#BrunoRodríguez: #EstadosUnidos alega preocupación por impacto de la #covid-19 en el mundo, mientras incrementa su #bloqueo contra #Cuba

En este artículo: Bruno Rodríguez ParrillaCoronavirusCOVID-19CubaEstados UnidosJoe BidenOrganización de las Naciones Unidas (ONU)PolíticaSaludSARS-CoV-2Virus21 septiembre 2021 | 6Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en WhatsAppCompartir en Telegram

Bruno Rodriguez, canciller cubano. Foto: Pool AP Photo/Ismael Francisco/Archivo

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, denunció este martes que el gobierno de Estados Unidos alega preocupación por el impacto de la covid-19 en el mundo, mientras incrementa su bloqueo contra la isla.

El canciller cubano recordó en Twitter que la administración republicana de Donald Trump (2017-2021) identificó a la pandemia como aliada del despiadado cerco estadounidense, el cual incrementó con 60 nuevas sanciones durante la crisis sanitaria.

Asombra que el presidente Biden, que continúa la aplicación de esas medidas, alegue preocupación por el impacto de la covid-19 para todos los pueblos, apuntó al comentar el discurso pronunciado por el mandatario norteamericano este martes ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

El canciller cubano alegó que el “gobierno del presidente Biden comete un grave error, con consecuencias para todos, en su empeño por dividir al mundo entre quienes se le someten y quienes defienden con dignidad su derecho soberano a la autodeterminación”.

“La aplicación disimulada de la política exterior errada y peligrosa de Trump por parte del presidente Biden compromete al actual gobierno de EE.UU. con la misma responsabilidad por el daño a la paz y la estabilidad internacional, y sus graves consecuencias”.

“El presidente Biden -escribió Rodríguez- conoce bien que la mayor amenaza para EE.UU., en su ´traspatio´, es la de la polarizacion política y el extremismo que se expanden dentro de su propio territorio. Y que, para la región, es la imperialista Doctrina Monroe”.

Desde 2017, Estados Unidos recrudeció su bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba con la imposición de más de 240 medidas dirigidas a asfixiar la economía de esta nación antillana y provocar un cambio de régimen.

Simultáneamente, incrementó su hostilidad a través de la promoción de campañas de desestabilización interna aprovechando la compleja situación económica y social generada por la pandemia.

El pasado 23 de junio, la abrumadora mayoría de los estados miembros de ONU expresaron, por vigésimo novena ocasión desde 1992, su repudio al cerco estadounidense contra la isla.

(Con información de Prensa Latina)

#AntonioGuterres suena alarma en #NuevaYork: El mundo está al borde del abismo

Por: David Brooks

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pronuncia el discurso inaugural de la 76 Asamblea General el 20 de septiembre de 2021. Foto: Reuters

Nueva York. El jefe de la diplomacia mundial no fue muy diplomático en su mensaje: “estoy aquí para sonar la alarma: el mundo tiene que despertarse. Estamos al borde del abismo -y procediendo en el sentido equivocado. El mundo nunca ha estado tan amenazado. O tan dividido”.

Antonio Guterres, secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) inauguró este martes el debate anual de alto nivel de la Asamblea General afirmando que “enfrentamos la cascada de crisis más grande de nuestras vidas”, entre ellas la del cambio climático, la pandemia global, amenazas a la paz y los derechos humanos y crecientes brechas, mientras que “la solidaridad está ausente en la acción -justo cuando más la necesitamos”.

Condenó como “obsceno” y como una “acusación moral del estado de nuestro mundo” que una mayoría del mundo más rico ya está vacunada cuando más del 90 por ciento de los africanos siguen esperando por su primera dosis.

Denunció también el incremento la desconfianza, producto de promesas incumplidas, derechos violados, corrupción y advirtió que ante “multimillonarios dándose un paseo de placer al espacio mientras millones padecen hambre en la tierra… y los jóvenes no ven un futuro… los pueblos a los que servimos y representamos pueden perder fe” en sus gobiernos e instituciones.

Llamó por una renovación del “contrato social” y que para eso se requiere superar seis “brechas”: la de la paz, incluyendo no sólo entre países, sino dentro de ellos, y advirtió que “los golpes de Estado” han regresado; la del clima; la brecha entre ricos y pobres -y eso empieza, dijo, poniendo fin a la pandemia para todos en todas partes; la brecha entre géneros; la de la confianza; y la brecha entre generaciones.

En torno a ésta última, afirmó que una investigación reciente en 10 países registró que la mayoría de los jóvenes sufren altos niveles de ansiedad y angustia por el estado del planeta y advirtió a los mandatarios: “un 60 por ciento de sus futuros votantes se sienten traicionados por sus gobiernos”.

Concluyó que “la mejor manera de avanzar los intereses de sus propios ciudadanos es por avanzar los intereses en nuestro futuro común”. [https://estatements.unmeetings.org/estatements/10.0010/20210921/AT2JoAvm71nq/evrRTWsE4dxD_es.pdf].

El desfile

Guterres, y varios de los oradores que lo siguieron en el desfile interminable de discursos de mandatarios o sus representantes ante la máxima organización multilateral, reconocieron la gravedad de la crisis del cambio climático, la pandemia y los mismos temas y desafíos de todos los años en discursos que, en gran medida, son elaborados para consumo interno en cada uno de sus países.

El presidente de China, Xi Jinping, resaltó la necesidad de la solidaridad internacional para enfrentar la pandemia y ampliar los esfuerzos a fin de apoyar el desarrollo internacional sobre todo de países más pobres. En un discurso por video (a los gobiernos seles ofreció la opción de ofrecer discursos presenciales o por video este año), afirmó que “es preciso hacer de las vacunas bienes públicos globales” para garantizar sus acceso universal, sobre todo a los países más pobres.

En obvia respuesta a Estados Unidos (sin mencionarlo su nombre) sobre la “competencia”, declaró que “el éxito de un país no tiene que implicar el fracaso de otros país, y el mundo es suficientemente grande para acomodar el desarrollo en común y el progreso de todos los países”.

Y aparentemente reprobando el papel de Washington como juez internacional de la democracia, el líder chino señaló que “un mundo de paz y desarrollo debe abarcar a civilizaciones de diversas formas, y debe acomodar rutas diversas a la modernización. La democracia no es un derecho especial reservado para un país individual, sino un derecho que los pueblos de todos los países deben gozar”.

Condenó toda intervención militar externa para “las llamadas transformaciones democráticas” y recordó que “China nunca ha invadido o atropellado a otros ni buscado la hegemonía en el pasado, tampoco lo hará en el futuro”.

Un nuevo actor en el escenario internacional este año fue el presidente Pedro Castillo Terrones de Perú, quien llegó al podio con su gran sombrero emblemático y recordó que él marca la “primera vez que un maestro rural ha asumido el poder” como resultado de un voto por el cambio social sustentable en su país. Aseguró que su gobierno está en contra de la exclusión y por la justicia social, “no sólo consolidar el imperio de la ley, sino hacer valer los derechos del pueblo”. Enfatizó, como maestro, la educación como clave para el futuro, afirmando que “un pueblo educado nunca será engañado”.

Jair Bolsonaro de Brasil se destacó por no respetar los requisitos de vacunación dentro de la ONU y en Nueva York y al ofrecer uno de los discursos más llenos de falsedades -competencia a veces intensa aquí- al esencialmente proclamar a Brasil como un milagro económico, social y político y hasta ecológico, sugiriendo que un 84 por ciento del Amazonas está intacto y que un 66 por ciento de su país está cubierto de la vegetación nativa de “cuando el país fue descubierto”. Eso sí, afirmó que Brasil “tiene a un presidente que cree en Dios, respeta a los militares, valora la familia es leal a su pueblo… es mucho, una base sólida, si consideramos que estábamos al borde del socialismo”.

El nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisi, en un mensaje de video, denunció a Estados Unidos declarando que “al mundo no le importa sobre ‘America primero’ o ‘America está de vuelta’ -repudiando consignas de Trump y Biden- al condenar que “las sanciones son la nueva manera de guerra de Estados Unidos” contra otras naciones. No dio indicaciones de progreso en las negociaciones para rescatar el acuerdo nuclear abandonado por Trump.

También hablaron este primer día -apenas el inicio de una semana de discursos- los mandatarios de Colombia, Chile y Turquía entre otros.

No hay datos de cuánta gente alrededor del mundo está viendo este “debate”, pero sí se sabe que lo más visto en la ONU no incluyó a ningún mandatario o figura política: más de 6 millones vieron el video de un grupo de pop coreano BTS invitado a la ONU el lunes para promover las vacunas y la esperanza juvenil y donde presentó su nuevo video “Permiso para bailar” grabado en la sede mundial [https://youtu.be/9SmQOZWNyWE].

El cambio climático y la pandemia -que algunos señalaron está relacionado a la crisis ecológica planetaria- fueron el marco de la mayoría de los discursos en este primer día. Pero aunque la retórica podía llegar a ser extraordinaria, las palabras están lejos de ser traducidas en acciones. La ONU presentó un informe la semana pasada que demuestra que los países no están cumpliendo con sus compromisos bajo el Acuerdo de París, donde se requiere una reducción del 45 por ciento en emisiones para 2030, pero en lugar de eso, bajo los compromisos actuales en colectivo, en lugar de reducir las emisiones éstas se elevarán un 16 por ciento para 2030.

“Es bastante fácil entender por qué los emisores más grandes de carbono del mundo y los mayores productores de combustibles fósiles quieren que parezca que están tomando suficiente acción climática con sus discursos elegantes. El hecho de que aun se salen con la suya es otro asunto”, comentó este martes Greta Thunberg, la joven activista ecológica más famosa del mundo.

(Tomado de La Jornada)

Volver a #Fidel en #Durban

«El racismo, la discriminación racial y la xenofobia constituyen un fenómeno social, cultural y político, no un instinto natural de los seres humanos; son hijos directos de las guerras, las conquistas militares, la esclavización y la explotación individual o colectiva de los más débiles por los más poderosos a lo largo de la historia de las sociedades humanas», sentenció Fidel

Autor: Pedro de la Hoz 

Obra de Lebogang Mashile.

A las puertas de la sesión conmemorativa del vigésimo aniversario de la adopción de la Declaración y el Programa de Durban contra el Racismo y la Discriminación Racial, que reunirá a líderes de la comunidad internacional el próximo 22 de septiembre en la sede de las Naciones Unidas, sería muy conveniente volver a las palabras pronunciadas por Fidel en la ciudad sudafricana.

El primer día de septiembre de 2001, el líder de la Revolución cubana habló, como era de esperar, claro y fuerte, como portavoz no solo de sus convicciones sino de la moral de un país comprometido con la erradicación de todo vestigio y práctica discriminatoria y de las aspiraciones de millones de seres humanos urgidos de reparación, equidad, justicia e inclusión.

«El racismo, la discriminación racial y la xenofobia constituyen un fenómeno social, cultural y político, no un instinto natural de los seres humanos; son hijos directos de las guerras, las conquistas militares, la esclavización y la explotación individual o colectiva de los más débiles por los más poderosos a lo largo de la historia de las sociedades humanas», sentenció Fidel entonces para siempre.

Estados Unidos e Israel boicotearon la conferencia de Durban, soberbiamente irritados por las voces que allí se solidarizaron con la causa palestina y condenaron la represión, ocupación de tierras y desplazamientos a la fuerza del régimen sionista en la Franja de Gaza y Cisjordania, situación que no ha variado, incluso ha empeorado, en las dos últimas décadas.

Acusar de antisemitas y racistas a quienes en aquel momento abogaron por los derechos del pueblo palestino y apostaron por la convivencia pacífica, respetuosa y en pie de igual de dos estados, Palestina e Israel, fue un avieso acto de prestidigitación política, compartido por las cúpulas de Washington y Tel Aviv, al que ahora, ante la conmemoración de la cita de Durban, ha arrastrado a países bajo la esfera de influencia imperial.

El antisemitismo es tan perverso como lo fue el apartheid en Sudáfrica o las teorías y prácticas supremacistas en Estados Unidos o el rechazo antinmigrante en Europa o la violencia que sufren las comunidades afrocolombianas o la marginación a los pobladores originarios en varios países latinoamericanos.

De Durban salió un programa que instó a los Estados a elaborar,  planes nacionales e integrales de acción para erradicar el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, llamó a procurar el fortalecimiento de las instituciones nacionales y hacer recomendaciones concretas en materia de legislación nacional y la administración de la justicia, promovió medidas para abordar la discriminación en materia de empleo, salud, políticas y educación, exhortó la implementación de políticas encaminadas a combatir la incitación al odio racial en los medios de información, y sugirió tomar en cuenta instrumentos estadísticos desglosados y estimular proyectos de investigación que sustenten las acciones específicas.

En Cuba, no sin dificultades en un campo donde la subjetividad pesa y la herencia de una nación donde el colonialismo explotó la esclavitud africana y la república neocolonial reprodujo y acentuó patrones racistas, la letra y el espíritu de Durban han tomado cuerpo.

El paso más contundente y de reciente data fue dado en noviembre de 2019 cuando, por acuerdo del Consejo de Ministros, quedó instituido el Programa Nacional contra el Racismo y la Discriminación Racial, al que tributan 18 organismos de la administración central del Estado e igual número de organizaciones, asociaciones y fundaciones de la sociedad civil. Programa en plena construcción, complejo, integral, científicamente fundamentado, socialmente motivado y en el que se refleja el pensamiento antirracista de Fidel, en sus proyectos y acciones intervienen ministros y directivos del gobierno, académicos, escritores, artistas, activistas sociales y promotores culturales de todo el país.

Fidel lanzó en Durban tres interrogantes de absoluta vigencia a los líderes políticos del mundo: «¿Serán capaces de comprender la gravedad de los problemas del mundo actual, regido en su desarrollo incoherente y desigual por leyes ciegas, el poder colosal y los intereses de las empresas transnacionales, cada vez más grandes, más incontrolables y más independientes? ¿Comprenderán el caos y la rebelión universal que se avecinan? ¿Podrán, aunque lo desearan, poner fin al racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas conexas, que son precisamente todas las demás?».

Centenares de millones de seres humanos esperan aún respuestas.

A escala planetaria, el abismo entre enunciación y realización permanece y crece.

Concluye nueva caravana en Miami contra el bloqueo a Cuba

Foto: @lianystr.

Integrantes de la comunidad cubanoamericana y amigos solidarios con Cuba, residentes en Miami, realizaron este domingo una nueva caravana contra el bloqueo de estados Unidos a la Isla y por tender puentes de amor entre ambas naciones.

Con vivas a los ‘Puentes de Amor’ y a la ‘Familia cubana’, así como exclamaciones de Abajo el bloqueo!, los asistentes ratificaron que continuarán ejerciendo presión hasta tanto el gobierno del presidente Joe Biden cumpla su promesa de cambio de política hacia Cuba.

Reunidos antes en el monumento que recuerda al héroe nacional de Haití, Toussaint-Louverture, en esa ciudad, los participantes dijeron que también dedicaban la jornada al pueblo haitiano, que sufrió un devastador terremoto el 14 de agosto y días después el impacto de la tormenta tropical Grace.

Caravanas de autos y bicicletas tuvieron lugar en los últimos tiempos además de Miami en las ciudades de Nueva York, Los Ángeles y Seattle, entre otras.

El pasado 31 de enero el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, agradeció desde su cuenta en Twitter, el gesto tras una de esas jornadas.

‘Los patriotas cubanos, vivan donde vivan, entienden que el bloqueo es un crimen contra su pueblo’, destacó.

El pasado año los integrantes del proyecto solidario Puentes de Amor organizaron una iniciativa similar desde Seattle hasta Washington DC.

Las acciones contra el ilegal y unilateral cerco de Estados Unidos hacia la Mayor de las Antillas son crecientes aquí y en especial ahora ante el incumplimiento de Biden de su promesa electoral.

En casi ocho meses como presidente, el demócrata mantiene vigentes las 243 medidas adoptadas por su antecesor, Donald Trump, que endurecieron el bloqueo económico, comercial y financiero de casi seis décadas, agravado por el azote de la pandemia de Covid-19.

El bloqueo recibió, una vez más, el rechazo mayoritario de la comunidad internacional el pasado 23 de junio en la Asamblea General de la ONU, cuando 184 de los 192 países miembros votaron por su eliminación y Estados Unidos volvió a quedar aislado junto a su inseparable aliado Israel.

(Con información de PL)

#COVID19 en el mundo: Antonio Guterres afirma que equidad en las vacunas es la cuestión más urgente de nuestro tiempo

Foto: Zumapress

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó este jueves que lograr equidad en la distribución de vacunas contra el nuevo coronavirus es “la cuestión más urgente de nuestro tiempo”, en un mensaje al Foro Internacional sobre Cooperación en Vacunas contra la COVID-19

Guterres aseveró que hoy urge vacunar a la mayoría de la población mundial contra esta enfermedad, lo que requerirá el mayor esfuerzo de salud pública de la historia.

La pandemia sigue devastando nuestro mundo y ya cobró más de cuatro millones de vidas, ahora el desarrollo rápido de los inmunizantes ofrece esperanzas, pero hacen falta más acciones para que lleguen a todas las personas lo más rápido posible, recalcó.

Según informó, se necesitan más de 11 mil millones de dosis con el fin de inmunizar al 70 por ciento de la población mundial.

Esto requerirá el mayor esfuerzo de salud pública de la historia, insistió el diplomático portugués.

Guterres elogió los acuerdos pactados el mes pasado que impulsan una distribución equitativa de vacunas Sinovac liderada por la ONU, COVAX, y destacó que con el acuerdo se abriría paso a suministros potenciales de más de 500 millones de dosis.

En ese sentido, Guterres agradeció al Gobierno de China por su “liderazgo para abordar el acceso equitativo a las vacunas para los países en desarrollo, la cuestión más urgente de nuestro tiempo”.

A juicio del secretario general de la ONU, el mundo necesita un Plan Global de Vacunas, con el objetivo de al menos duplicar la producción de esos inyectables y garantizar una distribución equitativa.

Igualmente, abogó por la creación de un grupo de trabajo de emergencia, a nivel del Grupo de los 20, dirigido a coordinar la implementación de ese plan.

‘Duplicar la capacidad de fabricación requiere un intercambio mucho mayor de tecnología y conocimientos’, señaló.

Esta primera reunión del Foro Internacional sobre Cooperación en Vacunas Covid-19 es una oportunidad crítica para reunir a países con capacidades de producción de vacunas, compañías farmacéuticas y fabricantes enfocados en avanzar en la cooperación global, subrayó Guterres.

De acuerdo con la plataforma Our World in Data, el 29,4% de la población mundial ha recibido al menos la primera dosis de alguna de las vacunas.

Según la plataforma, en el mundo se han aplicado un total de 4.320 millones de dosis con un promedio diario de 42,15 millones. Sin embargo, solo el 1,1% de las personas en países de bajos ingresos han recibido al menos una dosis.

(Con información de Prensa Latina)