#Cuba aplicará ley ante hechos de vandalismo y desorden público

El Ministerio del Interior (Minint) y la #FiscalíadeCuba calificaron como hecho delictivo que lleva una respuesta penal los recientes actos de desorden público y vandalismo en la isla.
Durante una comparecencia televisiva, la coronel Moraima Brabet, jefa de investigación criminal del #Minint, dijo que se realiza un conjunto de acciones procesales para demostrar la consumación del hecho y su autoría.

‘Tenemos personas detenidas por estos acontecimientos, en los videos que han circulado se vieron acciones violentas y vandalismo cuyos autores están detenidos porque fueron capturados in fraganti’, precisó.

La oficial afirmó que la gran mayoría de los detenidos tienen antecedentes penales y alegó que el proceso investigativo continuará hasta llegar a los incitadores y financistas de estos actos de desorden público.

‘Esta no es Cuba, nuestro país tiene como uno de sus bienes preciados la seguridad, tranquilidad ciudadana y el orden’, agregó.

Por su parte, Lisnay Mederos, fiscal jefa de la Direccción de Procesos Penales de la Fiscalía General de la República, acotó que actualmente se controla la investigación penal y se vela el estricto cumplimiento de la ley y las garantías de todas las personas vinculadas.

‘En este control evaluamos la indivuidualización de la participación de cada una de las personas como prevé nuestro código penal’, aseguró.

Recientemente el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, llamó a la paz, la concordia y el respeto entre nacionales, ante los disturbios ocurridos el pasado domingo, alentados desde el exterior.

El mandatario comentó que se cometieron hechos que atentan contra la Constitución refrendada por más del 86 por ciento de la ciudadanía, de ahí que se aplicará la ley en su justa medida, con garantías procesales, y teniendo en cuenta el caso de los jóvenes involucrados.

#Cuba: ¿gusanos o defensores de los derechos humanos?

Ketty Castillo es periodista y escritora andaluza residente en La Habana y Granada, autora de varios libros sobre Cuba, como “La mirada infinita”, novela publicada en 2008, y su libro de viajes “Me voy pa Cuba”.

En Cuba se les llama gusanos a los contrarevolucionarios. Ese calificativo despectivo que, para la fina pureza democrática de nuestros oídos europeos, resulta cruelmente denigrante, sin embargo, tiene cierta base científica.

De todos es sabido que los gusanos se arrastran y eso, precisamente, es lo que hacen la mayoría de los llamados disidentes (salvo honrosas excepciones que confirman la regla) ante el dinero que los financia procedente de grupos terroristas de Miami y de la propia Administración Norteamericana. Lo que en cualquier parte del mundo se denominaría MERCENARIOS.

Entre las definiciones que ofrece el Diccionario de la RAE para la palabra gusano, está la de “persona despreciable” y ya me dirán si hay algo más despreciable que cobrar por  provocar disturbios sociales, en mitad de una pandemia, en un país que desde hace 60 años sufre un criminal bloqueo económico y financiero por parte de su todopoderoso vecino del Norte. Y lo digo con conocimiento de causa porque, aunque los grandes medios de comunicación no se hagan eco de esos cobros, los que vivimos o pasamos largas temporadas en Cuba hemos visto suficiente material audiovisual en el que los propios “disidentes” reclutan adeptos ofreciendo dinero y las tarifas por cada acción.

Entonces, es evidente que los instigadores de las últimas protestas que están ocurriendo en Cuba, no están defendiendo los Derechos Humanos. Si ese fuera su objetivo, como ha dicho el presidente de Mexico, López Obrador, y como cada año hace, por abrumadora mayoría,  la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas, exigirían a Estados Unidos el fin del bloqueo contra Cuba, el más largo de la Historia de este Planeta.

La política de Estados Unidos contra Cuba sigue siendo la misma: asfixiar al pueblo cubano para provocar una revuelta y justificar una posterior intervención militar. Una política que se recrudeció hasta límites insospechados durante la etápa del psicópata Donald Trump al frente de la casa Blanca. Unas trescientas disposiciones firmó para recrudecer el ya cruel e inhumano bloqueo. Y, a fecha de hoy, ni una sola de esas disposiciones ha sido eliminada por su sucesor Biden.

Antes de la pandemia, la situación económica era ya bastante  difícil a consecuencia de esas restricciones. Recordemos algunas de ellas: penalizaciones a entidades financieras que tenían transaciones con Cuba; multas a compañías aéreas o navales que comerciaran o viajaran a Cuba; bloqueo de los barcos que llevaban petroleo a Cuba; eliminación de las remesas económicas que los cubanos residentes en Estados Unidos mandaban a sus familias;  prohibiciones a los viajes de ciudadanos norteamericanos a Cuba… Y un largo etc que se incrementó, con más saña, al comienzo de la pandemia prohibiendo la llegada de material sanitario indispensable para combatir la enfermedad.

Nadie es capaz de imaginar, si no lo ha vivido en persona, el esfuerzo titánico que ha tenido que hacer el Gobierno Cubano para afrontar esta emergencia mundial. Yo doy fe porque he pasado gran parte de la pandemia en Cuba. Imagínense lo que supone para un país pequeño, de escasos recursos y bajo un feroz bloqueo,  perder su principal fuente de financiación: el turismo. Comparen los efectos que ha tenido en España, un país desarrollado que ha contado con el apoyo de Europa. Pero, además, piensen en lo que ha supuesto para ese pequeño país tener que destinar todos sus recursos a crear sus  propias vacunas, cinco en un tiempo record, porque el Gobierno Cubano era muy cosciente de que, si no lo hacía,  nadie se las iba a vender. Volvamos a la comparación: España todavía no tiene su propia vacuna.

Y sigamos comparando: Los indíces de mortandad de Cuba son los más bajos de América Latina y están por debajo de la media mundial. Para lograr salvar tantas vidas de pacientes contagiados, ha tenido que emplear y desarrollar sus propios medicamentos;  ha tenido que fabricar respiradores y otras tecnologías  indispensables para enfrentar la enfermedad; se han creado más de veinte laboratorios en todo el país para procesar las pruebas PCR.  Ha tenido que dedicar los escasos recursos alimentarios a los pacientes y a las personas en aislamiento. 

Todo eso sin abandonar su solidaridad internacional mandando brigadas médicas a más de 70 países para combatir la pandemia.

¿Ha habido errores? Sin duda. Como en cualquier otro país, porque estamos ante una situación inédita.

¿Qué hay insatisfacciones y malestar entre la población? Pués claro, como en todas partes.  Vuelvo a la comparativa: las manifestaciones que se han producido en España y en otros lugares de Europa protestando, con mayor o menor razón, contra las medidas adoptadas por los gobiernos en países donde la situación no es, ni remotamente, la que sufren los cubanos.

Ese es el caldo de cultivo que han aprovechado los gusanos para intentar incendiar las calles.

Por eso es preciso que hoy, más que nunca, nos unamos al clamor que exige el fin del inhumano bloqueo a Cuba.

¡¡Levanten el bloqueo y dejen a Cuba en paz!!

* Ketty Castillo es periodista y escritora andaluza residente en La Habana y Granada, autora de varios libros sobre Cuba, como “La mirada infinita”, novela publicada en 2008, y su libro de viajes “Me voy pa Cuba”.

Advierten en #Francia que Cuba enfrenta guion subversivo prediseñado

Por Waldo Mendiluza

París, 14 jul (Prensa Latina) El catedrático y periodista franco-español Ignacio Ramonet afirmó hoy que Cuba enfrenta una agenda de desestabilización previamente diseñada para a partir de pequeñas dosis de realidad, desatar una campaña virulenta acompañada desde las redes sociales.
Se trata de un guion bien elaborado y puesto en práctica antes, el cual digamos está bien listo para su aplicación según los teatros de operaciones, comentó en entrevista con Prensa Latina el también reconocido escritor, quien puso como ejemplo la llamada Primavera Árabe de hace una década.

De acuerdo con Ramonet, en el caso de la isla, la cruzada fue activada aprovechando un concurso de circunstancias generadoras de muchas dificultades en la población cubana, en particular las más de 240 medidas aplicadas por la administración de Donald Trump para recrudecer el bloqueo estadounidense y el impacto de la pandemia causada por la Covid-19.

En este escenario económico y sanitario complejo resulta normal que en cualquier lugar las personas expresen malestar, pero no que se aproveche para lanzar campañas con una violencia y virulencia excepcionales, opinó en relación con recientes protestas realizadas por un sector minoritario de la población en zonas de la mayor de las Antillas.

El intelectual insistió en que el caldo de cultivo estaba preparado para activar la operación, y apenas se produjeron los hechos, el domingo pasado, fue puesta en práctica.

‘No hay dudas de que es algo premeditado, y toda la artillería de las redes sociales se puso en marcha para a partir de una pequeñita dosis de realidad lanzar un guión absolutamente apocalíptico, que no tiene nada que ver con la verdad’, subrayó.

Ramonet manifestó a Prensa Latina que como observador celebra la voluntad de diálogo del gobierno cubano con el pueblo, postura que consideró muy distinta a la mostrada en otros países por mandatarios que sí han lidiado con muestras masivas de descontento popular.

Me alegró muchísimo saber que el presidente Miguel Díaz-Canel salió a discutir y conversar con las personas en la localidad de San Antonio de los Baños, donde comenzaron las protestas, porque eso no se ve en ningún otro país, en particular de América Latina, precisó.

El catedrático insistió en que cualquier análisis sobre Cuba debe asumir la realidad absoluta y excepcionalmente difícil que le impone el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos.

‘En cualquier otra parte del mundo, la situación sería hoy mucho más difícil en un contexto similar’, estimó.

Ramonet repudió que ‘una serie de desalmados en el interior y en el exterior se aprovechen de las circunstancias creadas por el enemigo de más de 60 años para lanzarse al cuello de un país tan ejemplar’.

Al respecto, recordó la solidaridad desplegada por la isla caribeña en tiempos de la pandemia con su ayuda a decenas de naciones y el desarrollo de vacunas propias contra la Covid-19, pese al bloqueo, y la disposición a compartirlas.

#ConsejoMundialdePaz alerta sobre plan imperialista contra Cuba

Brasilia, 12 jul (Prensa Latina) El Consejo Mundial de la Paz denunció hoy el orquestado y financiado plan imperialista para crear caos y desorden en Cuba, al utilizar como pretexto la crisis en suministros por el bloqueo de Estados Unidos.
En una declaración, la organización internacional alerta especialmente que, durante el último período, en condiciones de una pandemia mundial, ‘se impide a Cuba, mediante nuevas medidas y sanciones, adquirir medicamentos y materias primas para medicinas, así como equipamiento técnico hospitalario’.

Al mencionar el sufrimiento del pueblo cubano, el consejo enfatiza firmemente su rechazo a cualquier injerencia y acción subversiva que tenga como objetivo el cambio de gobierno por parte de ‘elementos auspiciados y mercenarios, como observamos en otras partes del mundo en las Revoluciones de Color’.

Según el movimiento, ‘el pueblo cubano sabe muy bien que los imperialistas nunca terminaron la guerra contra su país, a pesar de los métodos actuales, ni del cambio de residentes en la Casa Blanca’.

Estas políticas criminales e inhumanas, precisa, ‘están siendo apoyadas por aliados imperialistas en la Unión Europea y sus agentes dentro de Cuba y Florida, quienes exigen una intervención abierta, con pretexto humanitario, como se ha visto en otros países antes’.

La agrupación señala ‘este interés cínico de tales fuerzas que causan sufrimiento, a través de las sanciones políticas y económicas’.

En este caso, ‘el bloqueo, primero, y su hipocresía, luego, del ‘pobre pueblo cubano’ a que hay que educar sobre ‘democracia y derechos humanos’.

Para el movimiento, Cuba dio muchas lecciones de solidaridad y dignidad desde el triunfo revolucionario en 1959, pero en este último período, durante la pandemia de Covid-19, ‘la isla de la Revolución volvió a realizar su asistencia altruista e internacionalista’.

El consejo reitera ‘su indignación por los planes imperialistas de generar descontento social y dirigirlo contra el gobierno soberano cubano. Los logros de la Cuba Socialista son un ejemplo y una fuente de inspiración para los pueblos de América Latina y del mundo’, subraya finalmente.

#Cuba alerta ante intentos de desestabilización

La Habana, 12 jul (Prensa Latina) Cuba amanece hoy alerta ante los intentos de desestabilización ocurridos la víspera, que generaron el rechazo de amplios sectores de la ciudadanía en todo el país.
Durante la jornada dominical numerosos cubanos salieron a las calles para expresar su respaldo a la Revolución, en respuesta a las provocaciones ocurridas en diferentes puntos de la geografía nacional, instigadas a través de las redes sociales.

El presidente Miguel Díaz-Canel, en comparecencia televisiva, rechazó la actuación de quienes alientan esos actos y los calificó de oportunismo y doble moral, pues aprovechan las difíciles circunstancias del pueblo debido a la pandemia de Covid-19 y el recrudecido bloqueo económico de Estados Unidos.

No quieren el bienestar de la gente, denunció el mandatario, y agregó que incitar a ese tipo de desorden en las circunstancias excepcionales del país es una perversidad.

El jefe de Estado, quien estuvo junto a otros dirigentes en San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa (occidente), uno de los sitios donde se produjeron concentraciones de personas con diversos reclamos, recorrió las calles de esa localidad en unión de la población.

Allí se refirió a la campaña mediática organizada desde el exterior para convocar a manifestaciones en la isla, y dijo que algunos confundidos participaron de esas acciones, mientras otros tenían preocupaciones y dudas legítimas.

No obstante, acotó, también estuvieron mercenarios pagados por agencias estadounidenses, frente a los cuales reafirmó que las calles del país son de los revolucionarios.

No vamos a permitir que ningún contrarrevolucionario vendido, que recibe dinero norteamericano, provoque una desestabilización en el país, enfatizó Díaz-Canel durante su intervención en la televisión local, y convocó a salir en defensa de la Revolución.

Artistas, representantes de las organizaciones políticas y de masas, trabajadores y pueblo en general, respondieron con concentraciones populares en diferentes espacios públicos del país, a los cuales acudieron con banderas y coreando frases a favor de la Revolución y el Gobierno.

Asimismo, diversas personas se unieron a un llamado popular a colocar enseñas nacionales y del 26 de Julio en los balcones y ventanas, como muestras de respaldo al proceso social cubano.

Denuncia #PresidenciadeCuba página falsa en Facebook

La Presidencia de Cuba denunció hoy la circulación en la red social Facebook de una cuenta falsa que suplanta la identidad de la página oficial del Gobierno de la República caribeña.

A través de su canal en Twitter, los encargados de la comunicación en dicha instancia refirieron que el enlace al perfil ilegítimo es: https://t.co/TANPBv9ujX.

La cuenta real de la Presidencia en esa plataforma resulta accesible en el link https://t.co/0EEEmSsj1H, enfatizó otro tuit.

Al cierre de esta información fue imposible entrar a la cuenta falsa, pues, de acuerdo con la notificación de Facebook, ya era una ‘página no encontrada’.

Denuncian vínculos de funcionarios de #EEUU y #subversión contra #Cuba (+Video)

Cuba denunció que funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos se reunieron vía online con personas que promueven la subversión dentro de la isla.

De acuerdo con el noticiero nacional, la jefa del Programa Cuba del Instituto Nacional Demócrata de esa nación norteña, Karla Velásquez, contribuyó a gestionar el encuentro del pasado martes 25 de mayo y refirió las preguntas o temas a tratar en el mismo.

Según Velásquez, en ese diálogo online entre Washington y contrarrevolucionarios cubanos se abordarían cuestiones como las relaciones bilaterales, la política de Estados Unidos hacia la isla, derechos humanos y democracia.

En otro momento, la televisión cubana mostró los vínculos entre el Centro para la Apertura y Desarrollo de América Latina (Cadal) y miembros de grupos que fomentan provocaciones contra el orden social en la isla.

Medios internacionales como Página12 de Argentina han denunciado en ocasiones anteriores que Cadal funciona como una base de operaciones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)de Estados Unidos en contra del Gobierno cubano y su líder histórico Fidel Castro.

El noticiero mostró un correo del director de este Centro, Gabriel Constancio, dirigido a la contrarrevolucionaria Tania Bruguera, graduada de Artes en la isla, donde él reconoce sus nexos con estos grupos subversivos en Cuba y habla sobre la nominación de uno de ellos a un premio.

Asimismo, el texto del mensaje refleja las contradicciones entre estas agrupaciones y las personas que las dirigen.

El material audiovisual demuestra nuevamente el financiamiento del gobierno de Estados Unidos a quienes intentan provocar un estallido social en la mayor de las Antillas.

Sobre este particular enfatizó que Cadal, con sede en Argentina, recibe dinero de la Fundación Nacional para la Democracia (NED), que a su vez obtiene la mayor parte de sus fondos del Congreso estadounidense. Además, en el año 2014 Gabriel Constancio estuvo relacionado con planes para sabotear la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), celebrada en La Habana.

En varias ocasiones, el noticiero de la televisión nacional ha presentado testimonios de intelectuales, artistas, autoridades y exagentes de la seguridad del Estado cubano que evidencian cómo Washington y la CIA promueven la formación de líderes de opinión que generan acciones de desestabilización en Cuba.

Numerosos especialistas y medios de prensa coinciden en que la búsqueda de reacciones dentro y fuera de la isla, el uso de las redes sociales para incitar a la desobediencia civil, el llamado a la delincuencia y la divulgación de noticias falsas son parte del guion de golpe blando contra la isla.

De hecho, Estados Unidos informó recientemente gastos por más de 261 millones de dólares en proyectos de subversión contra la mayor de las Antillas desde 1990 hasta este año.


Las universidades en el blanco de la #subversión contra #Cuba

El gobierno de EE. UU. y los servicios especiales de ese país, en especial la CIA, consideran de suma importancia el trabajo con los estudiantes cubanos

Acto de reafirmacion revolucionaria de los estudiantes y trabajadores de la UCI.
Foto: Ismael Batista

El gobierno de EE. UU. y los servicios especiales de ese país, en especial la CIA, consideran de suma importancia el trabajo con los estudiantes cubanos. Con ese fin dedicaron varios millones de dólares del presupuesto de la subversión para «influir de forma decisiva» en la manera de pensar de los jóvenes de la Isla.

El Departamento de Estado, la Usaid y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) gastaron 304,3 millones de dólares en programas de democracia relacionados con Cuba desde 1996 hasta 2015.

Los fondos de la Usaid fueron canalizados, en su mayoría, a través de subcontratistas que obtienen grandes ganancias por su trabajo con un mínimo de riesgos. La mayoría se emplea en el pago de contratos, viajes y gastos personales y una ínfima parte va a manos de los mercenarios cubanos en la Isla.

Las orientaciones de la CIA para el año 2009 eran bien claras: penetrar las áreas de Extensión Universitaria, y reclutar o formar líderes en ese campo para que ocuparan puestos claves en esos centros.

Organizar talleres literarios, de cine, encuentros deportivos y culturales, a través de ong que funcionarían como organizaciones amigas de Cuba, a las que «solo mueve un fin altruista» era parte del proyecto, para lograrlo. Recibirían todo el apoyo necesario.

Los talleres influirían en los jóvenes, con materiales de interés, propiciando el debate de los temas tratados para ir conformando un pensamiento diferente del «oficial».

El área de Extensión, según consideraban, era una zona no bien atendida, «que contaba con escasos recursos debido al embargo». Pensaban que eso facilitaría las cosas.

Patrocinar proyectos conjuntos podría resultar interesante y efectivo para las universidades. Las ong debían propiciar el acercamiento con ofertas de viajes al exterior a directivos y académicos.

«Debemos trabajar sobre los errores, identificar a los débiles, a los que no tienen convicción firme, a los descontentos, a los que no creen, debemos apoyar el pensamiento diferente, fomentarlo. Sembrar la duda, avivar la inconformidad, exaltar los valores de la “sociedad libre”», orientaba la CIA a sus agentes y contratistas.

Otorgar premios a estudiantes o profesores que tuvieran proyectos de investigación en el área de las ciencias sociales era otro de los planes. Las investigaciones seleccionadas recibirían el apoyo material y financiero de universidades norteamericanas y latinoamericanas. Así de benéficos pretenden presentarse para subvertir el camino de Cuba