Rechazo a la #OEA toma fuerza en #América Latina y el Caribe

Luis Almagro, secretario general de la OEA. Foto: Archivo.

Aumentan las voces que coinciden en la necesidad urgente de reemplazar la Organización de Estados Americanos (OEA) por organismos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), entre otros. Esto permitiría un enfoque distinto en la integración regional latinocaribeña.

Uno de los detonantes ha sido el papel del secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien ha sido patrocinado firmemente por Estados Unidos en su injerencia en los asuntos internos de diferentes países de la región.

Bolivia: Almagro debe irse

El pasado 9 de agosto, Almagro ratificó un informe presentado en 2019 que supuestamente detectó irregularidades en el proceso electoral de ese año y un “fraude” en favor del entonces presidente y candidato, Evo Morales.

En una reunión virtual extraordinaria del Consejo Permanente del organismo, celebrada el pasado miércoles 25, los ministros bolivianos de Justicia, Iván Lima, y de Asuntos Exteriores, Rogelio Mayta, además del embajador de Bolivia ante la OEA, Héctor Arce Zaconeta, condenaron el comunicado acusando a Almagro de excederse en sus funciones y agredir la soberanía de Bolivia al tiempo que viola las normas de esa organización y de los principios internacionales de no intervención.

Lima señaló en marzo pasado la posibilidad de tomar acciones legales en contra de Almagro por sus afirmaciones en torno al supuesto fraude electoral de las elecciones presidenciales de 2019 en Bolivia y su apoyo al golpe de Estado.

A comienzos de agosto, Mayta afirmó que “Almagro tiene que darse cuenta de que lo mejor que podría hacer es irse de la OEA porque, si no se va ahora voluntariamente, está haciendo tan mal las cosas que puede resultar siendo echado de su cargo”.

Morales, por su parte, le acusó de crímenes de lesa humanidad agregando que nunca se pronunció por los 36 asesinatos, los más de 800 heridos, los mil 500 detenidos ilegalmente y el centenar de perseguidos por el gobierno dictatorial de Jeanine Áñez.

Iniciativa que se extiende

La postura de La Paz durante la mencionada reunión fue respaldada por México y Nicaragua, que denunciaron la injerencia en el proceso electoral y su apoyo al gobierno de facto de Jeanine Áñez.

El embajador nicaragüense, Luis Alvarado, consideró “ilegal y falaz” el informe presentado y reiteró la “firme e indeclinable solidaridad y respaldo al pueblo y Gobierno de Bolivia, que sigue haciéndole frente a la agresión golpista perpetrada desde la Secretaría General de la OEA”.

La embajadora mexicana, Luz Elena Baños, criticó a Almagro por “extralimitarse en sus funciones” y “profundizar la polarización” en el hemisferio. El canciller de este país, Marcelo Ebrard, manifestó el domingo pasado que “Alguien le tiene que mandar un oficio, o algo, a Almagro, pero la OEA no puede seguir siendo un instrumento de intervención”. Advirtió que, en la cumbre de la Celac del próximo 18 de septiembre, se tiene fijada esa meta y que “México pueda, con el excelente diálogo que tiene el presidente López Obrador con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta, Kamala Harris, ser quien pueda facilitar que se llegue a este acuerdo”.

El pasado 24 de julio, en un discurso en homenaje al Libertador Simón Bolívar, el presidente mexicano pidió la sustitución del organismo regional por otro que no sea “lacayo de nadie”, algo parecido a la Unión Europea (UE).

Por qué es importante: La iniciativa, que desde hace más de una década planteó el Comandante Hugo Chávez durante su gestión de gobierno, parece tomar forma en la región, debido a que su estabilidad e integración ha sido perjudicada por un ente que carga con el peso histórico de estar bajo el control de EE.UU., organiza golpes de Estado como el de Bolivia, propicia intervenciones militares en Venezuela y apoyar intentos de aislamiento de Cuba, entre otras vergonzosas gestas.

(Tomado de Misión Verdad)

La OEA se hunde en su desprestigio (+Video)

Durante la toma de posesión del nuevo presidente de Perú, Pedro Castillo, el mandatario de Argentina, Alberto Fernández, subrayó que «la OEA ha dejado de ser un organismo que funcione y sirva a América Latina»

Autor: Elson Concepción Pérez

oea caricatura.
Foto: Cristian Domínguez

Cada día se suman voces de mandatarios y otros altos funcionarios latinoamericanos que cuestionan la existencia misma de la Organización de Estados Americanos (OEA), y advierten sobre su descrédito.

Durante la toma de posesión del nuevo presidente de Perú, Pedro Castillo, el mandatario de Argentina, Alberto Fernández, subrayó que «la OEA ha dejado de ser un organismo que funcione y sirva a América Latina», por lo que resulta necesario «recrear un nuevo ámbito que exprese mejor» a la región.

Coincidió el planteamiento con lo expresado, hace solo unos días, por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y por otros dignatarios como el venezolano Nicolás Maduro y el nicaragüense Daniel Ortega.

«Todos los días no paramos de asombrarnos por las cosas que pasan en la OEA, durante la gestión de Luis Almagro», sostuvo el presidente argentino en declaraciones al canal C5N.

Tales consideraciones suman criterios al desprestigio creciente del ente multinacional, cuya pretensión injerencista más reciente recibió la negativa de la mayoría de los gobiernos del continente, cuando Almagro los convocó para una reunión del Consejo Permanente, a fin de «analizar la situación en Cuba». El lacayo, empoderado por Washington, tuvo que suspenderla.

A pesar de los sonados fracasos de las últimas maniobras de titiritero que ha ensayado con la OEA, el Gobierno de Estados Unidos no ceja en sus planes macabros de intentar aislar a Cuba.

El miércoles, los miembros del Comité de Exteriores del Senado (impulsados –vaya sorpresa– por Bob Menéndez y Marco Rubio), aprobaron una resolución «de condena», debido a la respuesta popular a las provocaciones violentas en el archipiélago.

Por su parte, el secretario de Estado, Antony Blinken, confió este jueves, en su primer contacto telefónico con el nuevo ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, «en reforzar la coordinación con España respecto a acciones contra Cuba, como parte de la política estadounidense hacia la Isla».

Canciller Rodríguez da por derrotada maniobra en #OEA contra #Cuba

Tomado de: PL

Bruno-Rdguez-Parrilla

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, remarcó hoy la derrota de la maniobra instigada por Estados Unidos contra la nación caribeña que buscaba imponer una reunión de la Organización de los Estados Americanos (OEA).
Según señaló en su cuenta oficial en Twitter el ministro de Relaciones Exteriores, el rechazo de la mayoría de Estados miembros obligó a la suspensión del Consejo Permanente de ese foro regional.

‘Presidente pro tempore del Consejo (embajador Washington Abdala, de Uruguay) admitió derrota mediante carta patética que ofende a Cuba’, subrayó.

De igual forma, Rodríguez transmitió el agradecimiento a los países que defendieron la dignidad latinoamericana y caribeña.

También en un tuit, el director general para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores, Eugenio Martínez, ratificó que dicha instancia fue obligada ‘a suspender esta acción de la maniobra anticubana’ al enfrentar la decencia de la mayoría en la región; ‘dignidad contra ignominia’, subrayó.

De acuerdo con reportes de prensa, el órgano ejecutivo de la OEA anunció una sesión virtual prevista para esta jornada, con el supuesto fin de dialogar sobre la situación en Cuba después de los disturbios acontecidos en varios puntos de la isla el pasado 11 de julio, instigados desde Estados Unidos.

La víspera, el presidente de la nación caribeña, Miguel Díaz-Canel, calificó de vergonzoso el paso anunciado en la campaña de Estados Unidos contra Cuba, a partir de la movilización para ese encuentro de la OEA.

Al respecto, el mandatario cubano escribió: ‘el desprestigiado ministerio de colonias yanqui es llamado a jugar su triste papel de lacayo’, en un ‘macabro plan’ dirigido a la nación caribeña.

Recientemente, el canciller reafirmó que en la nación no hubo un acto de represión contra el pueblo, como tampoco existió un estallido social el pasado 11 de julio, y rechazó las calumnias difundidas en medios de prensa internacionales al respecto, así como las tergiversaciones en las redes digitales.

Denuncian presión de #EE.UU. a países de la #OEA para apoyar campaña contra #Cuba

“Pulsando nuevamente la tecla de las presiones y el chantaje, Washington pretende que los Gobiernos de esos países secunden sus falacias", dijo.

El canciller cubano pidió a las autoridades estadounidenses reconocer o desmentir el texto que emitió el Departamento de Estado.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, denunció este miércoles que el Departamento de Estado estadounidense ejerce presiones sobre algunos Gobiernos integrantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) para firmar una declaratoria contra la isla.

“Denuncio que el Departamento de Estado de EE.UU. ejerce brutales presiones sobre Gobiernos de un grupo de Estados de la OEA, forzándolos a sumarse a esta declaración o emitir una similar”, indicó Bruno Rodríguez.

El canciller cubano pidió a las autoridades de Estados Unidos (EE.UU.) reconocer o desmentir el texto. “Emplazo al secretario de Estado, Antony Blinken a que reconozca o desmienta la autenticidad de este texto redactado en el Departamento de Estado”, precisó el diplomático.

El referido texto subraya, sin mencionar los países que respaldan el documento, que condenan las supuestas “masivas” detenciones en Cuba a partir de las protestas del pasado 11 de julio.

“El Gobierno de ese país se enfrasca ahora en una frenética y obscena campaña para forzar a otras naciones, particularmente de América Latina, con el fin de que emitan declaraciones contra Cuba”, acotó la diplomacia cubana.

“Pulsando nuevamente la tecla de las presiones y el chantaje, Washington pretende que los Gobiernos de esos países secunden sus falacias, fabricadas desde el odio, y para ello recurren a la coacción y a las amenazas”, agregó la entidad diplomática.

El Departamento de Estado indicó, el pasado 19 de julio, que se está “incorporando la diplomacia cibernética y tecnológica a nuestro trabajo en todos los ámbitos. Nada tiene más consecuencias para nuestra competitividad, nuestra seguridad y en última instancia, nuestra democracia”.

Tras las denuncias de las autoridades cubanas, el secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, expresó su solidaridad con el pueblo del país caribeño.

“Los intentos fracasados de desestabilización, el financiamiento injerencista, las presiones sobre Estados independientes (…) son pruebas inapelables del nefasto rol del Gobierno de los Estados Unidos”, sentenció Llorenti.

La #OEA, una vez más, contra #Nicaragua

El Consejo Permanente de la OEA, convocado por su secretario general Luis Almagro, a instancias de Estados Unidos, y auspiciado  por Brasil, Ecuador, Chile, Costa Rica y Paraguay, aprobó este martes, en Washington, un proyecto de resolución injerencista contra el Gobierno y el pueblo de Nicaragua

El Consejo Permanente de la OEA, convocado por su secretario general Luis Almagro, a instancias de Estados Unidos, y auspiciado  por Brasil, Ecuador, Chile, Costa Rica y Paraguay, aprobó este martes, en Washington, un proyecto de resolución injerencista contra el Gobierno y el pueblo de Nicaragua.

Fue otro convite para planear sanciones contra países soberanos de América Latina.

El único tema de la agenda fue el proceso electoral nicaragüense.

El objetivo, diseñado desde que el Gobierno sandinista convocó a elecciones presidenciales para el próximo 7 de noviembre, es cuestionar el modelo electoral de Managua, presionar para que se violen las normas e incentivar un proceso desestabilizador y un caos interno, donde las figuras de la oposición sean estimuladas a prácticas ilegales para que el gobierno tome acciones contra ellos y se monte el típico show mediático en defensa de supuestas «víctimas» de la represión sandinista.

No por casualidad, la Subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado estadounidense, Julie Chung, pidió a la OEA enviar una «señal clara» a Nicaragua, y calificó de «campaña de terror» la aplicación de la ley por el Gobierno de Managua.

Almagro, especialista en cumplir órdenes de sus amos, fue más allá e instó a los miembros de la desprestigiada organización a que suspendan la participación de ese país en este organismo tras la detención de varios opositores. En resumen, ha propuesto expulsar a Nicaragua de la OEA.

El gobierno ha declarado que no permitirá injerencia extranjera en sus asuntos internos y denuncia un ataque mediático de enormes dimensiones en su contra.

De igual forma, ha asegurado que no aceptará la intromisión de otros países en el proceso de investigación de un grupo de opositores detenidos. La mayoría de ellos están siendo investigados por «incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos» y «pedir intervenciones militares» contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, entre otros delitos.

Recordemos solo dos hechos recientes: el golpe de Estado de 2019 en Bolivia contra el gobierno de Evo Morales, auspiciado por la OEA y Almagro, con guion del Departamento de Estado estadounidense. Y otro elemento que sintetiza qué es esa institución, lo constituye la presencia en el seno de la OEA de un fantoche enviado por Juan Guaidó, que dice representar a Venezuela. Parece que han olvidado que la nación bolivariana ya renunció a pertenecer a tan desprestigiada institución.

Preguntas necesarias a Almagro y al Parlamento Europeo

La arremetida de las últimas semanas contra el llamado “eje del mal” – como ha nombrado el gobierno de Estados Unidos y sus acólitos de la derecha regional a Cuba, Venezuela y Nicaragua – ha llegado a proporciones inimaginables, aunque quizás a estas alturas ya nada debiera asombrarnos.

Y es que la misma semana – prácticamente los mismos días- en que se presiona para que se discuta y se apruebe en el Parlamento Europeo una ignominiosa Resolución contra la Mayor de las Antillas por la supuesta violación de derechos  humanos, se impide al gobierno venezolano el empleo de fondos que estaban destinados para la compra de vacunas Anti Covid 19 para su pueblo, a pesar de estar al dia con los pagos con el mecanismo Covax y hasta se les informa que esos fondos serán investigados.

De la misma forma, se imponen nuevas medidas coercitivas unilaterales contra funcionarios del gobierno de Nicaragua y toma mucha más dimensión la campaña de descrédito contra Daniel Ortega y sus seguidores, acusandosele de perseguir y apresar supuestos candidatos presidenciales, por lo cual se le amenaza con covocar el TIAR, expulsar al país centroamericano de la Organización de Estados Americanos (OEA),  se convoca a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y hasta a la Alta Comisionada Michele Bachelet para que tome cartas en el asunto, tras lo cual lograron que el propio Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, se pronunciara.

Se imponen entonces varias preguntas, necesarias ante el contexto descrito y dirigidas al Parlamento Europeo y a la “desdichada” OEA, aunque más bien a su Secretario General Luis Almagro. ¿Dónde han estado ellos o quién los han dejado sin voz, ojos y oídos ante la brutal masacre en Colombia que ya ha provocado casi un centenar de muertos, más de 300 desaparecidos y otra cantidad desconocida aun de heridos y mutilados? ¿Por qué estar ausentes  y alejados ante los miles ya de asesinatos cometidos por el gobierno de Iván Duque contra líderes y activistas sociales en los últimos años?¿Dónde estuvieron ante la represión contra estudiantes y activistas chilenos en 2019 y el golpe de Estado en Bolivia en noviembre de ese propio año, en que se cometieron crímenes horrendos como los de Sacaba y Senkata?

Y agrego más: ¿Qué les impide pronunciarse contra el aumento de la militarizacion, las muertes por discriminacion, racismo y xenofobia, el desprecio absoluto por la vida humana, por la salud de las personas, que ha tenido el gobierno de Jair Bolsonaro, que en días como estos se opone además, a una ley que imponía el uso obligatorio de las mascarillas, siendo ese país uno de los más afectados en el mundo por la pandemia y en el que solo el 11 por ciento de la poblacion ha podido vacunarse contra la Covid 19?

Es evidente que seguirá la arremetida contra nuestros países, los que han decidido erigir sus propios destinos o realizar cambios profundos a favor de las mayorías. Tampoco esperemos que organizaciones o figuras tristemente célebres como el propio señor Almagro se pronuncien nunca contra el bloqueo a Cuba o a Venezuela o las medidas contra Nicaragua; por el contrario, buscarán más motivos para atacarnos, justificar y hasta proponer más sanciones que disgusten y ahoguen a nuestros pueblos, con el supuesto pretexto de acabar contra las “dictaduras comunistas que los oprimen y nos los dejan ser libres”.

Solo un ejemplo más: Desde que se iniciaron las manifestaciones contra el gobierno de Duque en Colombia, se culpó a Maduro de pagarlas y promoverlas, de la misma forma que se hizo cuando el pueblo se lanzó a las calles en Ecuador para protestar contra los paquetes neoliberales impuestos por Lenin Moreno o cuando se rebelaron los bolivianos contra el golpe de Estado que puso en el poder a Jeanine Añez; en ambos casos se acusaba a Cuba y Venezuela de infiltrar militares y personal de Inteligencia en esas manifestaciones para derrocar esos gobiernos. Ahora se dice que nuevamente son nuestros países los responsables de las victorias de Luis Arce en Bolivia y Pedro Castillo en Perú.

Pudiera sumar muchas más preguntas o ejemplos, pero es de esperar que quienes responden a intereses muy bien definidos desde el Norte, no varíen sus modos de actuar porque bien se sabe que quien paga, manda y lo demás, lo demás es solo más de lo mismo, aunque esté en juego la mentira, la desidia y la sinrazón.

#OEA INTERFIERE EN ASUNTOS INTERNOS DE #NICARAGUA

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reúne para analizar la situación en Nicaragua y aprobar una resolución que acentuará su injerencia en América Latina. En la reunión, auspiciada por Estados Unidos, se discute un proyecto de resolución titulado La situación en Nicaragua, el cual, entre otras cosas, expresa preocupación por la negativa del gobierno sandinista de aprobar un paquete de «reformas electorales» planteadas por la oea. Al respecto, un tuit del diputado liberal Wilfredo Navarro revela lo que se persigue. «El falaz de Almagro pidió una reunión de la oea por Nicaragua. Es ciego, sordo y mudo para lo que pasa en Colombia y El Salvador. Y no lo hizo cuando promovió golpe en Bolivia o en los casos de Correa en Ecuador, Lula en Brasil o la Kirchner en Argentina. Ahí no tuvo prisa», apuntó. (PL)

#Duque ordena militarización de #Colombia ante nuevas protestas

Ni la #OEA ni Michelle #Bachelet, ni #EEUU dicen nada de las muertes de colombianos por enfrentamientos con la Policia

La figura de la Asistencia Militar oculta el intento de militarizar el país para hacer frente a la movilización social.

El presidente de Colombia, Iván Duque anunció este sábado que sacará al Ejército y otros componentes de las Fuerzas Armadas para controlar y reprimir las masivas protestas en las principales ciudades del país.

Así lo expresó el mandatario colombiano en una declaración desde la sede del gobierno, en la que explicó que se apoyará en la figura de “asistencia militar”, la cual se mantendrá hasta que cesen las manifestaciones en contra de la reforma tributaria.

Duque señaló que la asistencia militar está consagrada en la Constitución y añadió que se mantendrá en coordinación con Alcaldes y Gobernadores.

La figura de la Asistencia Militar oculta el intento de militarizar el país para hacer frente a la movilización social en contra del presidente Iván Duque.

El anuncio del presidente Duque tuvo lugar poco después de que se registraran nuevas manifestaciones en la capital Bogotá, Cali y otras ciudades en el cuarto día de manifestaciones contra la reforma fiscal impulsada por el Gobierno.

En la localidad de Pasto, capital del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, un grupo de manifestantes derribó la estatua del prócer Antonio Nariño, considerado el Precursor de la Independencia de Colombia.

Organizaciones defensoras de Derechos Humanos y movimientos sociales han denunciado la represión por parte de los organismos de seguridad en contra de los manifestantes.