COSA DE LOCOS, los terroristas de Miami junto al gobierno de turno, bien alimentaditos y forrados en dinero tratan y sueñan con enfrentar cubanos a cubanos como si estuviéramos en el Coliseo Romano para que ellos se diviertan y disfruten de nuestras necesidades creadas por ellos, pa su madre…., Mejor burlense de su ingnorancia extrema, está revolución no la tumba nadie.

#ConCubaNoTeMetas

#Cuba es libre, independiente y soberana

Radio Miami

Por: Lázaro Fariñasoctubre 23, 2021

En realidad no veo nada raro ni extraño en el que las autoridades cubanas hayan denegado el permiso para una manifestación que algunas personas solicitaron. Cualquier gobierno del mundo puede y de hecho lo hace. Cuba está bajo un estado de guerra declarada por parte del gobierno norteamericano y en un estado de guerra, es muy entendible y aconsejable el que se restrinjan algunos derechos.

En este caso en particular, nadie es tonto, por lo tanto, todos sabemos quiénes están detrás de esas peticiones. El mismo gobierno que le tiene el pie puesto en el cuello al pueblo cubano es el que paga, auspicia y dirige esos pedidos.No estoy de acuerdo en que se prohíban las manifestaciones pacíficas, pero en Cuba, para que estas puedan existir, lo primero que tiene que pasar es que el gobierno de los Estados Unidos deje de inmiscuirse en sus asuntos internos, levantar todas las sanciones que le tiene impuestas a aquel país y acabar de aceptar que Cuba es libre, independiente y soberana, sin eso, es imposible que exista una manifestación en que no esté metida la mano del gobierno agresor.

Lo siento por el que le duela, por aquellos que rasgan las vestiduras hablando de derechos democráticos pero esa es la verdad, todo lo otros es paisaje.

Convocatoria a marcha en #Cuba busca justificar agresiones de #EEUU

La convocatoria a una marcha anticonstitucional en noviembre y otras acciones diseñadas desde Estados Unidos solo buscan crear el caos para justificar e incrementar las agresiones de Washington contra Cuba, afirmó hoy una activista.

Al intervenir en el encuentro virtual internacional ‘La razón es nuestro escudo’, Gloria La Riva señaló que las iniciativas subversivas en los últimos meses contra el Gobierno antillano forman parte de un complot diseñado desde hace años por agencias y organizaciones norteamericanas para el fin de la Revolución.

La coordinadora del comité de solidaridad Cuba-Venezuela enfatizó en que esas acciones no aspiran a democracia o libertad, pues eso ya existe en la isla, sino crear la confrontación entre el pueblo y la policía.

Todo ello, para poder fabricar la imagen que justifique una intervención de Estados Unidos en el territorio caribeño y el reforzamiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto desde hace casi seis décadas por esa potencia, dijo.

La Riva recordó que los líderes de los disturbios de julio pasado fueron financiados, desarrollados, entrenados y apoyados por Washington, y aprovecharon para actuar en un complejo escenario marcado por el peor rebrote de la pandemia de Covid-19 y dificultades económicas.

Ahora estas organizaciones convocan a realizar una marcha, inicialmente prevista para el 20 de noviembre, ahora el día 15 de ese mes, pero ‘no tienen como objetivo mejorar la situación del pueblo cubano, carecen de un programa, un plan; su único objetivo es crear el caos’, enfatizó la activista.

En ese contexto, la luchadora remarcó que el papel del movimiento de solidaridad es pedirle a la Casa Blanca que saque sus manos de Cuba, ponga fin al bloqueo, y deje de aprovecharse de la pandemia.

El evento virtual, organizado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, analizó los antecedentes y motivos de la supuesta manifestación pacífica, calificada por autoridades aquí como ilegal y una provocación.

Juristas y expertos de la isla consideraron anticonstitucional esta acción porque viola los artículos cuatro y 45 de la actual Constitución, refrendada en 2019 por más del 86 por ciento de los ciudadanos.

Recientemente, gobiernos en varios municipios denegaron la realización de la marcha, decisión respaldada por varios sectores de la sociedad civil cubana que reafirmaron su apoyo al proceso revolucionario.

Amor a #Cuba y rechazo a bloqueo sentimientos de la izquierda mundial

México, 24 oct (Prensa Latina) El profundo sentimiento de amor a Cuba de la izquierda mundial, y el contundente rechazo a la política agresiva de Estados Unidos, en particular a su bloqueo económico, quedaron patentes en México.

Más de 130 líderes de los partidos y movimientos de izquierda de 45 países reunidos en un Seminario Internacional que desde hace 25 años auspicia el Partido del Trabajo (PT) de México, dedicaron un espacio muy importante al tema de Cuba, el cual emergió en las tres jornadas dirigidas por el coordinador nacional de esa organización, profesor Alberto Anaya.

Este seminario es en la práctica, según expertos, el foro internacional de reflexión política y encuentro del pensamiento revolucionario y progresista más grande del mundo, y sus resultados no quedan encerrados en una relatoría para que queden olvidados en los libreros.

Por el contrario, toman forma para el ejercicio práctico en la adopción de resoluciones ejecutivas producto de los debates y análisis, las cuales derivan en acciones a ejecutar como si se tratara de un congreso y no de un seminario, de allí que haya perdurado en el tiempo y ya cumplió un cuarto de siglo.

Figuras como los expresidentes Evo Morales, de Bolivia, y Manuel Zelaya, de Honduras, o Rodrigo Londoño, del partido Comunes, de Colombia, entre muchísimos líderes más de esa categoría, estuvieron presentes físicamente en el seminario, mientras que otros, como el paraguayo Fernando Lugo, lo hicieron de manera virtual.

Aunque se adoptaron 15 resolutivos con acciones a favor de Palestina, Colombia, Sahara Occidental, Perú, Puerto Rico, Siria, El Salvador, Chile, Venezuela, Guatemala, Líbano, País Vasco, o de temas como la migración o la guerra económica neoliberal, la de Cuba fue la más aclamada y debatida.

El caso cubano figuró de manera particular en el primer punto general del temario Coyuntura de América Latina y el Caribe. Agresión e injerencia imperialista y resistencias sociales y políticas.

Ángel Arzuaga, vicejefe de del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, introdujo el tema con una amplia información de la actualidad de su país, con un recuento detallado del avance de la Revolución en los campos político, social y económico en las difíciles condiciones de bloqueo y pandemia de Covid-19.

En las exposiciones surgió la propuesta del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de otorgarle al pueblo cubano el Premio a la Dignidad y proclamarla Patrimonio de la Humanidad por su heroica resistencia durante 62 años al injerencismo y el bloqueo de Estados Unidos, y que se considerara por esa valiente actitud la Numancia de nuestra época.

Manuel Zelaya, quien declaró clausurado el evento, dijo que para corregir las vergüenzas del actual modelo económico mundial lo primero que se debe hacer es levantar el bloqueo a Cuba, un reto que la humanidad, y en especial el continente americano, tiene que enfrentar con la mayor decisión.

Si no hay un rompimiento del bloqueo, es imposible hablar de un cambio real en el mundo, y no hacerlo es una ignominia, como también lo es que se mantenga la injerencia en Cuba, Venezuela y otros países, y llamó a construir una democracia emancipadora.

El exguerrillero y líder del partido Comunes, Rodrigo Londoño, exaltó la vocación pacifista de Cuba, muy contraria a la aberración de colocarla entre los países promotores del terrorismo cuando es su principal víctima.

Al respecto puso como ejemplo que el acuerdo de paz de Colombia groseramente violado por el presidente Iván Duque se concretó en La Habana bajo el pensamiento político de Hugo Chávez y Fidel Castro.

El apoyo masivo a Cuba fue acompañado por compromisos de continuar acciones de solidaridad, participar en la jornada mundial contra el bloqueo del 15 al 17 de noviembre, y la difusión del libro Defensa y refundación del socialismo cubano, del autor Roberto Regalado.