Disturbios masivos en #Chile por el asesinato de un malabarista a manos de un carabinero

Esto no ocurrió ni en #Venezuela , #Cuba o #Nicaragua . Ocurrió, como es usual, en un país donde gobierna la derecha, aliada de #EEUU y la #UE

#Fascismo

La localidad chilena de Panguipulli ha sido escenario de protestas y disturbios masivos luego de que un artista callejero muriese a raíz de los disparos de un carabinero porque se resistió a un control de identidad. La Policía utilizó cañones de agua para dispersar a la multitud.

El malabarista Francisco Martínez, de 27 años, falleció en la localidad de Panguipulli luego de que un carabinero (Policía militarizada) le disparara varias veces. La muerte del artista callejero ha desatado una oleada de protestas contra la brutalidad policial.

#EE.UU. y la formación de figuras para la subversión en #Cuba

La Habana, 4 feb (Prensa Latina) La aplicación del guion de golpe blando en Cuba comprende la formación por parte de Estados Unidos de figuras públicas preparadas con fines subversivos, trascendió hoy en la prensa local.

El noticiero de la televisión nacional presentó testimonios de intelectuales, artistas, autoridades y exagentes de la seguridad del Estado cubano que evidencian cómo Washington y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) propician la formación de líderes de opinión que generan acciones de desestabilización en Cuba.

El exagente de la seguridad del Estado de Cuba Raúl Capote, asegura que Estados Unidos precisa formar a esos individuos y para ello implementa estrategias como el otorgamiento de becas a través de instituciones y organizaciones.

‘Ellos necesitan sobre todo cambiar la manera de pensar de los cubanos, crear una masa acrítica de personas que no crea en la Revolución y nada más valioso que el arte, que la cultura para poder cambiar los valores’, agregó.

En ese sentido, el audiovisual demuestra los vínculos de Tania Bruguera, graduada de Artes en la isla, con organizaciones financiadas por el gobierno estadounidense.

El material refiere los nexos entre Bruguera y Cubalex, ‘una supuesta organización sin fines de lucro que desde Estados Unidos brinda asesoría legal a contrarrevolucionarios en la isla’.

Además, el video explica el financiamiento que recibe Cubalex de la Fundación Nacional para la Democracia, señalada como una de las fachadas de la CIA que permite canalizar fondos hacia los grupos contrarios al gobierno caribeño.

Asimismo, expone cómo el denominado arte político de los performance de Bruguera constituye una acción subversiva, que busca la publicidad y sigue el guion de golpe blando contra la mayor de las Antillas.

En opinión del viceministro de Cultura, Fernando Rojas, la capacidad comunicativa del arte de Bruguera ‘se ha resentido como consecuencia de un incremento de acciones ligadas a actitudes más politizadas’.

De acuerdo con el audiovisual, el arte político se ve entonces como un producto que busca generar opiniones polarizadas y alto impacto psicológico.

El noticiero subrayó los vínculos de Bruguera con los acontecimientos frente al ministerio de Cultura el 27 de noviembre pasado y su papel en la creación de la idea (defendida luego en portales subversivos) sobre una supuesta ruptura entre la institucionalidad y los artistas cubanos.

‘Esto es parte de otro patrón de la guerra cultural: desconocer todo el trabajo de la institucionalidad cubana’, enfatizó el escritor Jorge Hernández.

La prensa televisiva mencionó también los vínculos de Bruguera con otras personas asociadas a actos provocativos y de subversión en la isla.

Según Fernando Rojas, esos esfuerzos contrarrevolucionarios ‘le sirven de sustento a la gran agresión imperial’.

Origen y actualidad de la Operación Cóndor

Por Fabián Escalante Font | 28/07/2020 | EE.UU.

Fuentes: La pupila insomne

La Doctrina Nacional de Seguridad de Estados Unidos, sustentada y alimentada por la doctrina Monroe y otros conceptos fascistas (Kissinger) fueron los padres de la operación Cóndor cuyo nombre, según el terrorista de origen cubano Antonio Veciana, se debe al complot de la CIA para asesinar a Fidel Castro en ocasión de su viaje a Chile. Después sirvió de cobertura para el sabotaje y derrocamiento del gobierno de Salvador Allende.

Estos operativos fueron dirigidos por el entonces jefe Latinoamericano de la CIA, David. A. Phillips, un personaje diabólico que participará en todas las agresiones a nuestros pueblos desde 1954 a 19751 y existen evidencias que también lo sitúan en el complot de asesinato del presidente Kennedy, por sospechas de la CIA de un eventual cambio de política hacia Cuba.

Cuba su ejemplo e influencia fueron las causas de aquel engendro, porque Latinoamérica cambio radicalmente después del triunfo de la Revolución de 1959. El combate a los movimientos de Liberación Nacional y progresistas antes, como ahora a la colaboración médica fueron los pretextos utilizados. Cuba ha sido y es el COCO de las oligarquías y el Imperio.

La operación Cóndor fue y sigue siendo, un mecanismo terrorista de estado, operativo, ilegal y clandestino, que opera dentro o con la colaboración de los militares y aparatos policiales regionales, para aniquilar a los movimientos de izquierda, progresistas y democráticos del Continente. Por su naturaleza es de ideología neofascista. Estados Unidos ha dirigido ayer y hoy tal estrategia, por medio de la CIA y otras organizaciones subversivas y delictivas. (USAID, Mafias narcotraficantes)

Las bases de Cóndor utilizadas por la CIA fueron las dictaduras militares latinoamericanas surgidas en la segunda mitad del siglo XX, entonces encabezadas por Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala y con el apoyo tácito de las FF.AA. y aparatos policiales de Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Hoy utilizan a los gobiernos derechistas que poco a poco se han ido instalando en la región, con los militares y represores de antes, que los gobiernos progresistas que los antecedieron mantuvieron, junto a un sistema legal corrupto que ahora los secunda para judicializar la política. Brasil es el ejemplo más notable.

Inicialmente Chile por medio de la DINA2 fue el organizador y gestor PÚBLICO del proyecto Cóndor, que entre sus objetivos se encontraba el intercambio de información y de prisioneros, además de las ejecuciones extrajudiciales de sus adversarios. La idea era aniquilar a todos los oponentes de izquierda. Solo en Argentina se calcularon más de 30,000 desaparecidos.

Un subproducto de Cóndor, fue la Operación Colombo que asesinó a 119 chilenos, muchos en cárceles de ese país, crímenes que hizo parecer mediante una hábil campaña de prensa como ajustes de cuentas debido a contradicciones internas dentro de las organizaciones revolucionarias de ese país.

Poco a poco, en los años siguientes, el ejército argentino por medio del batallón de inteligencia 601, fue adquiriendo mayor protagonismo al prestarse a organizar –por órdenes de Estados Unidos– el derrocamiento de los Sandinistas en Nicaragua, en una operación extraterritorial (Calipso)3 de proporciones nunca antes ejecutada. Se pudiera afirmar que aquella, fue la última guerra del siglo XX en nuestro continente, que causó mas de 50,000 víctimas.

Para las ejecuciones externas, Cóndor acudió a los grupos terroristas de origen cubano asentados en Florida4. Los más importantes fueron Poder Cubano de Orlando Bosch y el Movimiento Nacionalista Cubano de Felipe Rivero y los hermanos Ignacio y Guillermo Novo Sampol. Estos elementos fueron dirigidos por Manuel Contreras y su especialista en terrorismo, el norteamericano y agente CIA Mike Townley. Ellos fueron los responsables de los asesinatos del general Carlos Pratts y su esposa en Buenos Aires, el excanciller Orlando Letelier y su secretaria Roni Morffi en Washington, el democratacristisno Bernardo Leighton y esposa en Roma, Italia, el general boliviano Juan Jose Torres y más tarde de la desaparición , tortura y asesinato de los diplomáticos cubanos Crescencio Galañena y Jesús Cejas. Después y actuando bajo la misma estrategia y el apoyo y dirección de la CIA, Poder Cubano encabezó el CORU5 devenida en coordinadora de los grupos terroristas de origen cubano en la Florida, los que en la década del 70 fueron responsables de 377 actos de terror en Estados Unidos y otros países, las bombas que asesinaron diplomáticos cubanos en Portugal y Canadá y finalmente el derribo del avión comercial cubano en Barbados.

Para el financiamiento de tales actividades Cóndor acudió al tráfico de drogas desde Colombia a Estados Unidos, según la Comisión investigadora del Senado Norteamericano6. Por cierto, como también hoy se realiza con la incorporación de los cárteles mexicanos.

Investigadores en Estados Unidos y la región, responsabilizan a Cóndor con los asesinatos del general Omar Torrijos, en Panamá, del Presidente Jaime Roldós del Ecuador y del general Rafael Hoyos del Perú, debido a sus inclinaciones izquierdistas.

Hoy nuevamente resurge el fantasma de Cóndor en las actuaciones de las FF.AA. y gobiernos títeres de la región y el golpe de estado de los militares en Bolivia es el ejemplo más visible. Además los militares poco a poco asumen posiciones “legales” de poder en gobiernos como Brasil, mientras en Paraguay se mantiene intactas las bases del poder del dictador Alfredo Stroessner, uno de los ejes de los eventos relatados, mientras que desde Colombia y el Perú se alienta el pacto fascista “el grupo de Lima” contra la Venezuela bolivariana.

Latinoamérica sufre hoy una agresión Imperial de nuevo tipo, o un nuevo plan Cóndor, mediante el cual numerosos gobiernos derechistas, imponen dictatorialmente sus políticas neoliberales destruyendo todos los instrumentos jurídicos colectivos antes creados7 e imponen la “ley del revolver” al mejor estilo del oeste yanki, bajo la mirada abúlica de los países del Mundo “desarrollado· y sus organismos políticos.

Cóndor ha sufrido una metamorfosis y lo que antes hacía clandestina e ilegalmente hoy lo realiza a la vista de todos. El golpe en Bolivia insisto, es el mejor ejemplo.

Impedir y frustrar tales pretensiones neofascistas es la tarea de todos los revolucionarios, demócratas y personas sensatas de nuestra región a menos que se pretenda regresar al pasado y contemplar nuevamente al Cóndor con sus garras destruir nuestros países, como ya sucedió en Brasil, Chile, Bolivia y Ecuador.

Notas:

1 David A. Phillips inició sus actividades terroristas cuando participó activamente en el golpe que derrocó en 1954 al gobierno de Jacobo Arbens en Guatemala, después fue un activo en la guerra de la CIA contra Cuba, más tarde desde México fue uno de los dirigentes del complot de asesinato con Kennedy, más tarde, enviado especial a Republica Dominicana cuando Estados Unidos derrocó al gobierno democrático de Juan Bosh, continuando su “carrera” en Bolivia encabezando la persecución y ejecución del Comandante Ernesto Guevara; Chile sería su siguiente etapa, participando primero en el intento de asesinato a Fidel Castro y luego en el derrocamiento del presidente Salvador Allende. Cóndor fue una de sus creaciones, al percatarse de la necesidad de luchar en el escenario Continental contra la influencia revolucionaria de la Revolución Cubana. En 1975 pasó a retiro después que la Comisión del Congreso norteamericano investigo los complots de la CIA para asesinar a líderes políticos extranjeros.

2 DINA, Dirección Nacional de Inteligencia chilena.

3 Operación Calipso mediante la cual la CIA, desde 1981 a 1990 organizó, armó y dirigió la CONTRA nicaragüense para desde Honduras y Costa Rica atacar y derrocar a la joven revolución sandinista, algo que no pudieron y empeño en el que fueron derrotados, pero que destruyó al país en vidas y hacienda.

4 Estos grupos surgieron en 1963 cuando la CIA decidió sacar el centro de sus operaciones del territorio norteamericano, bajo el concepto operativo de financiar, señalar los objetivos, facilitar los medios y bases en países de la región y luego “enterarse” por la prensa de los resultados, es decir de las agresiones, asesinatos y daños producidos en Cuba.

5 CORU, Comandos de Organizaciones Revolucionarias Unidas, fundada a mediados de 1976 en Santo Domingo por órdenes de la CIA y cuyo líder fue Orlando Bosh.

6 Comisión senatorial presidida por John Kerry.

7 MERCOSUR, CELAC Y ALBA TCP.

Cubiertos de lodo, pero se atreven a señalar a Venezuela

Granma.

De Miami llegó la ¿noticia? No podría ser de otro lugar. El chanchullo: varios exmandatarios iberoamericanos –por cierto de oscuros recuerdos en algunos casos– «urgieron» a la OEA y a la Unión Europea (UE) a rechazar lo que se han atrevido en llamar «ficción electoral» en Venezuela.

Estos señores, cumpliendo el mandato del Departamento de Estado estadounidense, se oponen a las elecciones parlamentarias convocadas para el 6 de diciembre de 2020, que renovarán todos los escaños de la Asamblea Nacional, mediante votación universal, directa, personalizada y secreta.

Y, como era de esperar, el autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, además de calificar como «farsa electoral» los comicios para los cuales se cumplen todas las normas democráticas que establece la Constitución venezolana, ha asegurado la oposición a estas y se ha apresurado a hacer advertencias y amenazas, olvidando totalmente que él no es más que un diputado, que para ejercer tiene que someterse al voto del pueblo.

Y debe saber también que quizá haya llegado la hora de ponerle un muro de contención a su arrogancia, su conducta mercenaria y terrorista y su falta de ética.

Teme Guaidó y quienes lo «fabricaron» que el pueblo venezolano le dé su merecido electoral, y luego sean las leyes las que le exijan rendir cuentas, entre otras cosas, por el robo del dinero del patrimonio de la nación que ha estado guardado en bancos extranjeros; por el llamado que ha hecho a que se produzca una intervención militar foránea en su país, y por estar involucrado en los más recientes intentos de secuestrar o asesinar al presidente legítimo Nicolás Maduro.

La proclama de personajes como los exmandatarios José María Aznar, de España; Álvaro Uribe, de Colombia; el mexicano Vicente Fox; la panameña Mireya Moscoso y Mauricio Macri, de Argentina, entre otros, es la más ridícula intromisión en los asuntos internos de un país, con el agravante de que cada uno de esos señores, si buscamos sus antecedentes, están llenos de lodo, por no llamarlo por su verdadero nombre, y no pasan de ser caricaturas de mal gusto que se enajenaron de sus pueblos y se aliaron a los intereses de los gobiernos de Estados Unidos.

Para añadir más a sus abultados currículos contrarios  a los pueblos latinoamericanos, han escogido a la OEA y a su desacreditado secretario general, Luis Almagro, para rogarle que esa institución rechace los comicios convocados para diciembre próximo.

No hay duda, se trata de un chanchullo preelectoral en el que participan, entre otros, nostálgicos ex que ahora viven del cuento y quizá del dinero que le puede venir de sus retóricas contrarias a los pueblos y los gobiernos progresistas de América Latina.

Cuando se les pierda alguno de estos personajes, no dude en buscarlos en Miami, donde la mediocridad está de moda.

Del EditorialGranma

USA a lo Trump: Donde predomina el odio

#TerrorismoNuncaMás

Arnaldo Musa / Cubasí

Intervención del canciller cubano, Bruno Parrilla, sobre el atentado a nuestra embajada en Washington por un emigrado cubano revela a las claras a donde conduce el odio que patrocina la actual administración norteamericana contra Cuba y a todo lo que le huela a peligro para el sistema de capitalismo salvaje del Imperio.

No por algo conocido deja de alarmar las peroratas furibundas del actual gobierno estadounidense, encabezado por Trump, en el que descuellan sus aventajados discípulos –¿maestros?- en Miami, implicados seguramente en la acción terrorista contra la delegación diplomática y su clara intención de asesinar.

Como una enfermedad -peor que el coronavirus por él descuidado-, el trumpismo toca a muchas puertas en Estados Unidos y, lamentablemente, encuentra eco, como lo demuestran los cada vez más numerosos grupos supremacistas blancos que se adhieren al actual mandatario y amenazan con una ola de sangre, si éste no es reelegido en las elecciones de noviembre venidero.

A ello se suman los numerosos actos de abusos con todo tipo de instrumentos, desde vehículos que atropellan y martillazos que laceran a seres humanos inocentes, pasando por las legales armas de fuego de todo tipo, por el solo hecho de ser negros, mexicanos o descendientes de chinos o de minorías a las que el establishment deja a un lado, por considerarlas inferiores.

Y ese es el país de la democracia, en la que no tienen eco aquellas palabras de Libertad, Igualdad y Fraternidad abanderadas hace más de 200 años por la Revolución Francesa.

Toda esta inquina tiene una base y excusa para ser exacerbada en el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en el 2001, en la que Estados Unidos aprovechó el momento para emprender guerras hegemónicas en el Medio Oriente, que a la larga coadyuvaron a la crisis financiera mundial.

En aquella ocasión, nuestro Comandante en Jefe declaró que el fenómeno del terrorismo solo se resolvería poniendo fin al terrorismo de Estado y con una política de paz en el mundo, y subrayó que no existe poder global, tecnológico o militar que pueda garantizar impunidad contra tales hechos, difíciles de descubrir y realizados por gente suicida.

Vaticinó días difíciles para el mundo, y así ha sido, porque EE.UU., nunca tuvo intención de actuar con serenidad y se dejó arrastrar por la ira y el odio, lanzando bombas por doquier.

“Búsquese la paz en todas partes para proteger a todos los pueblos contra esa plaga del terrorismo, que es tan solo una de las plagas”, significó Fidel, y entre las otras muchas mencionó el SIDA, el hambre, las enfermedades, la pobreza y la falta de medicamentos, que matan a decenas de millones de personas, como también ha quedado demostrado en la actual pandemia de la COVID-19, que Estados Unidos encabeza en número de infestados y muertes, por falta de previsión, atención y política demorada y equivocada de su actual presidente.

‘They want to win’: NUCLEAR confrontation becomes likelier as US races for global domination, Russian FM says

RT.

Washington is escalating the risk of a nuclear standoff among the world’s major powers in an effort to win back global domination, and brushing aside the last arms control pacts still standing, Russia’s chief diplomat has warned.

“I agree that the nuclear risks have increased substantially in the recent past,” Foreign Minister Sergey Lavrov told an audience at the high-profile Primakov Readings forum on Friday.

The reasons for that are “obvious,” the minister clarified. “The US wants to regain global dominance and achieve victory in what they call a great power competition.”

Lavrov said Washington refuses the notion of “strategic stability” and calls it “strategic rivalry” instead. “They want to win,” he added.

We are particularly worried about the US’ biennial refusal to reaffirm a fundamental principle: the premise that there can be no winners in a nuclear war, and, therefore, it should never be unleashed.

Continuing, the Russian FM suggested Washington wants to dismantle the entire arms control mechanism. The Trump administration pulled out last year from the 1987 Intermediate-Range Nuclear Forces Treaty, which bans either side from stationing short- and intermediate-range, land-based missiles in Europe.

That withdrawal also threw the New START treaty, signed with Russia in 2010, into jeopardy. The milestone agreement saw the US and Russia reduce their warheads to 1,550 each and their launchers to 800. It is set to expire next year but Lavrov said on Friday he was not optimistic that it would be extended.

According to the foreign minister, the US decision not to renew the New START is already a done deal and the fate of the pact “is sealed.”

Washington insists that the renewal of talks be made trilateral, with China joining in on the discussions. Beijing has said it would “be happy” to take part in the negotiations – but only if the US was willing to reduce its nuclear arsenal to China’s level, which is about 20 times smaller.

Cisjordania anexada: Trump-Netanyahu, desencadenados

#Fascismo

Cubasi

No hubo que esperar acuerdo alguno sobre el funesto plan del siglo en que Trump propondrá para expulsar a los palestinos de su patria: Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, decretó el primero de julio la anexión focal de Cisjordania, hecho que “legaliza” las ilegales destrucciones de viviendas y cultivos de sus habitantes y la ocupación por colonos judíos llegados de todas partes, muchos de ellos de Estados Unidos.

Antes de la anexión de Cisjordania, se vislumbraba que de sus 5655 kilómetros cuadrados – que representa el 22% de lo que era la Palestina histórica – sería reducida a la mitad y quedara con un territorio insignificante rodeado de un muro de 700 kilómetros de largo, que serpentea por sus ciudades, pueblos y aldeas, atravesando por carreteras exclusivas para los colonos judíos sionistas. Con Al-Quds Este (Jerusalén) ocupada definitivamente se concretaría una Palestina, además, desmilitarizada, con absoluta desproporción respecto al poder militar sionista.

Pero Netanyahu, como los anteriores gobernantes sionistas, jamás intentó negociar seriamente sobre la posibilidad de aceptar un Estado palestino, mientras recibía el mayor apoyo que Estados Unidos, con Trump al frente, haya dado a un régimen israelí.

Cuando sea presentado formalmente, el llamado “Acuerdo del Siglo” mostrará, sencillamente, el contubernio criminal entre Washington e Israel. 

Se verá a todas luces el sometimiento de los gobiernos árabes corruptos, el silencio cómplice de los organismos internacionales que seguirán la misma dinámica del imperialismo y el sionismo bajo la lógica de “acepten el apartheid que les ofrecemos y su vida será menos dura de lo que es ahora. No acepten esta imposición y los exterminaremos”. 

Y es que sólo la porfiada y digna resistencia palestina logra mantener en pie el derecho de su pueblo a existir. A no ser confinados en campos de concentración o exterminados bajo el nacional sionismo (los nazis preconizaban el nacional socialismo) que se ha impuesto en Palestina a partir de1948, cuando Israel fue creada como punta de lanza de los intereses occidentales en el Levante mediterráneo.

VERSIÓN CRIMINAL DEL COLONIALISMO

La concepción del anunciado “Acuerdo del Siglo” que Estados Unidos prepara junto a su hijo putativo es, desde su concepción, la expresión del colonialismo en su versión más criminal. ¿Cómo va a ser racional que la resolución de un conflicto, atizado por Washington e Israel, se deje en manos de esta alianza, sobre todo cuando la entidad sionista ha demostrado que su único interés es expandir su presencia en los territorios ocupados, hasta hacer inviable la exigencia de su salida como también intensificar hasta la asfixia a la Franja de Gaza? 

No puede el zorro cuidar las gallinas, el ladrón ejercer de juez, no puede el criminal definir qué debe ser el cumplimiento de la legalidad internacional. No puede esta asociación creada para delinquir llamada sionismo e imperialismo definir el futuro del pueblo palestino.

La ocupación de la Ribera Occidental y el bloqueo contra la Franja de Gaza han servido para que la industria militar israelí aproveche su política colonial y así probar sus nuevos armamentos e invertir e innovar en tecnología para luego comercializarla en el mercado de la comunidad internacional. Esta información ha sido entregada por la ONG Hamushim, que da cuenta de cómo esa industria de armas ha usado como campo de pruebas cada pedazo de territorio palestino y últimamente la marcha del retorno impulsada por la sociedad gazetí, que tiene como respuesta balas, gases, muerte y destrucción.

El hablar de negociaciones, sin informar en forma transparente en qué está trabajando la alianza entre Washington e Israel – sumando a sus socios incondicionales como la Casa al Saud y la Monarquía Jordana (sin participación alguna de Palestina) – es simplemente demorar la exigencia de poner término a la ocupación sionista, poner freno a los crímenes cometidos por el ejército invasor y los cientos de miles de colonos terroristas que se han instalado en suelo palestino. 

Esta demora es aprovechada por la clase política y militar terrorista israelí, para seguir expandiendo sus tentáculos, confiscando más tierras, destruyendo aldeas palestinas, generando un sistema de apartheid y un régimen, que, si bien no asesina enfermos mentales ni gitanos, si lo hace con prisioneros políticos, luchadores y en general hombres y mujeres del pueblo palestino sometidos a este régimen brutal, colonialista y racista.

“Black Lives Matter puede ser el movimiento más grande en la historia de los Estados Unidos”

#TrumpOut2020

Kaosenlared

Así se titula una columna en el New York Times de este viernes dando a conocer que se movilizaron hasta 26 millones de personas en todo Estados Unidos desde el asesinato de George Floyd.

Los columnistas del New York Times Larry Buchanan , Quoctrung Bui y Jugal K. Patel publicaron este viernes un artículo en base a recientes encuestas sobre las protestas de Black Lives Matter en el que señalan que se puede tratar del movimiento más grande en la historia de los Estados Unidos: “alcanzaron su punto máximo el 6 de junio, cuando medio millón de personas acudieron a casi 550 lugares en todo Estados Unidos” en un sólo día durante el mes las protestas continúan hasta hoy.

Los resultados de cuatro encuestas recientes, incluida una publicada esta semana por Civis Analytics , una firma de datos demócrata, revelaron que entre 15 y 26 millones de personas en los Estados Unidos participaron en manifestaciones por el asesinao de George Floyd. El New York Times afirmó que estas “cifras harían de las protestas el movimiento más grande en la historia del país”.

Según mencionan los columnistas, aunque los números puedan expresar algunas distorsiones en cuanto a las respuestas de la población, las encuestas sugieren que siendo pesimistas “más de siete millones de personas participaron en manifestaciones recientes”.

Haciendo una comparación “la Marcha de Mujeres de 2017 tuvo una participación de aproximadamente entre tres a cinco millones de personas en un solo día, pero ese fue un evento altamente organizado. En conjunto, las recientes protestas de Black Lives Matter, de naturaleza más orgánica, parecen haber superado con creces esos números.”

La profesora Deva Woodly de la New School, dijo comparando que “las marchas por los derechos civiles en la década de 1960 fueron considerablemente menores en número. Si sumamos todas esas protestas durante ese período, estamos hablando de cientos de miles de personas, pero no de millones».

En la misma nota podemos encontrar el comentario de la profesora Erica Chenoweth en Harvard Kennedy School a partir de datos de las protestas políticas internacionales de los últimos años dijo que “para derrocar al liderazgo de un gobierno o por la independencia suelen tener éxito cuando involucran al 3.5 por ciento de la población en su apogeo”.

Los columnistas también revelaron una interesante radiografía de las protestas a partir de promedios de datos oficiales de la policía, fuerzas políticas y de los mismos manifestantes para dimensionar que las protestas alcanzaron una “escala extraordinaria”. Por ejemplo, “el 6 de junio al menos 50,000 personas acudieron a Filadelfia, 20,000 en el Union Park de Chicago y hasta 10,000 en el Golden Gate Bridge, según estimaciones de Edwin Chow, profesor de la Universidad Estatal de Texas e investigadores del Consorcio de conteo de multitudes.

Otro dato de peso fue que “en todo Estados Unidos, ha habido más de 4,700 manifestaciones, o un promedio de 140 por día, desde que comenzaron las primeras protestas en Minneapolis el 26 de mayo, según un análisis del Times. La participación ha variado de docenas a decenas de miles en aproximadamente 2,500 pueblos pequeños y ciudades grandes.”

El artículo también señala el enorme apoyo de jóvenes blancos al movimiento Black Lives Matter: «A diferencia de las protestas pasadas de Black Lives Matter, casi el 95 por ciento de las localidades que tuvieron una protesta recientemente son mayoritariamente blancos, y casi las tres cuartas partes de ellas tienen más del 75 de población blanca». Sobre esto Douglas McAdam, profesor emérito de la Universidad de Stanford que estudia los movimientos sociales dijo: «Sin cuestionar la realidad y la importancia del apoyo blanco generalizado al movimiento a principios de la década de 1960, el número de blancos que participaron de manera sostenida en la lucha fue comparativamente escaso, y ciertamente nada parecido a los porcentajes que hemos visto en los últimos años. semanas».

Para Kenneth Andrews, profesor de sociología en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, «la extensión geográfica de la protesta es una característica realmente importante y ayuda a señalar la profundidad y amplitud del apoyo de un movimiento”.

Las palabras de Douglas McAdam son ilustrativas, «Parece que, para todo el mundo, estas protestas están logrando lo que muy pocos hacen: poner en marcha un período de cambio político y social significativo, sostenido y generalizado. Parece que estamos experimentando un punto de inflexión en el cambio social, que es tan raro en la sociedad como potencial».

Cuba : Los nuevos “médicos descalzos”

#CubaSalva

Por Hernando Calvo

Mientras Estados Unidos desembarca en Europa con 30 mil soldados con armamento pesado, Cuba, casi aislada política y económicamente en el mundo por decisión de Washington, es llamada de urgencia por varios países europeos para que sus médicos y sus medicamentos ayuden a combatir el coronavirus…

Este artículo publicado en el 2006, es muy vigente:

El presidente venezolano Hugo Chávez firmó en 1998 un acuerdo con el gobierno cubano que dio nacimiento a un programa masivo de salud pública. Desde entonces, 14.000 médicos cubanos atienden gratuitamente a la población de los barrios y regiones más pobres de Venezuela. Esta operación es sólo la punta del iceberg de la cooperación sanitaria de La Habana con los países pobres del Sur.

Fines de agosto de 2005. El sur de Estados Unidos ha quedado desvastado tras el paso del huracán Katrina. Las autoridades se ven superadas por la amplitud de la catástrofe: la gobernadora de Louisiana, Kathleen Babineaux, realiza un llamado urgente a la comunidad internacional reclamando ayuda de personal médico. El gobierno cubano reacciona de inmediato.

Desde La Habana ofrece enviar, en un plazo máximo de 48 horas, un contingente de 1.600 médicos entrenados para actuar en este tipo de circunstancias a Nueva Orleans, pero también a Mississippi y Alabama, los otros Estados afectados por el ciclón. Llevarían con ellos 36 toneladas de medicamentos y otros recursos. Pero tanto este ofrecimiento como el que las autoridades cubanas le realizaran directamente al presidente George W. Bush quedaron sin respuesta, mientras más de 1.800 personas, sobre todo pobres, morían por falta de ayuda y de tratamientos.

La tragedia de Nueva Orleans aún latía cuando el 8 de octubre del 2005 se produce en Pakistán, en la región de Cachemira, uno de los peores terremotos de la historia de ese país. Las consecuencias humanas y sanitarias son dramáticas, particularmente en las regiones más pobres y aisladas del norte. El 15 de octubre llegan los primeros 200 médicos cubanos, con varias toneladas de equipos de emergencia. Pocos días después, La Habana envia el material necesario para armar y equipar 30 hospitales de campaña. En algunas de las regiones afectadas jamás había llegado un médico. No faltaron los pobladores que descubrieron la existencia de un país llamado Cuba.

Para no contrariar la tradición musulmana, las cubanas (44% de los casi 3.000 médicos que que permanecieron en Pakistán hasta mayo de 2006) se cubrieron el cabello. En poco tiempo se estableció un clima de cordialidad; tanto que muchos paquistaníes aceptarón que un hombre atendiese a su esposa o hija. Para fines de abril de 2006, a pocos días de su regreso, el equipo médico cubano había atendido a un millón y medio de personas, mayoritariamente mujeres, y realizado unas 13.000 intervenciones quirúrgicas. Unos pocos pacientes, con traumas en extremo complicados, fueron trasladados a La Habana. El presidente Pervez Musharraf, gran aliado de Estados Unidos y amigo de George W. Bush, agradeció oficialmente a las autoridades de La Habana y reconoció que la ayuda de ese pequeño país caribeño ha sido la más importante entre todas las recibidas en ocasión de esa catátrofe.

Efectividad sanitaria

La primera brigada médica internacional cubana se formó en 1963. Fue a Argelia, recientemente independiente, donde se dirigieron por primera vez los 58 médicos y técnicos que la componían. En 1998, el gobierno cubano empezó a estructurar la ayuda médica masiva a las poblaciones de países pobres afectados por desastres naturales. Luego del paso de los ciclones George y Mitch por América Central y el Caribe, La Habana ofreció sus médicos y enfermeros para trabajar en el marco de los “Programas Integrales de Salud”. República Dominicana, Honduras, Guatemala, Nicaragua, Haití y Belice aceptaron esa ayuda.

En Haití, donde la población humilde padece crónicamente de falta de cuidados médicos, Cuba ofreció enviar ayuda médica masiva. La Habana propuso incluso en 1998 al gobierno francés, antigua potencia colonial, una especie de asociación humanitaria para ayudar a los pobladores haitianos. París se mantuvo en silencio y decidió finalmente, en 2004, enviar sus tropas… Cuba envió sus médicos -2.500 desde 1998- y las toneladas de medicamentos que su débil economía le permite.

Por su efectividad sanitaria, la gratuidad total del servicio o la posibilidad de obtenerlo a través de intercambios por petróleo o alimentos, y el hecho de que los médicos atienden en zonas a las que no van sus colegas nativos debido a la pobreza de la “clientela”, la inseguridad o la dificultad de acceso, el programa fue requerido por otros países, especialmente africanos. El personal de salud cubano es pagado por su gobierno.

Desde 1963 y hasta fines de 2005 más de 100.000 médicos y técnicos de la salud prestaron sus servicios en 97 países, especialmente de África y América Latina. En marzo del 2006 había unos 25.000 profesionales en 68 naciones. Un despliegue que ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede asegurar. Por su parte, Médicos Sin Fronteras envió 2.040 médicos y enfermeras al extranjero en 2003 y 2.290 en 2004. A esto se debe sumar la atención brindada en el propio territorio cubano, donde se trata a los enfermos de mayor gravedad de cualquier país del mundo. Fue en La Habana, por ejemplo, donde se trató a Kim Phuc, aquella niña que corría desnuda por una carretera vietnamita, llorando, con la piel quemada por los bombardeos con napalm del ejército estadounidense, una fotografía de Nick Ut que impactó terriblemente al mundo. Asimismo, Cuba recibió a más de 19.000 niños y adultos de las tres repúblicas soviéticas afectadas por el accidente nuclear de Chernobil, en 1986.

Aprovechando su experiencia en la prevención del sida (el índice de contagio en la isla es del 0,09%, frente a un 0,6% en Estados Unidos), durante la sesión extraordinaria de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el tema, en julio de 2001, Cuba ofreció “los médicos, pedagogos, psicólogos y otros especialistas que se requieran para asesorar y colaborar con las campañas de prevención del sida y otras enfermedades. También los equipos y kits de diagnósticos necesarios para programas básicos de prevención del sida. Además, el tratamiento antirretroviral para 30.000 pacientes…”. Y si el proyecto fuera adoptado “sólo sería necesario que la comunidad internacional aporte las materias primas para los medicamentos. Cuba no obtendría ganancia alguna y aportaría los salarios de su personal…”.

La propuesta no prosperó. Sin embargo, el proyecto “Intervención educativa sobre VIH/sida” se ha desarrollado en ocho países de África y seis de América Latina, lo que ha permitido la difusión de programas radiales y televisivos, así como posibilitó que más de 200.000 pacientes fueran tratados y medio millón de trabajadores de la salud recibieran capacitación.

En la actualidad, cerca de 14.000 médicos cubanos conviven en los barrios más carenciados de Venezuela, en la operación denominada “Barrios de Pie”. Caracas y La Habana también pusieron en marcha la “Operación Milagro”, que durante los diez primeros meses de 2005 permitió recuperar la vista, de manera gratuita, a cerca de 80.000 venezolanos, muchos de ellos enfermos de cataratas o de glaucoma que debieron ser llevados a Cuba para operarse. La “Operación” se amplió a otros ciudadanos latinoamericanos y caribeños afectados de ceguera, y otras deficiencias visuales. Venezuela aporta los recursos económicos y Cuba los especialistas, el material operatorio y la infraestructura para cuidar a los enfermos mientras dura su tratamiento en Cuba.

Al día de hoy, ningún gobierno, entidad privada, u organismo internacional ha logrado estructurar un programa médico mundial que dé respuesta efectiva y a gran escala a los necesitados, tal como ha hecho Cuba. En el marco de la “Operación Milagro”, se aspira a operar de los ojos a hasta un millón de personas por año.

A pocas horas de tomar posesión, en diciembre de 2005, el primer acuerdo internacional que firmó el mandatario boliviano Evo Morales fue con el presidente Fidel Castro. Allí se acordaba crear una unidad cubano-boliviana para atención oftalmológica gratuita a la población. Además del Instituto Nacional de Oftalmología de La Paz, recién equipado por Cuba, el programa contará con un centro médico en las ciudades de Cochabamba y Santa Cruz. Los jóvenes médicos bolivianos graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) participarán del programa.

La escuela fue inaugurada en 1998, cuando Cuba empezaba a enviar médicos al Caribe y América Central. Ubicada en una antigua base naval, en las afueras de La Habana, se propone formar a jóvenes provenientes de familias pobres de todo el continente americano -incluyendo a Estados Unidos- pero hay también cientos de estudiantes africanos, árabes, asiáticos y europeos. Participan en la formación las 21 facultades de medicina con que cuenta Cuba. En julio de 2005 se graduaron los primeros 1.610 médicos latinoamericanos. Cada año ingresan unos dos mil jóvenes, que tienen asegurada de forma gratuita su formación, alimentación, alojamiento y los elementos básicos para la práctica. A cambio se comprometen a regresar a sus comunidades de origen para brindar sus conocimientos a las poblaciones locales.

Un negocio amenazado

Movidos por consideraciones ideológicas e intereses corporativos, gremios médicos y de oftalmología de varios países han lanzado campañas contra esta iniciativa. En el boletín del Consejo Argentino de Oftalmología, por ejemplo, se decía de los oftalmólogos cubanos, citando un anónimo: “Nadie sabe nada, ni siquiera si son médicos”. Aunque el 20 de febrero de 2006 se reconocía: “La Operación Milagro recluta pacientes de bajos recursos de distintos lugares del mundo, preferentemente de América Latina y el Caribe, donde comenzó. Con este programa se trata de devolverle la vista a seis millones de personas que padecen cataratas…”. Pero inmediatamente pasaba a mentir para denigrar: “Esta técnica realizada en Cuba no posee ningún aval científico internacional…”. Ese Consejo de Oftalmología anunció que va a “iniciar gestiones” con algunas organizaciones no gubernamentales humanitarias para que financien un programa medianamente parecido. Mientras tanto, ofrece como alternativa a quienes padecen de retinosis pigmentaria comunicarse con la institución, donde “encontrarán respuesta con la seriedad y respeto que todo paciente merece…”.

En Nicaragua (donde el presidente Arnoldo Alemán rechazó en 1998, a pesar de la magnitud del huracán Mitch, la presencia de estos médicos cubanos); en Venezuela desde 2002, en Bolivia hoy, los médicos vinculados a los sectores conservadores -que conciben a la medicina como un comercio para pueblos solventes y se niegan a prestar sus servicios en los barrios pobres- se rebelan contra estos “médicos descalzos”: “incompetencia”, “ejercicio ilegal de la medicina”, “competencia desleal”… En abril de 2005, una decisión judicial del Estado brasileño de Tocantins obligó a partir a 96 médicos cubanos que curaban indigentes. El gobernador no estuvo de acuerdo con la decisión, pero nada pudo hacer, fuera de “reconocer el valor profesional de los médicos, quienes fueron muy bien recibidos y a quienes debemos agradecerles”.

Las protestas y presiones políticas de los gremios aumentan a medida que crece el número de jóvenes que provienen de universidades cubanas. Estos nuevos colegas podrían producir una rebaja de las tarifas o hasta regalar parte de sus servicios. Y así la atención médica dejaría de ser un servicio elitista y comercial.

Ya se amenaza hasta con no reconocer los títulos obtenidos en Cuba. En Chile, muchos de los jóvenes que se graduaron en 2005 no han podido registrar sus títulos por el precio demasiado elevado de los sellos y demás trámites burocráticos. Pero como dijo la BBC de Londres, si los colegios médicos en América Latina se obstinan en oponerse, “les podría resultar difícil lograr el apoyo de una población que cada día tiene menos acceso a los servicios de salud y para la cual este proyecto aparece como una pequeña luz de esperanza en la oscuridad”.

La situación más difícil es para los estudiantes de nacionalidad estadounidense, pues ellos se arriesgan a una condena de diez años de prisión y multas de hasta 200.000 dólares, porque las leyes del bloqueo les prohíben visitar Cuba. Ello a pesar de que en Estados Unidos 45 millones de personas viven sin cobertura médica y formar un médico cuesta 300.000 dólares.

Algunos estiman que esta ayuda “humanitaria” no es más que una maniobra de comunicación, una inversión que le permitiría al gobierno de La Habana cosechar apoyos diplomáticos inesperados frente a la hostilidad persistente de Estados Unidos. Por ejemplo, la elección de Cuba en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas -creado en marzo de 2006- por voto secreto fue de 135 votos sobre los 191 Estados miembro de la ONU. En tanto que las candidaturas de Nicaragua y Venezuela, donde se respeta el pluralismo político, no prosperaron. Las declaraciones de un “diplomático occidental” a la cadena BBC no estarían lejos de la realidad: “se trata de una iniciativa con tantos beneficiados que bien podría ser aplaudida incluso por sus enemigos políticos” .

Donald Trump Jr’s girlfriend Kimberly Guilfoyle tests positive for Covid-19 after flying for president’s Mt Rushmore event

Rt.com

Kimberly Guilfoyle, the girlfriend of US President Donald Trump’s eldest son, has been infected with coronavirus and is self-isolating. She attended numerous campaign events, including the president’s Tulsa rally.

Guilfoyle, a former Fox News talk show host, has been “immediately isolated to limit any exposure,” Sergio Gor, a chief of staff for the Trump Victory Finance Committee, which Guilfoyle leads, said in a statement.

¨She’s doing well, and will be retested to ensure the diagnosis is correct since she’s asymptomatic but as a precaution will cancel all upcomingevents.¨

CNN reported that Guilfoyle tested positive in South Dakota, where she flew to attend the president’s Independence Day event at Mount Rushmore. According to the New York Times, she did not travel aboard Air Force One, and was the only person in her group who tested positive.

Guilfoyle had not had recent contact with the president or Trump Jr, a source told CNN. However, as an active member of the Trump campaign, Guilfoyle attended numerous presidential events in the past and was backstage for Trump’s indoor rally in Tulsa, Oklahoma on June 20.

Gor confirmed that Donald Trump Jr tested negative. However, he has canceled all public events and is self-isolating as “a precaution,” he said.