#DíazCanel en Twitter: #Cuba acelera proceso de vacunación contra la #COVID-19

La industria biofarmacéutica cubana tiene capacidad tecnológica disponible para producir millones de dosis mensuales de vacunas, con potencial para 100 000 bulbos multi y monodosis diarios. Foto: BioCubaFarma.

Miguel Díaz- Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, dijo este domingo en Twitter que Cuba acelera su proceso de vacunación en medio del incremento de casos de la COVID-19.

En medio de este pico pandémico, Cuba acelera su proceso de vacunación. Hoy amanecimos con 2 390 225 personas que han completado el esquema de tres dosis con Abdala o Soberana, dijo el mandatario.

En total, se han suministrado más de 8,8 millones de dosis. Además, expresó que el 29 de julio inicia el completamiento de la vacunación a toda la población de Matanzas mayor de 19 años.

Precisó que “Ya Cárdenas, Colón y la ciudad capital concluyeron con 3 dosis de Abdala. Comenzará inmunización de las embarazadas en su 2 y 3 trimestre, además de las mujeres que lactan”.

Amanecimos con las cifras más altas de positivos y muertes desde que la COVID-19 llegó a Cuba: 8 853 nuevos casos y 80 fallecidos, escribió Díaz Canel, quien llamó a la responsabilidad para enfrentar esta emergencia sanitaria.

Aseguró que “aun cuando es un fenómeno mundial, hemos demostrado que lo podemos hacer mejor”.

(Con información de ACN)

Agradece Presidente cubano apoyo permanente del #MNOAL

Foto: ACN

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, agradeció en Twitter el apoyo del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), a propósito de su reciente declaración en condena a la campaña desestabilizadora contra el orden constitucional en la Isla.

El también Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba calificó el texto de valiente y digno, que exige además el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de Estados Unidos a la nación antillana.

A través del comunicado, señaló el mandatario, el Buró de Coordinación del MNOAL, reunido en la ciudad de New York, rechazó los intentos de desestabilizar e interferir en asuntos internos de Cuba.“Agradecemos a los hermanos del #MNOAL por su permanente apoyo a #Cuba. En un texto valiente y digno, a través de su Buró de Coordinación reunido en New York, rechazaron los intentos de desestabilizar e interferir en asuntos internos de la Isla, y exigieron el fin del #Bloqueo”, escribió el jefe de Estado cubano.

Secretario del #ALBA denunció acciones de #EEUU contra el bloque

Caracas, 23 jul (Prensa Latina) El secretario de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América–Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, denunció que Estados Unidos intensifica hoy sus acciones para destruir ese bloque regional.
En una entrevista televisiva el funcionario expresó que esa organización, ‘es un ejemplo de que existe la posibilidad de construir un mundo más justo y humano, que no esté basado en las reglas del capitalismo y para Estados Unidos es imprescindible acabar con el ejemplo’.

Recalcó que las campañas y ataques contra países como Cuba, Nicaragua y Venezuela, lo que busca es destruir esos modelos alternativos exitosos.

‘El ALBA-TCP es una expresión, es la alianza bolivariana y se convierte en un blanco de esos intereses’, precisó además que el imperio norteamericano utiliza el multilateralismo como un concepto a su conveniencia.

Recordó que las llamadas sanciones, no son más que medidas coercitivas unilaterales que pretenden causar un daño colectivo a través del hambre, de deteriorar la economía para que se produzcan cambios políticos.

En recientes declaraciones a Prensa Latina, Llorenti, repudió e nombre de la alianza los intentos de desestabilización contra Cuba y exigió el levantamiento de las medidas coercitivas y unilaterales.

Subrayó que no es casual que en medio del azote de la pandemia de la Covid-19 se recrudezca el ilegal y criminal bloqueo económico, comercial y financiero de Washington contra la isla, cuando además se intenta desconocer que esta es la verdadera causa de la difícil situación que vive esa nación.

Recordó que en reciente encuentro con los presidentes de medios de comunicación de los países miembros de la alianza regional, se acordó crear un frente unido para combatir la manipulación mediática y dar a conocer al mundo lo que realmente está sucediendo en Cuba y en los países del ente, víctima de las campañas de la Casa Blanca.

‘Ante la mentira reaccionaria y contrarrevolucionaria debe primar la verdad y desmontar las matrices comunicacionales que se están armando en torno a la realidad cubana’, recalcó.

Presidente de Cuba visita laboratorios #Aica y Planta, plantas productoras de medicamentos contra la #COVID-19

El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, visitó en la tarde de este lunes, en La Habana, espacios vitales para el enfrentamiento a la COVID-19: los Laboratorios Farmacéuticos AICA y plantas pertenecientes al Centro de Neurociencias de Cuba, de donde nacen nasobucos e hisopos nasofaríngeos.

AICA y CNEURO: Donde se produce y lucha por la vida

Alina Perera Robbio – Granma – Foto: Estudios Revolución

“Estamos con el tema Abdala, al duro y sin guante”. Así, con esa expresión cubanísima, el director general de los Laboratorios Farmacéuticos AICA, Antonio Emilio Vallín García, describió el modo en que los trabajadores de ese importantísimo universo dan la batalla por la salud de los cubanos. Se lo dijo, en la tarde de este lunes, al Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

No es primera vez que el Jefe de Estado llega al centro ubicado al oeste de La Habana. En esta su tercera visita, que hizo acompañado de autoridades del Partido y del Gobierno; y fue Emilio Vallín García quien actualizó a los presentes sobre las principales tareas en que anda AICA, una empresa productora de medicamentos, cuya cartera abarca más de 190 de ellos (lo cual representa el 40 por ciento del cuadro básico nacional).

“Cómo hay gente joven aquí…”, fueron las primeras palabras de Díaz-Canel al llegar al recinto principal de AICA, donde conversó sobre los actuales estímulos salariales a los trabajadores, donde hizo distintas preguntas; entre ellas, cómo marchan las capacidades productivas de las vacunas, porque, expresó, “lo que nos hace falta es inmunizar y vacunar a más personas”.

Como defender la vida es la batalla más urgente, no es fortuito que el Presidente cubano haya visitado un lugar que consta con cinco unidades empresariales de Base (UEB) y  16 líneas de producción distribuidas en cinco instalaciones, cuyos resultados impactan directamente en los programas de salud.

Este año parecía complicado y difícil desde el punto de vista operacional, explicó Vallín García al dignatario. Gracias, sin embargo, a una recapitalización que pudo hacerse a toda la base productiva, AICA “está renovada y con un nivel de consistencia”, de cara a los productos que están haciendo falta en el enfrentamiento a la COVID-19, o que está demandando el cuadro básico de medicamentos.

Sobre la vacuna Abdala, que ha sido suministrada a muchos cubanos, Antonio Emilio Vallín García afirmó que se han producido ya más de 46 lotes, a pesar de todas las contingencias, ya sean falta de insumos o de determinados materiales, porque han prevalecido la creatividad de todos los que forman parte de esa cardinal misión.

Hablando de rigor en el proceso productivo de Abdala, el director general de los Laboratorios Farmacéuticos AICA contó que el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed), “nos hizo una inspección al detalle,(…)revisaron lote por lote, expediente por expediente”; y una de las fortalezas a las que hizo referencia la entidad reguladora fue “la consistencia alcanzada en el proceso productivo”.

En la visita hubo oportunidad de conversar sobre el impacto que va teniendo Abdala en los grupos poblacionales a quienes ha sido suministrada. El doctor en Ciencias, Eulogio Pimentel Vázquez, vicepresidente del Grupo Empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba (BioCubaFarma), detalló que en los municipios habaneros donde ya fueron administradas las tres dosis vacunales y pasaron los catorce días después de esa tríada, se percibe una contención, tanto en la incidencia de transmisión de la COVID-19, como en el nivel de letalidad.

“Mientras más se avanza en la inmunización, el efecto de contención es mayor”, apuntó el doctor en Ciencias. Y ante esa buena noticia el Primer Secretario del Comité Central del Partido recordó que a esa tendencia hay que apoyarla con el cumplimiento de las medidas sanitarias que hagan posible seguir acorralando la epidemia.

Soberanía ciento por ciento

Dos líneas de producción –una de mascarillas (las que conocemos como nasobucos), y otra de hisopos nasofaríngeos-también fueron visitadas por el Presidente Díaz-Canel en la tarde de este lunes.

Esas plantas, importantísimas hoy para el país, pertenecen al Centro de Neurociencias de Cuba, y son el vivo ejemplo de cómo la Isla se abre paso, a pesar de todos los cercos y dificultades, en la batalla por defender la vida de sus hijos.  

Rato después de que el Jefe de Estado hubiese estado mirando al pie de las líneas de producción cómo es que nacen los nasobucos y los hisopos -una vez concluida la visita-, Mitchell Valdés Sosa, director del Centro de Neurociencias, dijo a los periodistas, en alusión a las instalaciones:

“Esta es una parte de la respuesta acelerada que el país ha tenido para la epidemia, ante la presencia de la COVID-19. En seis meses se logró urbanizar este territorio, (…) estaba todo lleno de monte; y en seis meses se urbanizó, se arregló y se hicieron todas las edificaciones; y en tiempo récord se lograron instalar dos plantas industriales”.

La primera produce los hisopos que se utilizan para las pruebas de PCR, o las pruebas de antígeno rápido. Mitchell recordó que todo comenzó a hacerse manualmente, pero gracias a una donación y con la participación de más de una entidad internacional se logró el financiamiento para comprar un equipo de fabricación automática.

“Con gran esfuerzo manual habíamos logrado producir 10 mil (hisopos) diarios. Con esta nueva planta estamos produciendo de 30 000 a 40 000 diarios, y podemos llegar, si hiciera falta, a duplicar la capacidad de producción”, afirmó el director del Centro de Neurociencias.

“En este momento, añadió, existe una soberanía completa en (…) estos hisopos que llegaron a costar hasta un dólar cada uno en el mercado internacional. Y hay que decir que la materia prima, ya, también se fabrica aquí: los palillos plásticos y las hebras del material de poliéster nos los suministran otros organismos del país. Eso quiere decir que tenemos soberanía tecnológica, completamente, y que la reducción de costos es extraordinaria”.

La segunda planta que se logró construir es un equipo para la fabricación de mascarillas quirúrgicas, explicó el experto, quien agregó que de manera automática se fabrican entre 16 mil y 18 mil mascarillas diarias. “Podemos llegar en un futuro a duplicarlas, estamos adquiriendo un equipamiento adicional que nos lo va a permitir”.

“Eso le da al país la posibilidad de contar con las mascarillas que requiere en un buen porciento”, enfatizó Mitchell, quien acotó que los primeros destinatarios son los médicos, quienes están en la línea de fuego contra la epidemia; “pero la intención es continuar la producción y llegar a abastecer las tiendas del país, que los ciudadanos las puedan comprar, y también llegar a dárselas a otros trabajadores que tenemos que proteger, por ejemplo los que tienen que ver con el turismo, o los de la Aduana”.

Sobre las dos plantas productivas nacidas en tiempo récord y que este lunes pudo recorrer Díaz-Canel Bermúdez, el director del Centro de Neurociencias recalcó una idea que no debe olvidarse: “Fueron respuestas del país para enfrentar la COVID-19, de una forma sostenible, porque todas estas cosas, en el mercado internacional, cuestan carísimas”.

La #DelegaciónOlímpica cubana está con su Presidente, con la #Revolución

En algo más de una semana nuestros atletas estarán escribiendo nuevas páginas de la ya extensa gloria deportiva antillana.

En la tarde de este miércoles, más de uno movió la cabeza de un lado a otro tratando de reconocer a los deportistas cubanos que partían por el Aeropuerto Internacional José Martí, rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

Algunos de los presentes en el aeropuerto, ajenos al mundo del deporte, examinaron el rostro de nuestros campeones con curiosidad y admiración. 

Es imposible ser indiferentes cuando se está cerca de los más destacados deportistas de estos tiempos, muchos de los cuales han dado ya bastante gloria a la Patria. Entre ellos, sobresalen los campeones olímpicos y mundiales. 

«La idea de no dar su brazo a torcer, de dar el máximo en el escenario competitivo y representar a su pueblo con decoro, prevalece en cada uno de los clasificados a la cita multideportiva», dijo la jugadora de tenis de mesa, Daniela Fonseca Carrazana.

Con 18 años de edad, es la más joven de la embajada atlética. Para ella, admite, es un honor y un privilegio participar en una competencia como esta, y va con muchos deseos de competir, aunque está consciente de que subir al podio es una meta bien dura. 

Observó que los Juegos Olímpicos son la ilusión de todo deportista, donde se concreta el sueño para el que se han venido preparando, durante mucho tiempo, al precio de no pocos sacrificios. Serena e intensa, a la vez, en el escenario de competencia, la joven matancera estaba visiblemente feliz, dio gracias a quienes la reconocieron cuando clasificó a la magna cita, y agradeció a las autoridades cubanas por el apoyo recibido en su formación como deportista.

«Cuba ha estado siempre muy pendiente de nosotros, a pesar de que ahora mismo la situación económica es bien difícil debido a la pandemia y al bloqueo. Esto de los actos vandálicos y las agresiones, nos afecta a todos, y no es la manera de resolver las cosas», reflexionó.

El tirador cubano Leuris Pupo, campeón olímpico en Londres-2012, también condenó los hechos ocurridos en Cuba como consecuencia de los instigadores que, impulsados y pagados por el Gobierno de Estados Unidos, desean agravar la situación que hoy vive el país.

Este «pistolero» de nervios inmutables asiste a sus sextos Juegos Olímpicos, y no oculta su aspiración de subir nuevamente al podio. «Yo me siento bien. Hay un grupo de tiradores de un nivel muy parejo; solo depende de cómo responda la mente ese día, la parte sicológica», explicó el más experimentado atleta de la delegación cubana.

La tres veces medallista olímpica, Idalys Ortiz; el monarca de Río de Janeiro en la lucha grecorromana, Ismael Borrero; el boxeador Andy Cruz, y Mijaín López, coincidieron en que el itinerario está bien definido en Tokio: hacer el máximo.

Sereno, sin la exaltación de quien va a luchar, nada más y nada menos que por su cuarto título olímpico, Mijaín López aseguró que toda la delegación cubana está con su Presidente, con la Revolución y con el socialismo. «Eso nos lo enseñó Fidel», aseveró.

¡#Cuba Resiste!

Cuba

Pocos ignoran mi solidaridad con la Revolución Cubana. Durante 40 años he visitado la isla con frecuencia, por compromisos laborales e invitaciones a eventos. Durante un largo período intermedié la reanudación del diálogo entre los obispos católicos y el gobierno cubano, como se describe en mis libros «Fidel y la religión» (Fontanar / Companhia das Letras) y «Paraíso perdido – Viajes al mundo socialista» (Rocco). Asesoro al gobierno cubano en la implementación del Plan de Educación en Soberanía Alimentaria y Nutrición.

Conozco en detalles la vida cotidiana cubana, incluidas las dificultades que enfrenta la población, el cuestionamiento a la Revolución, las críticas a los intelectuales y artistas del país. Visité cárceles, hablé con opositores a la Revolución, conviví con sacerdotes y laicos cubanos reacios al socialismo.

Cuando me dicen, brasileño, no hay democracia en Cuba, desciendo de la abstracción de las palabras a la realidad. ¿Cuántas fotos o noticias se han visto o se ven sobre cubanos en situación de pobreza, mendigos esparcidos por las aceras, niños abandonados en las calles, familias bajo pasos elevados? ¿Algo parecido a la Cracolandia, las milicias, las largas filas de enfermos que esperan años para ser atendidos en un hospital?, les advierto a mis amigos: si son ricos en Brasil y viven en Cuba, conocerán el infierno. No podrá cambiar de automóvil todos los años, comprar ropa de diseñador, viajar con frecuencia por vacaciones en el extranjero. Y, sobre todo, no podrás explotar el trabajo ajeno, mantener a tus empleados a oscuras, «orgulloso» de María, tu cocinera desde hace 20 años, y a quien le niegas el acceso a tu propia casa, escolaridad y seguro médico. .

Si eres de clase media, prepárate para experimentar el purgatorio. Aunque Cuba ya no es una sociedad nacionalizada, la burocracia persiste, hay que tener paciencia en las colas en los mercados, muchos productos disponibles este mes pueden no encontrarse en el próximo por las inconsistencias de las importaciones.

Sin embargo, si es asalariado, pobre, sin hogar o sin tierra, prepárese para experimentar el paraíso. La Revolución garantizará sus tres derechos humanos fundamentales: alimentación, salud y educación, así como vivienda y trabajo. Es posible que tenga apetito por no comer lo que le gusta, pero nunca tendrá hambre. Tu familia tendrá educación y atención médica, incluidas cirugías complejas, totalmente gratis, como deber del Estado y derecho ciudadano.

No hay nada más prostituido que el lenguaje. La célebre democracia nacida en Grecia tiene sus méritos, pero es bueno recordar que, en ese momento, Atenas tenía 20.000 habitantes que vivían del trabajo de 400.000 esclavos… ¿Qué respondería uno de estos miles de siervos si se le preguntara por las virtudes de la democracia?

No deseo para el futuro de Cuba, el presente de Brasil, Guatemala, Honduras o incluso Puerto Rico, colonia de Estados Unidos, a la que se le niega la independencia. Tampoco quiero que Cuba invada Estados Unidos y ocupe una zona costera de California, como es el caso de Guantánamo, que se ha convertido en un centro de tortura y encarcelamiento ilegal de presuntos terroristas.

Democracia, en mi concepto, significa el «Padre Nuestro» – la autoridad legitimada por la voluntad popular – y el «pan nuestro» – el compartir de los frutos de la naturaleza y el trabajo humano. La rotación electoral no asegura ni asegura la democracia. Brasil, considerada democracia, es ejemplo evidente de miseria, pobreza, exclusión, opresión y sufrimiento.

Sólo quienes conocen la realidad de Cuba antes de 1959 saben por qué Fidel tuvo tanto apoyo popular para llevar a la Revolución a la victoria. El país era conocido con el sobrenombre de «burdel caribeño». La mafia dominaba la banca y el turismo (hay varias películas sobre esto). El principal barrio de La Habana, hoy Vedado, tiene este nombre porque allí no podían circular los negros…
Estados Unidos nunca se resignó a haber perdido a Cuba sujeto a sus ambiciones. Por eso, justo después de la victoria de las guerrillas de la Sierra Maestra, intentaron invadir la isla con tropas mercenarias. Fueron derrotados en abril de 1961. Al año siguiente, el presidente Kennedy decretó el bloqueo de Cuba, que continúa hasta el día de hoy.

Cuba es una isla con pocos recursos. Está obligada a importar más del 60% de los productos básicos del país. Con el endurecimiento del bloqueo impulsado por Trump (243 nuevas medidas y, hasta ahora, no removidas por Biden), y la pandemia, que se centró en una de las principales fuentes de recursos del país, el turismo, la situación interna empeoró. Los cubanos tuvieron que apretarse el cinturón. Luego, los descontentos con la Revolución, que gravitan en la órbita del «sueño americano», promovieron las protestas del domingo 11 de julio – con la ayuda «solidaria» de la CIA, cuya cabeza acaba de recorrer el continente, preocupada por la resultado de las elecciones en Perú y Chile.

Quien mejor puede explicar la situación actual en Cuba es su presidente, Díaz-Canel: «Ha comenzado la persecución financiera, económica, comercial y energética. Ellos (la Casa Blanca) quieren una convulsión social interna en Cuba para convocar “misiones humanitarias” que se traduzcan en invasiones e injerencias militares».
«Hemos sido honestos, hemos sido transparentes, hemos sido claros y, en todo momento, hemos explicado a nuestra gente las complejidades de hoy. Recuerdo que hace más de año y medio, cuando comenzó la segunda mitad de 2019, tuvimos que explicar que estábamos en una situación difícil. Estados Unidos comenzó a intensificar una serie de medidas restrictivas, endurecimiento del bloqueo, persecuciones financieras contra el sector energético, con el objetivo de asfixiar nuestra economía. Esto provocaría el deseado estallido social masivo, para poder llamar a una intervención “humanitaria”, que terminaría en intervenciones militares».
«Esta situación continuó, luego vinieron las 243 medidas (de Trump, para endurecer el bloqueo) que todos conocemos y, finalmente, se decidió incluir a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo. Todas estas restricciones llevaron al país a recortar de inmediato diversas fuentes de ingresos en divisas, como el turismo, los viajes cubanoamericanos a nuestro país y las remesas. Se formó un plan para desacreditar a las brigadas médicas cubanas y las colaboraciones solidarias de Cuba, que recibieron una gran parte de divisas por esta colaboración».
«Toda esta situación ha generado una situación de escasez en el país, principalmente de alimentos, medicinas, materias primas e insumos para que podamos desarrollar nuestros procesos económicos y productivos que, al mismo tiempo, contribuyan a las exportaciones. Se eliminan dos elementos importantes: la capacidad de exportar y la capacidad de invertir recursos».
«También tenemos limitaciones de combustible y repuestos, y todo esto ha provocado un nivel de insatisfacción, sumado a los problemas acumulados que hemos podido resolver y que venían del Período Especial (1990-1995, cuando se derrumbó la Unión Soviética), con graves consecuencias en la economía cubana). Junto a una feroz campaña mediática de descrédito, como parte de la guerra no convencional, que intenta fracturar la unidad entre el partido, el estado y el pueblo; y pretende calificar al gobierno de insuficiente e incapaz de brindar bienestar al pueblo cubano».

«El ejemplo de la Revolución Cubana molestó mucho a Estados Unidos durante 60 años. Aplicaron un bloqueo injusto, criminal y cruel, ahora intensificado en la pandemia. Bloqueos y acciones restrictivas que nunca han realizado contra ningún otro país, ni contra los que consideran sus principales enemigos. Por tanto, ha sido una política perversa contra una pequeña isla que solo aspira a defender su independencia, su soberanía y construir su sociedad con autodeterminación, según principios que más del 86% de la población ha apoyado».
«En medio de estas condiciones surgió una pandemia, una pandemia que afectó no solo a Cuba sino al mundo entero, incluido Estados Unidos. Afectó a los países ricos, y hay que decir que, ante esta pandemia, ni Estados Unidos ni estos países ricos tuvieron toda la capacidad para hacer frente a sus efectos. Los pobres se vieron perjudicados, porque no hay políticas públicas dirigidas al pueblo, y hay indicadores de la lucha contra la pandemia con peores resultados que los de Cuba en muchos casos. Las tasas de infección y mortalidad por millón de habitantes son notablemente más altas en los EE. UU. Que en Cuba (EE. UU. Registró 1.724 muertes por millón, mientras que Cuba tiene 47 muertes por millón). Mientras Estados Unidos se atrincheraba en el nacionalismo de las vacunas, la Brigada Henry Reeve de médicos cubanos continuó su trabajo entre las personas más pobres del mundo (así que, por supuesto, merece el Premio Nobel de la Paz)».
«Sin la posibilidad de invadir Cuba con éxito, Estados Unidos persiste con un rígido bloqueo. Tras la caída de la URSS, que proporcionó a la isla los medios para sortear el bloqueo, Estados Unidos intentó aumentar su control sobre el país caribeño. Desde 1992 en adelante, la Asamblea General de la ONU votó abrumadoramente para poner fin a este bloqueo. El gobierno cubano informó que entre abril de 2019 y marzo de 2020 Cuba perdió $ 5 mil millones en comercio potencial debido al bloqueo; durante las últimas seis décadas, ha perdido el equivalente a 144.000 millones de dólares. Ahora, el gobierno de Estados Unidos ha intensificado las sanciones contra las compañías navieras que traen petróleo a la isla».
Es esta fragilidad la que abre un flanco a las manifestaciones de descontento, sin que el gobierno haya colocado tanques y tropas en las calles. La resiliencia del pueblo cubano, alimentada por ejemplos como Martí, Che Guevara y Fidel, ha resultado invencible. Y a él, todos los que luchamos por un mundo más justo, le debemos solidaridad.

Nosotros no llamamos al pueblo a enfrentar al pueblo. Hicimos un llamado a defender su revolución

¿Y en dónde encuentra todo esto mayor eco?, se preguntó el presidente. “En un sector que, tenemos que asumirlo, es parte de nuestras insuficiencias, de los problemas sociales que no hemos podido resolver. Pero hay un sector que delinque. Ayer vimos delincuentes. Hay miles de maneras de modo pacífico donde los revolucionarios, los revoluciones no conformes e insatisfechos e incluso los no revolucionarios, se puedan manifestar.

“Pero ayer la propuesta no era pacífica. Ayer hubo vandalismo, se rompieron y tiraron piedras a tiendas en divisa, se robaron artículos de las tiendas en divisa. Ayer apedrearon a fuerzas de la policía, viraron carros. Un comportamiento totalmente vulgar, indecente y delincuente”.

“Ya hoy están —continuó— las campañas centristas de los que quieren quedar bien con Dios y con el diablo, de los que en un determinado momento nunca quisieron denunciar el bloqueo y por tanta crítica que tuvieron en las redes sociales, ahora sí hablan de bloqueo y de condena al bloqueo, pero dicen que nosotros no buscamos una solución política elevada convocando al pueblo a enfrentar al pueblo.

“Nosotros no llamamos al pueblo a enfrentar al pueblo. Nosotros hicimos un llamado al pueblo a defender su revolución y sus derechos, y el pueblo apoyó. Nosotros no hemos alentado a nadie desde las posiciones de fuerza o violentas. El pueblo fue a discutir y a argumentar, pero lo enfrentaron con violencia, y el pueblo se defiende y defiende sus derechos”.

Díaz-Canel señaló que con todo este montaje quieren separar y fracturar pueblo de Estado, Gobierno y Partido. “Muchas veces dicen nosotros vamos a favorecer al sector no estatal para que no haya participación del Estado, pero a ese sector también lo han desfavorecido con todas esas medidas de restricciones. Todo el discurso se desvanece y se fractura con las acciones y la manera en que lo hacen que es totalmente una mentira.

“Entonces, el famoso cambio de régimen. ¿A quién le molesta el supuesto régimen cubano? ¿A quién le molesta el sistema político cubano? A la mayoría del pueblo no, porque es esa mayor parte la que construye ese sistema y lo ha refrendado en miles de procesos democráticos de debate público, donde han participado también las personas que tienen una opinión diferente a la revolución.

“¿A quién le molesta? Al gobierno de los Estados Unidos. ¿Por qué no ve las virtudes que tiene este sistema de gobierno en Cuba que es capaz de trabajar con y para todos, que tiene políticas públicas que tienen un impacto tremendo en la Educación, Salud, Deporte, Cultura, Seguridad y Asistencia Social, en la tranquilidad ciudadana que todos los embajadores y turistas pueden apreciar? ¿Por qué quieren ir en contra de eso?

“¿Por qué arman todas estas desenfrenadas maniobras que terminan en el aliento al vandalismo, a la delincuencia y al final hacen cerrar más las filas de este pueblo? Nos unen más, nos ponen más claro cuáles son las verdaderas intenciones, de dónde vienen y entonces salen estas actitudes de apoyo y defensa legítima de la revolución.

“Para algunos esto puede parecer un vano discurso, pero ahí hay muchos sentimientos y emociones. No se puede lograr una respuesta obligada de la población como la que se logró ayer. Quisieron alterar la tranquilidad del domingo, el día de compartir con la familia. La quisieron alterar, además, en medio de una situación de pandemia compleja, donde los principales esfuerzos son para el aislamiento social y distanciamiento físico para cortar la transmisión de la enfermedad.

“¿No es cruel? ¿No es brutal? ¿No es inhumano? ¿No son genocidas todas esas acciones? Han tenido la respuesta que merecían y van a seguir teniéndola, como la han tenido en Venezuela y en otros pueblos que han tratado de agredir. Estamos conscientes de cómo podemos vencer también esa agresión”, concluyó.

Por #Cuba habrá que darlo todo

El pueblo revolucionario, en todos los municipios de la capital, salió a las calles a defender la Revolución

El pueblo revolucionario, en todos los municipios de la capital, salió a las calles a defender la Revolución

No hizo falta que se diera la voz de ¡Alerta!. Los revolucionarios, espontáneamente, se fueron reuniendo en la populosa intersección de Reina y Prado, muy cerca de la Fuente de la India, frente al Hotel Saratoga, y a un costado de nuestro Capitolio Nacional, para dar una digna respuesta a un grupúsculo de mercenarios, lumpens y contrarrevolucionarios, al servicio del imperialismo yanqui, que con huecas consignas de Libertad, y Patria y Vida, intentaron alterar el orden público y calentar las calles este domingo en la capital cubana.
La respuesta revolucionaria no se hizo esperar, como la de la cederista Maydelis Gutiérrez, en cuyo atuendo era visible su pertenencia a la religión afrocubana en la advocación del orisha Oshún, quien coreaba a todo pulmón «Yo soy Fidel».
Ella manifestó a Granma que estaba allí «para defender a la Revolución Cubana al costo que sea necesario, dispuesta a dar hasta mi sangre y darle la respuesta que se merecen esos gusanos».
A su lado, Arelys Mesa dijo sentir un profundo malestar y enorme vergüenza por ver a esas personas sumarse a los enemigos de la Patria e intentar crear desordenes. Ellos no podrán distraer al país de la lucha contra la pandemia y ni de salvar vidas, pero estamos movilizados para salir a la calle a combatir, que lo sepa el mundo, que nacimos para vencer».
La sindicalista y federada Anierka Fernández del Monte expresó que el movimiento sindical nunca permitirá que los contrarrevolucionarios ocupen un milímetro de nuestras calles. «Aquí estamos las agradecidas de Fidel, de Raúl y de nuestro presidente Miguel Díaz-Canel, para salir al paso a cualquier provocación imperialista, no vamos a retroceder, los vamos a enfrentar, triunfaremos y venceremos, porque nuestra causa es justa».
Ante la momentánea alteración del orden en el trayecto frente al Hotel Saratoga y el Capitolio Nacional, fueron detenidos varios provocadores, que se resistieron al arresto y agredieron a nuestras fuerzas de la Policía Nacional Revolucionaria.
Y es que nuestros enemigos no descansan en intentar una y otra vez en incitar a un estallido social, aprovechando la compleja situación por la que atraviesa nuestro país, derivado de la grave crisis epidemiológica de la COVID-19, que asola el mundo, que en nuestro caso la situación se agrava por un inhumano bloqueo económico, comercial y financiero que desde hace casi 60 años impone el Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, con el malsano propósito de impedir u obstaculizar al máximo la llegada al país de alimentos, combustibles y medicinas.
Ante la difícil realidad, Carlos Arguedo Pérez afirmó a este diario que «no hay miedo alguno en nuestro pueblo, que él no tiene miedo, las calles son de los cubanos, nadie tiene que convocarme, la orden está dada, porque estoy luchando por el futuro de nuestra nación, por el futuro de mi familia, de mis compatriotas. El imperio norteamericano no nos podrá derrotarnos nunca. Somos un país unido y fuerte».

LAS CALLES DE CUBA SON DE LOS REVOLUCIONARIOS Y LAS DEFENDEREMOS
«Estamos aquí porque las calles son de Fidel, porque las calles de Cuba son de los revolucionarios». Esa fue, probablemente, la frase que con más fuerza escuché al recorren varias avenidas capitalinas en la tarde de este domingo, cuando un pueblo entero salió a defender su Revolución.
La escuché, por ejemplo, frente al Capitolio, sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y por Prado hasta llegar a Malecón. La escuché calle arriba por Belascoaín, y por Carlos III, allí donde se agrupaban los vecinos enarbolando banderas y, sobre todo, ideas.
Una señora, desde su balcón, gritó un «¡Viva la Revolución!» y un «¡Viva Cuba Libre!», y la voz se mezcló con la de muchos jóvenes que, desde la calle, agitaban la insignia del Movimiento 26 de Julio y repetían, cada vez más fuerte, cada vez más claro: «Aquí están Fidel, Raúl y Díaz-Canel», «Patria o Muerte, Venceremos».
La escuché por Infanta, de boca en boca de mujeres y hombres, con más o menos años, todos con la misma convicción: un país como el nuestro, con muchos sueños y no pocos dolores, se defiende con uñas y con dientes, a sabiendas de que, como dijera el poeta, «por esta libertad/ bella como la vida/ habrá que darlo todo/ si fuere necesario/ hasta la sombra/ y nunca será suficiente».
Se la escuché a Julio Alejandro Gómez, un bloguero que se sumó al reclamo honesto de los que aman y fundan y salió a la calle, «porque soy revolucionario y sé que esto es una manipulación. Se quieren aprovechar de nuestras necesidades y problemas para aplicar la misma fórmula del «estallido social» que han empleado en otros países; pero con Cuba no hay fórmulas que valgan. La Revolución es del pueblo y la defiende el pueblo».
También se la oí decir a Alberto Bermúdez, un vecino de Infanta que, en medio de la algarabía, tarareaba, con un «piquete» numeroso, «Yo me muero como viví» … y, poco después, eran las notas del Himno de Bayamo, las que resonaban más alto.
«Unidad y continuidad», decían otros, mientras Alberto interrumpía su canto para afirmar que «Fidel, este es tu pueblo, y del pueblo son las calles. La orden está dada y aquí estamos. Vamos a vencer, pese a la COVID-19 y pese a lo que sea».
La misma frase, hilván de la marcha, también me llevó a Alfredo Vázquez, secretario provincial de la Central de Trabajadores de Cuba en La Habana, quien, en uno de los enfrentamientos con los «desestabilizadores», resultó herido.
«Me golpearon fuerte en la cabeza y terminé con una herida de siete puntos. Pero aquí estoy, con mi bandera manchada de sangre, dispuesto a seguir defendiendo la Revolución, porque morir por la Patria es vivir», aseguraba sin detener el paso, al igual que Cuba, tierra de revolucionarios que no se amedrentan.
Y allá por Vía Blanca, Faustino Leonard, un vecino del municipio Cerro, también me habló de la frase de orden, aún con las huellas de las piedras asomadas en la calle.
«Aquí la querella fue fuerte, pero somos más los revolucionarios. Los saboteadores salieron corriendo a esconderse, tal vez a alguna cueva, como suelen hacer las ratas. Este país, que nadie lo dude, es del pueblo, y seguirá siéndolo».

DEFENDER LA PATRIA COMO A MÍ MISMO
En la intercepción de Ayestaran y Aranguren, los alborotadores que intentaban llegar a la Plaza de la Revolución, al encontrarse con las fuerzas del orden y los cubanos que se encontraban defendiendo las calles, comenzaron a tirar piedras contra las personas y varias resultaron heridas.   
Miguel Fraga, un joven trabajador cubano, comentó a Granma que salió a defender a su país y a su Patria, «porque esta Revolución ha costado mucha sangre y es la Revolución de mis padres, es la Revolución que nos legaron, y es la que tenemos que defender, no por mandato sino por convicción, y nadie nos puede quitar esto porque nos ha costado mucho sacrificio y mucho sudor, y estamos en el medio de una pandemia que cuesta muchas vidas», relató.
Añadió que tenemos muchas dificultades y cosas que podemos resolver, pero hay otras que no dependen de nosotros, dependen de un bloqueo que lleva más de 60 años y que nos hace mucho daño.
«Aquí está el pueblo, a nosotros no nos paga nadie, nosotros salimos a defender lo que hemos construido durante 60 años, que es la Revolución de todos», manifestó.
Otra joven cubana, Yisel Pérez, nos dijo que salió ante el llamado del Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a defender la Revolución, y todo lo que tanto sudor nos ha costado tener. «Todo el que se quiera sumar, pues bienvenido sea, porque la Revolución que tenemos nadie no las puede quitar».
Silvia Columbia contó al periódico que salió a enfrentar los intentos de subversión que algunos pretenden desarrollar en el país, en medio de una pandemia y de una crisis económica provocada y recrudecida por el bloqueo.
«No nos dejaremos quitar el espacio por un grupo de delincuentes. Nadie va a derrocar una Revolución de más de 60 años, que tanto se ha esforzado por llevar adelante este país en medio de la amenaza de EE. UU.», aclaró Silvia Columbia.
Adiel Guevara, también muy joven, contó que hoy salió a las calles por una necesidad histórica, una necesidad convocada por nuestro Presidente, una realidad que se nos presenta y que tenemos que combatir.
Denunció que grupos pequeños de contrarrevolucionarios están incitando y generando confusión entre personas, tratando de incidir en la matriz de opinión de la población e intentando que el pueblo pierda la fe en nuestro sistema político.
«Creo que todas las personas de bien deben salir a defender lo que es de todos, y son nuestras conquistas, nuestra Revolución», concluyó.

EN #CUBA NO SE NECESITA INTERVENCIÓN HUMANITARIA (video)

En la intervención final, el Presidente de la República explicó que esta semana debían ocurrir, según el calendario de trabajo del Estado, las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, correspondientes a este periodo, pero se han pospuesto por la situación actual, aunque de alguna manera se ha dado un volumen importante de información al pueblo.

Hemos dado información honesta, veraz y transparente sobre la situación de nuestro país. Hemos expresado y defendido, yo diría que con vehemencia y con firmeza, nuestras verdades. Hemos denunciado la agresión permanente contra la Revolución, contra la nación y contra el pueblo cubano, resumió.

Nos hemos emocionado, dijo, por la información que aquí se ha dado sobre acontecimientos que, no por conocidos, dejan de ser trascendentales y estremecedores.

En ese sentido, se refirió a la autorización del uso de emergencia de Abdala, que lleva consigo el reconocimiento como la primera vacuna latinoamericana que lo consigue; y, por otra parte, el reconocimiento de la eficacia con un 91,2 % de Soberana, ambos hitos científicos, del patrimonio creativo de nuestra Revolución, que insertan perfectamente el concepto de que tenemos una resistencia creativa, que resiste las adversidades, pero también crea para superar el presente y mejorar el futuro.

También resaltó que la información ofrecida ha estado acompañada de noticias desagradables como el incremento de los contagios con la

COVID-19, situaciones que creíamos que no nos iban a tocar, y que ahora nos dan una perspectiva de lo mucho que tenemos que seguir haciendo para vencerla y para llevar a nuestra población a una mejor situación.

«Nos duele, nos mortifica, nos angustian todas estas situaciones, pero también nos ocupa un enorme sentido de compromiso y responsabilidad, y, una vez más, queremos patentizar nuestro lamento por las pérdidas humanas y nuestras condolencias a los familiares y amigos. Todo nuestro pueblo, está unido en este combate».

Hemos repudiado claramente, ratificó, los disturbios de agresión, de vandalismo, de delincuencia, de vulgaridad que se orquestaron este domingo.

Aquí nunca podemos olvidar nada de lo que se plantearon y a lo que convocaron los que lideraron, desde el punto de vista del mercenarismo. Aquí se llamó al linchamiento, a la intervención extranjera, a que había que quitarles la vida a los comunistas. Esas son expresiones y son cargos por los que tendrán que responder todos los que participaron en esos hechos, aseveró el mandatario.

«Con toda esta información que hemos compartido, partiendo de nuestras convicciones, cabría preguntarse si es cierto que necesitamos una intervención humanitaria. Yo creo que la respuesta es bien clara, en Cuba no se necesita intervención humanitaria. Cuba y el mundo lo que necesitan es mucha solidaridad en tiempos como este, y si alguien ha sido abanderado de esa solidaridad genuina es este pequeño país que ahora es cuestionado por la manera en que enfrenta la pandemia».

Alegó que fue este país el que envió, en medio de la pandemia, a un grupo importante de brigadas de colaboradores de la Salud a muchos otros países. Aquí lo que necesitamos, sentenció, es que se retiren las 243 medidas de asfixia y que se derogue el bloqueo. Eso es lo único que demanda Cuba.

«Al presidente que ha aconsejado o que ha invitado a que se escuche al pueblo cubano, o que se trabaje por eliminar sus problemas, en eso estamos enfocados todos los días. A ese presidente hay que decirle que escuche al mundo, que escuche a los millones de personas que condenan el bloqueo a Cuba, que escuche a los cubanos y que escuche también a los millones de norteamericanos y a los cubanos residentes en los Estados Unidos, que también están en contra de ese bloqueo».

Un pueblo capaz de crear medicamentos, vacunas, equipos en medio de un cerco financiero total, merece admiración y respeto, merece que se le permita trabajar y crear en paz, subrayó.

Sobre esa paz, dijo que es la que defendemos, no la violencia, no alentamos guerra civil como han querido poner algunos en los titulares. Lo que sí tenemos es la voluntad, la convicción y el deber legítimo de defender la obra revolucionaria de quienes intenten socavarla, siguiendo un plan anexionista, generando vandalismo, agresión, e incluso incitando al asesinato.

Nuestro Gobierno, reafirmó, defiende, dentro de la Revolución, los derechos de todos, sean o no revolucionarios. Aspiramos al bienestar para todos, incluimos a todos en nuestra concepción de justicia social, pero no estamos dispuestos a entregar la obra, ni la independencia, ni la soberanía, ni la autodeterminación que hemos ganado, conquistadas con la Revolución.

En la tarde del domingo, recordó, había provocadores violentos que cometieron hechos vandálicos, que alteraron el orden, que llamaron a una intervención extranjera, que aseguraron que la Revolución se caía. Ese anhelo nunca lo van a disfrutar, el pueblo respondió: defendió su Revolución. Nosotros tenemos un compromiso con proteger la tranquilidad y la seguridad ciudadana, la paz tan necesaria para podernos centrar en el enfrentamiento efectivo ante la pandemia y para poder avanzar en nuestros planes de desarrollo económico y social.

«Ese ideal, compartido por la mayoría lo vamos a defender, sobre todo, los revolucionarios, y todo el que se sume; y ese es el verdadero sentido de que en Cuba las calles son de los revolucionarios, que no es para nada discriminatoria, pero significa que la principal responsabilidad la tienen los revolucionarios, y asimismo a todos los que se sumen a defender la Revolución. Fuerza Cuba, que resistiremos, avanzaremos y, como siempre, venceremos», concluyó el mandatario.

HEMOS LLAMADO AL PUEBLO A DEFENDER SU REVOLUCIÓN

Díaz-Canel desmontó el funcionamiento de la maquinaria ideológica y violenta que se mueve detrás de los disturbios que han ocurrido en Cuba en las últimas horas. También denunció la matriz de opinión que se trata de imponer, que se ha llamado al pueblo a enfrentar al pueblo, cuando lo que ha ocurrido es que se ha llamado al pueblo a defender sus derechos.

Aseguró que ahora pretenden cuestionar los sucesos de este domingo, porque alegan que se hizo un llamado al enfrentamiento entre los cubanos.

Nosotros hicimos un llamado al pueblo a defender su Revolución, y el pueblo fue a debatir, a argumentar, pero los manifestantes respondieron con violencia y el pueblo se defiende, enfatizó.

A propósito del «famoso cambio de régimen» en Cuba, el mandatario preguntó: «¿A quién le molesta nuestro régimen? A la mayor parte del pueblo no, porque la mayoría lo ha refrendado en miles de debates públicos, en los cuales también han participado quienes piensan de modo distinto.

«¿A quién le molesta? ¿A Estados Unidos? ¿Por qué no ven las virtudes de un sistema que trabaja para todos y tiene resultados en esferas como la salud, la educación, la seguridad social, la tranquilidad ciudadana?».

Desafortunadamente, apuntó, alientan maniobras que terminan en el vandalismo y eso hace cerrar más nuestras filas, nos une más, nos esclarece cuáles son las verdaderas intenciones, y hace nacer posiciones genuinas de defensa, porque no se puede lograr una respuesta obligada de defensa de la Revolución.

Quisieron alentar dicha situación, aseveró el Presidente cubano, en medio de un complejo escenario de la pandemia, donde hay que extremar el aislamiento. ¿No es eso cruel,

inhumano y genocida? Por ello, han tenido la respuesta que merecían y estamos conscientes de cómo podemos vencer esa agresión.

Díaz-Canel dijo que nada ocurre por gusto. ¿A quién le conviene lo sucedido? Al sector conservador de la mafia miamense, que ha apoyado financieramente las campañas que se han orquestado, y lo ha hecho para buscar un pretexto ahora que se maneja una revisión de la política de Estados Unidos hacia Cuba.