Un alba que despunta entre emociones y certezas

#Cuba #Educación #RevolucionCubana #FamiliaCubana

Septiembre es en Cuba, por tradición, mes de alegrías, de sueños, de abrazos y esperanzas renovadas. Lo es porque ninguna otra luz se iguala a la del saber, y es el noveno mes del año el símbolo de un retorno siempre seguro al lugar donde se materializa un derecho irrenunciable para los cubanos: el de la educación

Inicio del curso escolar 2022, desarrollado en la escuela Martín Marrero, Reparto Naroca, Boyeros
Foto: Endrys Correa Vaillant

Septiembre es en Cuba, por tradición, mes de alegrías, de sueños, de abrazos y esperanzas renovadas. Lo es porque ninguna otra luz se iguala a la del saber, y es el noveno mes del año el símbolo de un retorno siempre seguro al lugar donde se materializa un derecho irrenunciable para los cubanos: el de la educación.

Son muchas las certezas que reafirman sus pilares cuando suena otra vez el timbre de cada escuela, y se pone en funcionamiento el hermoso e imprescindible andamiaje para formar mejores seres humanos, para dotarlos del conocimiento que, por hacerlos más cultos, los hace también más libres.

Pocos momentos en el año involucran tanto a la familia, a la comunidad, al país en pleno, como el retorno a las aulas. Mientras en el seno del hogar se forran libros, se toman las últimas medidas al uniforme, se conforma con antelación lo que debe llevar la mochila, se seleccionan hasta medias y zapatos para el primer día, a lo externo se trabaja de manera incansable para que la realidad de cada plantel esté a la altura de la misión que ha de cumplir.

Es difícil aquilatar el esfuerzo sin límites que implica para este pequeño país poner a disposición de los educandos innumerables recursos materiales y humanos, sin los cuales resultaría imposible un proceso docente-educativo que alcance los estándares de calidad a los que estamos acostumbrados.

Porque cuando septiembre abre sus puertas, ya espera en las escuelas el personal docente y de apoyo, y están allí los lápices, libretas, libros de texto, los medios tecnológicos imprescindibles y todo, todo eso, que nada cuesta a educandos y familia, sí tiene un alto costo para nuestro Estado.

Sin embargo, mientras en el mundo se apela a los recortes presupuestarios de programas sociales (la educación entre ellos) como primera salida a las crisis, y los despidos masivos de maestros dejan a millones de niños sin acceso a la enseñanza, jamás ha sido esa una posibilidad contemplada en esta Isla.

Posiblemente no exista en nuestras escuelas una tecnología de última generación, es probable que algunos de nuestros niños deban compartir sus libros de texto, o que no sea nuevo su pupitre; pero nada de eso demerita la grandeza de un sistema educacional cuyo prestigio es reconocido más allá de las fronteras cubanas, no solo por sus resultados académicos, sino porque se sustenta en principios de ética, igualdad, atención a diferencias individuales, excepcional cercanía con la familia y otros muchos baluartes que permiten enseñar, a la par de las materias, insustituibles valores humanos.

Desde que al triunfo de la Revolución se inició toda una estrategia de país para llevar la enseñanza a cada rincón de nuestra geografía, Cuba no ha renunciado jamás, ni en los momentos más difíciles, a respaldar ese derecho.

Durante la COVID-19 pusimos pausa al contacto presencial, pero nunca suspendimos las alternativas para sostener la enseñanza, y otro esfuerzo titánico permitió que niños y maestros pudieran volver a las escuelas inmunizados, y hoy ya llevan en sus brazos el refuerzo.

Lo cierto es que ni bloqueo ni campañas de odio ni contingencia energética han impedido este retorno siempre hermoso y emocionante. Bienvenido septiembre y, con él, aquello que el Indio Naborí llamara alba de letras y números, que ya no despuntará jamás desde la oscuridad del analfabetismo, sino desde la certeza de un derecho que sentimos nuestro y, como tal, defenderemos siempre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s