la fuerza azul, a medida que la inflación y los precios de la gasolina siguen al alza y la insatisfacción con la gestión del mandatario está por las nubes.

Esta semana, una encuesta de Siena College/New York Times mostró aBiden con un índice de aceptación del 33 por ciento, mientras que otros sondeos lo ubican con alrededor del 39 por ciento, un número históricamente bajo.

La mayoría de los jóvenes, grupo poblacional que impulsó su triunfoen las presidenciales de 2020, desaprueba en estos momentos el trabajo del jefe de la Casa Blanca.

En ese contexto surge la interrogante sobre cuánto importa realmente el índice de aprobación del presidente para predecir los resultados del Congreso en las intermedias.

Existe una relación directa entre ambas variables: cuando el gobernante es impopular, su partido pierde escaños, lo cual es probable que ocurra este año, aunque los tiempos de alta polarización política, como ahora, tienden a producir cambios menos dramáticos en las carreras por el Legislativo porque hay una cantidad más baja de votantes indecisos, según el sitio FiveThirtyEight.

Los problemas que llevaron a los demócratas a ganar en 2020 la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca siguen siendo urgentes y están aún sin resolver, mientras la Corte Suprema de Justicia interfiere en protecciones federales respecto a temas de gran importancia.

Las recientes decisiones del máximo tribunal que eliminan el derecho a la interrupción del embarazo, limitan la capacidad de los estados para controlar el porte de armas de fuego y recortan los poderes regulatorios sobre las emisiones que contribuyen al calentamiento climático comienzan a calar en la conciencia de los electores.

Si bien en algunos territorios en los cuales demócratas y republicanos tienen visiones contrapuestas sobre el aborto, por ejemplo, los votantes pueden elegir para los cargos locales en disputa a quienes abogan por garantizar los derechos reproductivos de las mujeres, esto no es una garantía para los primeros, indicó un análisis del portal Vox.

El venidero 8 de noviembre estarán en disputa los 435 puestos de la Cámara de Representantes y 34 de los 100 escaños del Senado. Además de determinar el control del Legislativo, los resultados en esos comicios darán una idea de cómo se proyectará el electorado en las presidenciales de 2024.

El #Bloqueo no cree ni en los productores de #EstadosUnidos

#AbajoelBloqueo #Cuba

La administración de #JoeBiden mantiene las trabas al comercio e incumple sus promesas de campaña

bloqueo
Foto: Adán

El recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, engendro de una política exterior secuestrada por el odio, y un Presidente que sigue sin cumplir sus promesas de campaña, obstaculizaron ayer una propuesta en el Congreso de Estados Unidos que buscaba levantar la prohibición de otorgar financiamiento a las exportaciones agrícolas a la Isla y expandir el comercio en ese sector.

Presentado por Rashida Tlaib (demócrata por Michigan), el texto no prosperó, al recibir 260 votos en contra frente a 163. La legisladora agradeció a Gregory Meeks (demócrata por Nueva York), presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja, y Jim McGovern (Massachusetts), presidente de la Comisión de Reglas, por apoyar la enmienda.

Ni siquiera porque la aprobación hubiera ayudado a los productores agrícolas estadounidenses, «incluyendo a muchos aquí en Michigan», como dijo Tlaib, o que representaría la creación de miles de empleos en ese país, la intención pasó la macabra política hacia Cuba.

¿Por qué? Pues los representantes anticubanos y del ala más conservadora frenan proyectos en el Congreso que signifiquen un acercamiento entre los dos países, o medidas que eviten más sufrimiento al pueblo de la Isla, sometido al cruel cerco unilateral, opinan analistas.

Tal es así que, sin esconder su odio, el congresista Mario Díaz-Balart (republicano por la Florida) expresó que «aunque las dictaduras marxistas tienen sus apologistas dentro de la mayoría demócrata, pudimos derrotar la concesión de créditos a los opresores del pueblo cubano», citó Prensa Latina.

Sin embargo, en la tercera Conferencia Empresarial Agrícola Estados Unidos-Cuba, en abril último, en La Habana, agricultores estadounidenses manifestaron su disposición para mejorar el comercio bilateral. Entonces, Paul Johnson, presidente de la Coalición Agrícola Estados Unidos por Cuba, dijo que la agricultura sigue siendo el más importante sector para los vínculos bilaterales. «El bloqueo limita el comercio de manera significativa porque no podemos exportar más artículos a Cuba, pero debemos ser capaces de trabajar con los productores cubanos para aumentar la producción local, invertir nuestro capital y conocimiento en la cooperación», aseveró.

Contraria a esa voluntad, la administración de Joe Biden mantiene las trabas al comercio e incumple sus promesas de campaña.

ESPOSA DE #ASSANGE AGRADECE A #LÓPEZOBRADOR POR INTERCEDER ANTE #BIDEN

Stella Assange, esposa del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, agradeció al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por interceder por su marido ante el mandatario estadounidense, Joe Biden. «Estoy profundamente agradecida al presidente López Obrador por abogar por Julian», escribió Stella en su cuenta en Twitter. Anteriormente, López Obrador reveló que le dejó una carta al Presidente de EE. UU., en la cual le explicó que Assange no cometió delito grave, por lo que detenerlo significaba una afrenta permanente a la libertad de expresión y de las personas. 

#Biden, errático: Dentro y fuera

#EEUU #Trump #Economía #Covid19 #Armasdefuego

Realmente, el norteamericano promedio, tan divorciado de la realidad del resto del mundo, funciona mentalmente tal como vive, si con facilidades o dificultades, y en este momento se encuentra exasperado por la alta inflación, con los costos excesivos de los combustibles y alimentos, la preocupación de perder el empleo, el nuevo rebrote de la COVID-19, el estar en un peligro latente a causa de los numerosos tiroteos, excesivos gastos en la educación y la salud, y depender, muchos de ellos, de bonos para obtener algunos alimentos; todo ello sin contar la latente discriminación que se refleja en el quehacer diario.

En este contexto, analistas indican que el descenso en recientes encuestas de la acogida presidencial se fundamenta en una serie de acontecimientos que han tenido lugar en las últimas semanas en el país, como el incremento de los precios de la gasolina, la ausencia de fórmulas para bebés en los mercados, los indicios de una probable recesión y el tiroteo masivo ocurrido este 4 de julio, que afectó los debates en torno al control de las armas.  

Así, a pesar de los esfuerzos para eliminar las deudas de los estudiantes universitarios y la fuerte campaña para que la población se vacune, el presidente norteamericano, Joe Biden, ve disminuida notablemente la aceptación de su mandato presidencial, que también ha sido golpeado por una Corte Suprema de Justicia que alienta el porte de armas, impide el aborto, y hasta estimula el incremento de un cambio climático que puede poner fin a la vida humana, todo aprovechado por sus opositores republicanos.

Ello ha contribuido notablemente a que solo el 29% de la población acepte su mandato, un 10% menos de lo que tenía el anterior presidente, Donald Trump, en igual período, mientras la desesperanza inunda a los votantes demócratas, principalmente a los jóvenes, quienes no quieren que Biden persista en su intención de reelegirse en el 2024.

Todo ello, por supuesto, beneficia a sus rivales republicanos, con diversos posibles aspirantes a la presidencia, incluido Trump, a pesar de estar siendo cuestionado por su presunta responsabilidad en el asalto de miles de sus simpatizantes al Capitolio el 6 de enero del 2021, con un saldo de cinco muertos, numerosos heridos y detenidos y destrozos en el inmueble, con el fin de impedir la juramentación de Biden como presidente.

Los estados de Hawai y Vermont son los únicos donde los partidarios de Biden superan en las encuestas a los oponentes, en sentido general; los mayores aliados del mandatario son los afroamericanos, con el 64% y el 56%, respectivamente, aunque las cifras de apoyo han descendido en relación con otros sondeos.

Solo el 13% de los votantes estadounidenses cree que el país va por buen camino. Para Biden, esta sombría perspectiva nacional ha llevado el índice de aprobación de su trabajo a un punto peligrosamente bajo. Como era de esperar, la oposición republicana es abrumadora, pero más de dos tercios de los independientes ahora también desaprueban el desempeño del presidente, y casi la mitad lo desaprueba rotundamente.

Solo el 70% de los demócratas aprueba el trabajo que está haciendo el presidente y, según The New York Times, «un número relativamente bajo para un presidente, especialmente para las elecciones intermedias de este año, cuando necesita reunir a los demócratas en las urnas para mantener el control del Congreso».

The New York Times también afirmó que hay una «gran desconexión» entre los continuos elogios del presidente por la economía —a pesar de los mencionados altos precios de la gasolina y la inflación récord— y los votantes.

#OmaraPortuondo: «Lo que más daño nos hace es el #Bloqueo»

#Cultura #AbajoelBloqueo #CubaPorLapaz #Cuba #EEUU

La diva del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, dijo este martes a Efe que todo lo que se hizo en el mandato de Barack Obama por Cuba «lo han quitado» y Joe Biden no ha hecho casi nada por la isla desde que gobierna.

La también conocida como «la novia del feeling» es contundente a la hora de responder a la pregunta de cómo percibe la relación del país vecino con la isla y si ello ha afectado a la vida diaria de sus compatriotas.

Portuondo (La Habana, 1930) opina que «a Estados Unidos no le importa Cuba para nada, así que no ha cambiado nada y todo lo que hizo Obama lo han quitado. Biden no ha hecho casi nada en Cuba».

La crisis se debe «al bloqueo que Estados Unidos nos sigue imponiendo injustamente», si bien reconoce que «deben cambiar algunas de las ideas en Cuba que ya no funcionan, pero lo que más daño nos hace es el bloqueo».

Despedida en Europa

A sus 91 años, sigue de gira, y esta noche inicia en el festival La Mar de Músicas, en la ciudad española de Cartagena (este), una despedida por toda Europa. Según ha anunciado, cuando termine el tour europeo solo actuará en Cuba o en países cercanos.

De su paso por Buena Vista Social Club (BVSC) tiene muchos recuerdos, pero sin duda el haber podido estar al lado de Francisco Repilado (Compay Segundo) es uno de los que más le agradan, porque «era una persona simpática y muy normal, como se suele decir, tenía chispa».

La casualidad quiso que Omara Portuondo y su banda grabasen en 1996, en una de las salas de los míticos EGREM de La Habana, al mismo tiempo que lo hacía BVSC y, mientras cantaba Veinte años, Ry Cooder decidió grabarle la toma que pasó a formar parte del disco.

Omara suele recordar en sus entrevistas las penurias que sufrió en su niñez, que cree que le ayudaron a ser quien es, una cantante admirada: «claro que sí, hay muchos artistas en el mundo que les ha pasado lo mismo, así que pienso que es una prueba que te pone la vida, que te da enseñanza».

Sus recuerdos

Llegó a estar en el mítico club Tropicana, del que suele contar muchas anécdotas. Omara había visto ensayar a su hermana Haydée allí tan a menudo, que se sabía todos los pasos, así que en 1945 le pidieron que ocupara un lugar de bailarina que había quedado libre.

«Se respiraba un ambiente de trabajo y de compañerismo. Por allí pasaron los artistas más importantes del mundo. Tuvimos el privilegio de trabajar con Nat King Cole, Tony Bennett y Benny Moré, y otros artistas cubanos como Bola de Nieve o Rita Montaner», recuerda.

Cuenta que el secreto de su longevidad, además de las galletas con agua y azúcar moreno que tomó en los años 30, ha sido la natación que practicó muy a menudo.

Debutó en solitario con el álbum Magia negra, de 1959, en el que cruza música cubana y jazz. En 2009 ganó el Grammy Latino en la categoría Mejor Álbum Tropical Contemporáneo, y en medio de la pandemia se produjo el lanzamiento de su álbum Mariposas.

Entre las recientes colaboraciones en las que participó destacan, en 2017, Échame a mí la culpa, con Julio Iglesias; en 2020, Lágrimas negras, con Raphael; en 2021, Horizontes de niebla, con Rozalén, y en 2022, Te venero, con C. Tangana en el álbum El madrileño.

#Biden anuncia que sostendrá una conversación telefónica con #XiJinping

El presidente de #EE.UU., Joe Biden, anunció este martes que planea tener una conversación telefónica con su homólogo chino, Xi Jinping. El mandatario precisó que Washington y Pekín todavía no han fijado la fecha para esa llamada.

La última vez que ambos líderes hablaron fue el pasado 18 de marzo. En ese entonces, Biden advirtió a Xi sobre las posibles consecuencias para Pekín si decidía prestar a Rusia «apoyo material» en el contexto del actual conflicto en Ucrania. Por su parte, el presidente chino sostuvo que la comunidad internacional debe abogar por la paz y apoyar el diálogo entre Kiev y Moscú.

«#Biden no tiene una #política propia hacia #Cuba»: entrevista de Bruno Rodríguez Parrilla a #LosAngelesTimes +(video)

Cubaminrex.- Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, señaló hoy en Twitter que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no tiene una política propia hacia la mayor de las Antillas.

El Canciller indicó en su mensaje que el mandatario estadounidense aplica la política de máxima presión del anterior gobernante, Donald Trump.

Dichos métodos, agregó Rodríguez Parrilla, no solo provocan daño y sufrimiento al pueblo cubano, impiden el desarrollo económico y alientan la emigración irregular, sino que dañan el interés nacional de Estados Unidos.

“Pdte Biden no tiene una política hacia #Cuba, no una propia. Aplica política de máxima presión de Trump, q no solo provoca daño y sufrimiento al pueblo cubano, impide desarrollo nuestra economía y alienta emigración irregular hacia EEUU, sino q daña el interés nacional de EEUU”, escribió Rodríguez Parrilla.

Recientemente, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció medidas en relación con Cuba, como el restablecimiento de vuelos comerciales a otras ciudades, además de La Habana, la reactivación del programa de reunificación familiar, suspendido durante años, y eliminación del límite de mil dólares trimestrales en las remesas.

A propósito, Rodríguez Parrilla subrayó que estas disposiciones no revierten la política de Trump, y se mantienen en vigor las principales acciones definidas a asfixiar la economía cubana.

Estas medidas, añadió, tampoco se proponen flexibilizar el bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a La Habana hace más de seis décadas.

#JoeBiden se cae de la bicicleta durante un paseo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se cayó este sábado al suelo durante un paseo en bicicleta cerca de la playa en el estado de Delaware, donde está pasando el fin de semana con su esposa, Jill Biden.

El mandatario, de 79 años, perdió el equilibrio cuando frenó para saludar a varios vecinos, pero miembros del Servicio Secreto lo ayudaron rápidamente a ponerse en pie.

«Estoy bien», respondió a la prensa el líder demócrata, quien explicó que se cayó porque se le quedaron enganchados los zapatos en los pedales.

El percance ocurrió durante un paseo matutino en bicicleta que realizó junto a su esposa, vestido con ropa deportiva, casco y guantes, en Rehoboth Beach (Delaware), donde pasa el fin de semana.

En marzo del año pasado, Biden tropezó tres veces al subir la escaleras del avión presidencial, el Air Force One, pero la Casa Blanca restó importancia al asunto.