#Ecuador. Van 79 presos muertos luego de motín carcelario: «El responsable es el Gobierno de Lenín Moreno»

A la #UE ,  #EEUU , la #OEA y a la Comisionada de los #DDHH de la #ONU le interesa esto?

Cristian Bahamonde, director de políticas públicas de la Defensoría del Pueblo de Ecuador, hizo responsable al Gobierno de Lenín Moreno por el amotinamiento acaecido en tres cárceles, donde 79 presos han fallecido hasta el miércoles 24 de febrero.

«Los responsables políticos en este caso son el Gobierno Nacional, la Presidencia de la República y los organismos de control como el Ministerio de Gobierno y el Sistema Nacional de Atención a Privados de la Libertad. Los hechos acaecidos ayer se los podía prevenir, no es algo repentino y demuestra que el Gobierno ha perdido el control del sistema carcelario», sentenció Bahamonde.

En Ecuador existen 40 mil personas privadas de libertad, toda vez que las dependencias penitenciarias sólo pueden albergar a 25 mil.

Por su parte, el Defensor del Pueblo, Freddy Carrión, afirmó que, «La falta de atención y de una política integral de rehabilitación social ha jugado un papel preponderante respecto al agudizamiento de las problemáticas de violencia social y carcelaria», y añadió que, «La falta del diseño, implementación, y peor aún, evaluación de políticas públicas de seguridad ciudadana, son el resultado de lo que actualmente sucede en los centros de privación de libertad, con lo que el Estado incumple con su rol de garante de los derechos de las personas que se encuentran bajo su custodia».

Rechazan intervención de #Colombia en elecciones de #Ecuador y la consideran intento de golpe de estado

El Diablo los junta!!!

“En marcha #GolpeDeEstado en #Ecuador

Rechazan intervencionismo de Colombia en elecciones de Ecuador

Nodal

El expresidente colombiano Ernesto Samper dijo que las supuestas informaciones sobre vínculos de Arauz con el ELN “son una infamia”.

Expresidentes latinoamericanos rechazaron el sábado la injerencia mostrada por el fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, en los comicios de Ecuador, y en perjuicio del candidato presidencial Andrés Arauz, ganador de la primera vuelta electoral.

El exmandatario de Bolivia, Evo Morales, manifestó en su cuenta de la red social de Twitter: “Rechazamos la acción intervencionista e intimidatoria por parte del Fiscal General de Colombia en contra del candidato ganador de las elecciones de Ecuador, Andrés Arauz”.

Morales sostuvo que Barbosa, “con falsas acusaciones de financiamiento ilícito, intenta afectar su triunfo en (la) segunda vuelta”, prevista para el 11 de abril próximo.

Arauz, candidato de la alianza opositora Unión por la Esperanza (Unes), recibió en las elecciones del pasado 7 de febrero más de 3.077.000 votos, el 32.06 por ciento, y espera contrincante que saldrá de los aspirantes Yaku Pérez y Guillermo Lasso, que se disputan el segundo lugar.

El fiscal general colombiano viajó el viernes pasado a Quito para entregar a su par ecuatoriano supuesta información hallada en computadores del abatido jefe guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN), alias Uriel, que señalaría un presunto financiamiento para Arauz.

El expresidente de Colombia, Ernesto Samper, afirmó en un tuit que las supuestas informaciones sobre vínculos del aspirante presidencial de la Unes con el ELN “son una infamia”.

“Forman parte de un juego sucio que están orquestando desde Colombia los sectores radicales de la derecha de ambos países para interferir en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ecuatorianas”, aseguró el exmandatario (1994-1998).

El Grupo de Puebla, que aglutina a varios expresidentes de la región, entre ellos al brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva, emitió un comunicado en cual rechaza “tajantemente el intento de vincular a Andrés Arauz con el Ejército de Liberación Nacional”.

Arauz, quien fue ministro coordinador de Conocimiento y Talento Humano durante el Gobierno de Rafael Correa (2007-1017), denunció por su parte una campaña mediática en su contra.

“Los que han cogobernado con (el presidente Lenín) Moreno se saben perdedores y presionan para que me persigan con burdas mentiras. No podrán lograrlo, la verdad siempre prevalece”, expresó el aspirante presidencial en un tuit.

“No podrán seguir chantajeando o engañando a la justicia. El pueblo ecuatoriano no permitirá un nuevo golpe a la democracia”, señaló.

Golpe de Estado en Ecuador, para evitar la victoria de Arauz, alertan a nivel internacional Políticos y estudiosos de la política cuestionan acuerdo CNE-Pérez-Lasso, porque lo consideran ilegal.

Una ola de preocupación se ha levantado, a nivel internacional, por lo que implica el acuerdo entre el Consejo Nacional Electoral y los candidatos presidenciales Yaku Pérez y Guillermo Lasso para el recuento de votos. Advierten la falta de fundamento legal de este pacto.

El eurodiputado de Izquierda Unida Manuel Pineda, en la red social Twitter, indicó que “la observación internacional  expresa su profunda preocupación por las últimas decisiones adoptadas por el @CNE fuera del marco legal. Cualquier recuento o auditoria debe ser supervisada por todos los actores políticos y todas las misiones de observación acreditadas”.

Para la eurodiputada Idoia Villanueva, “lo que estamos viendo en Ecuador es inaudito. Los candidatos Pérez/Lasso llegan a un acuerdo con el CNE de revisar el 100% de las actas de Guayas y el 50% de 16 provincias. Aleatorio y sin fundamentos legales. ¿Qué papel se arroga el CNE en esto? ¿Quién decide, quién observa?”, cuestiona.

A criterio de Esther Miranda, asesora de política internacional, el trinomio Pérez-Lasso-CNE acuerda hacer un recuento parcial de los resultados, sin pruebas ni fundamento legal, ni consulta a los candidatos. ¿Dónde está la democracia, Ecuador?, pregunta.

Antón Gómez-Reino, diputado de Podemos, escribe en su cuenta de Twitter: “ATENCIÓN A ECUADOR. Se están dando movimientos para alterar el resultado democrático. El órgano electoral, bajo auspicio de la OEA (¿otra vez la OEA?) acuerda con dos candidatos perdedores, al margen de la ley electoral, iniciar un recuento bajo criterios discrecionales.

Enrique Santiago, secretario general del Partido Comunista de España, advierte: “En marcha #GolpeDeEstado en #Ecuador para evitar victoria electoral de @ecuarauz. Los dos candidatos perdedores ponen a su servicio el Consejo Nacional Electoral para eliminar los votos de Arauz. La Fiscalía colombiana, experta en entrampamientos, injiere en el proceso electoral”.

Juan Carlos Monedero, politólogo español, alerta que en Ecuador, la OEA, responsable de validar el golpe de Estado en Bolivia, está acordando medidas con el CNE y los candidatos perdedores de las elecciones, al margen de la candidatura ganadora de Arauz. Cuidado no vuelvan a hacer lo mismo. ¡Atenta la observación electoral!

#Ecuador : El candidato presidencial ecuatoriano Yaku Pérez apoyó golpes en #Bolivia, #Brasil, #Nicaragua y #Venezuela

#YakuPérez es otro traidor al puro estilo #LeninMoreno . Este en realidad no representa a la izquierda, pues se trata de un vehículo insidioso de los intereses de Washington en Ecuador

Credito: The Greyzone.com

08.02.21 – La elección presidencial del Ecuador del 7 de febrero concluyó con una sorpresa: el conteo rápido publicado por el Consejo Nacional Electoral del país pareció enseñar a un candidato poco conocido, llamado Yaku Pérez Guartambel, en segundo lugar, asegurando una victoria estrecha sobre el candidato de derecha Guillermo Lasso, un banquero con una influencia importante en el país.

La mayoría de las encuestas habían predicho una carrera presidencial que se reduciría a dos candidatos, que difícilmente podían ser más diferentes: por un lado el banquero conservador Lasso, quien tenía el apoyo de las élites ecuatorianas y los Estados Unidos, que ya se había lanzado, sin éxito, a la presidencia dos veces previas a esta; mientras que en el otro estaba un joven economista de izquierda, Andrés Arauz, quien sigue los pasos del ex presidente socialista Rafael Correa y quiere traer de vuelta a su Revolución Ciudadana.

Pero mientras las encuestas consistentemente lo tenían llegando en tercer lugar, Yaku Pérez se mantuvo en la carrera hasta el final. Y, a diferencia de Lasso, Pérez nunca le demostró lealtad a la derecha; se lanzaba como candidato con lo que había sido mercadeado como una campaña progresista y ambientalista.

Pérez, un líder indígena del partido Pachakutik, pretendiendo ser la verdadera opción de la izquierda en las elecciones, critica a Arauz y al movimiento correista que representa de no ser lo suficientemente puros. Pero la trayectoria política de Pérez sugiere que es un Caballo de Troya de los enemigos más implacables de la izquierda.

Pérez atacó de forma virulenta a otros movimientos en América Latina, apoyando los golpes patrocinados por Estados Unidos contra Bolivia, Brasil, Venezuela y Nicaragua, mientras acusaba a esos gobiernos de “racistas”.

Su visión política fusiona críticas de ultraizquierda, anarquistas, a los gobiernos de izquierda realmente existentes con una agenda política objetivamente de derecha. Y su oposición al poder del estado es profundamente oportunista. Mientras Pérez critica severamente a China, simultáneamente ha dicho que “no pensaré dos veces” en firmar un acuerdo comercial con los Estados Unidos.

La ideología aparentemente progresista de Pérez está llena de contradicciones. Mientras que Arauz, el candidato correista, ha propuesto dar cheques de mil dólares a un millón de familias de clase obrera, Pérez ha atacado este plan alegando que los ciudadanos pobres gastarían todo el dinero en cerveza el mismo día.

Pachaktik, el partido de Pérez, se identifica como “ecosocialista” y alega representar a las comunidades indígenas del Ecuador. Pero como el candidato que lo lidera, emplea retórica de izquierda tapizada de metas regresivas.

Pachakutik está estrechamente vinculado a ONGs financiadas por Washington y estados miembros de la Unión Europea (UE). Los líderes del partido han sido adiestrados por el Instituto Nacional Demócrata (NDI, por sus siglas en inglés), una subsidiaria de la CIA que opera bajo los auspicios de la NED.

Pachakutik es el brazo político del grupo indígena CONAIE, que colaboró al frente de las protestas contra el ex presidente Correa, formando una alianza no declarada con la derecha oligárquica del país en un intento por desestabilizar y derrocar al presidente socialista.

De hecho, Pachakutik y la CONAIE desempeñaron un papel importante en el intento de golpe de 2010 (con apoyo estadounidense), que estuvo cerca de remover a Correa del poder de forma violenta y antidemocrática.

El principal candidato de la derecha en la elección de 2021, el adinerado banquero Lasso, no se sentía amenazado por la retórica “ecosocialista” de Peŕez y Pachakutik. Parece estar muy consciente de que la etiqueta es sólo una estrategia de marketing. Lasso declaró públicamente que si Pérez de alguna manera llegaba a la segunda roda, con todo gusto lo apoyaría para derrotar a los correistas.

El apoyo del banquero no sorprendió a nadie cuando se considera que, en 2017, antes de cambiar su nombre de Carlos a Yaku, el propio Pérez apoyó la candidatura de Lasso.

Una encuesta de enero con los candidatos a la presidencia del Ecuador: Andrés Arauz con 43.22%, Guillermo Lasso con 25.54%, and Yaku Pérez con 19.87%

Son profusos los vínculos de Pachakutik con Washington. Uno de sus ex integrantes más prominentes es Fernando Villavicencio, un periodista que apuntaló una campaña de desinformación contra el periodista Julian Assange, diseminando acusaciones desacreditadas pero profundamente dañinas sobre el editor de Wikileaks a través del diario británico The Guardian.

El activismo anti-Correa de Villavicencio también parece haber sido financiado por la NED.

Villavicencio se desempeñó como asesor de Cléver Jiménez, diputado por Pachakutik a la Asamblea Nacional, quien ayudó a dirigir el intento de golpe de 2010.

Yakú Pérez realizó manifestaciones en apoyo de Villavicencio y Jiménez cuando Correa los acusó por difamanción al haber difundido noticias falsas sobre él.

Las tácticas de Pérez y Pachakutk son reflejos de otras en América del Sur que han explotado fuerzas, en teoría de izquierda, que favorecen metas de la derecha.

Durante el proceso que condujo al golpe contra el gobierno democráticamente electo de Bolivia en 2019, las ONGs que decían apoyar causas ambientalistas participaron en una operación de desinformación para satanizar al para entonces presidente Evo Morales, el primer presidente indígena de la historia de Bolivia, él mismo un poderoso promotor de protecciones ambientales.

Activistas del cambio de régimen pertenecientes a organizaciones financiadas por Estados Unidos y gobiernos europeos culparon a la administración de Morales de estimular los incendios en la selva amazónica, que principalmente estaban concentrados en Brasil, donde Jair Bolsonaro, el presidente de extrema derecha, orgullosamente se autodenominó el “capitán motosierra”.

Yakú Pérez y Pachakutik juegan un papel similar en el Ecuador, atacando a las fuerzas populares izquierdistas desde la propia izquierda, de este modo abriendo un espacio para que la derecha avance. Simpatizantes del movimiento socialista de Correa acusaron a Pérez y a Pachakutik de dividir el voto para evitar una victoria de ese campo el 7 de febrero.

Como en Bolivia, donde los grupos ecologistas como Extincion Rebellion colaboraron apoyando el golpe de 2019 sobre la base de preocupaciones verdes, autodeclarados anarquistas de la aparente organización progresista están apilando halagos a favor de Pérez.

A Extinction Rebellion se le ha unido en la alabanza por la figura marginal de seudo izquierda grupos de cabildeo corporativo como el Consejo para las Américas (American Society and Council of the Americas, AS/COA por sus siglas en inglés), financiado por corporaciones de combustible fósil, fabricantes de armas y bancos, destructoras del planeta, con intereses particulares en el intento por detener el retorno al poder de los correistas.

El apoyo “de izquierda” a los golpes de la derecha en América Latina

Yaku Pérez Guartambel dice que quiere que ecuatorianas y ecuatorianos usen menos automóviles y planten más árboles. Ha propuesto ponerle fin a la minería en el país y una restricción a la extracción petrolera. Pérez critica al movimiento correista por su dependencia a la extracción. Con fotografías de campaña por lo general exhibiéndolo llegándose a los mítines en bicicleta, la imagen de Pérez parece diseñada a la medida para apelar a la sensibilidad de los activistas verdes occidentales.

Ecuador es un país antiguamente colonizado y en desarrollo, y por lo tanto relativamente pobre comparado con las naciones imperialistas del Norte Global. Pero tiene una ventaja: grandes reservas petrolíferas y minerales. Estos recursos han sido clave para los programas político y económico de Correa y sus seguidores, quienes los han empleado para ponerle el turbo al desarrollo del país, financiar programas sociales, e invertir miles de millones de dólares en acceso universal a la salud, educación de alta calidad e infraestructura avanzada.

Con todo y eso, la supuesta apariencia progresista del programa político de Pérez termina con sus políticas ambientales. Cuando se trata de política internacional, ha demostrado ser profundamente de derecha.

Y mientras Pérez usa su herencia indígena para alegar ser quien representa a las comunidades nativas del Ecuador, muchos de los integrantes de las mismas de hecho están categóricamente contra él y su partido.

La indignación indígena contra Pérez en especial creció cuando apoyó el golpe en Bolivia en noviembre de 2019.

En octubre del 2020, la mayoría indígena del partido Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales barrió en las elecciones. Varios líderes indígenas ecuatorianos fueron invitados a la inauguración del presidente Luis Arce, pero Pérez no era uno de ellos. Cuando le preguntaron por qué, se dejó claro que Pérez no fue invitado porque había apoyado el golpe.

Incluso antes de la operación violenta de cambio de régimen, Pérez fue un crítico severo de Morales, acusándolo a él y a Correa de “autoritarismo, machismo, extractivismo y populismo”. Pérez rechazó de plano reconocer la legitimidad del gobierno de Evo.

En 2017, Pérez había atacado a Evo una vez más tuiteando: “Enciclopédica su ignorancia Evo (sic) biológicamente es indígena, identitariamente se blanco colonizó no siente ni comprende la cosmovivencia runa”.

Luego de apoyar el golpe, Pérez se mantuvo en silencio respecto a Bolivia, sin decir una palabra sobre la junta, dirigida por extremistas cristianos racistas que masacraron a manifestantes indígenas.

Pero el golpe en Bolivia no es la única campaña de cambio de régimen en América Latina, asistida por Estados Unidos, que Yaku apoyó.

En noviembre de 2016, Pérez elogió el golpe suave que sacó del poder al gobierno del Partido de los Trabajadores en Brasil, mientras se ponía del lado de una campaña de lawfare de la derecha que atacaba a la presidenta progresista de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Pérez también hizo llamados al derrocamiento de Correa y el presidente socialista de Venezuela, Nicolás Maduro.

“La corrupción acabó al gobierno de Dilma Rousseff y Cristina”, tuiteó Pérez con tono aprobatorio. “Ahora sólo falta que caigan Correa y Maduro. Sólo es cuestión de tiempo”.

Un mes después, en diciembre de 2016, Pérez condenó de “colonial, etnocida y racista” a los gobiernos de Correa y Maduro.

En la misma veta, Pérez apoyó el brutal intento de golpe de estado en Nicaragua en 2018, también apoyado por los Estados Unidos.

Luego de que extremistas de derecha, con apoyo de Washington, pasaran meses asesinando, torturando y aterrorizando a simpatizantes del socialista Frente Sandinista, Pérez respondió culpando al gobierno electo de toda la violencia en Nicaragua.

“Quién pensaría que los sandinistas que antes luchaban contra la dictadura ahora estos disparan a su pueblo”, escribió en octubre de 2018.

Vínculos amistosos con el gobierno estadounidense

Mientras que Yaku Pérez Guartambel no tiene problema alguno satanizando a gobiernos revolucionarios de izquierda en América Latina como “coloniales, etnocidas y racistas”, permanece curiosamente callado sobre la violación de derechos humanos masiva de los gobiernos de los Estados Unidos.

Esto es porque Pérez ha albergado vínculos amistosos con Washington, mientras avanza su agenda de este último en su país.

Antes de lanzarse a la presidencia, Pérez fue prefecto (gobernador) de la provincia de Azuay, cuya capital, Cuenca, se ha convertido en un centro importante para expatriados estadounidenses.

En cuenca hay comunidades enteras de norteamericanos, donde sólo hablan inglés y todo lo pagan en dólares (que ha sido la moneda oficial del Ecuador desde la dolarización del 2000, luego de una crisis económica supervisada por el antiguo ministro de economía Guillermo Lasso, ahora el principal candidato de la derecha en la elección del 2021).

En junio de 2019, justo mientras Michael J. Fitzpatrick entregaba sus credenciales como el nuevo representante de la administración Trump en Ecuador, Pérez publicitó su encuentro con el embajador estadounidense en Cuenca.

Un mes después, Pérez asistió a la celebración para conmemorar el Día de la Independencia de los Estados Unidos, dándole la bienvenida al nuevo embajador. Figuró en una foto sonriendo en frente de una bandera de los Estados Unidos iluminada.

Durante su campaña presidencial, a pesar de reunir poco apoyo del público, Pérez encontró en los embajadores de Francia y Alemania una audiencia entusiasta.

Los “ecosocialistas” se alían con la derecha en intento de golpe contra Rafael Correa

El despliegue de convencionalismos aparentemente progresistas y “ambientalistas” para desestabilizar a los gobiernos de izquierda en Bolivia, Venezuela, México y más allá, fue desarrollado en poco más de una década atrás, para debilitar al gobierno democráticamente electo de Ecuador, el ex presidente socialista Rafael Correa.

Para socavar a Correa, Estados Unidos y otros gobiernos occidentales financiaron grupos de la sociedad civil que afirmaban apoyar las causas ambientalistas y los derechos indígenas que al final sirven como tentáculos de la oposición de derecha.

A lo largo de sus períodos en el gobierno, Correa y Morales se enfrentaron con una fuerte oposición a sus ambiciosas iniciativas de infraestructura. Grupos indígenas y ecologistas, muchos apoyados por Estados Unidos, iniciaron protestas extendidas en 2011 para intentar frenar la construcción de una gran autopista en Bolivia, con manifestaciones similares para obstruir los proyectos mineros en Ecuador, en 2012.

En septiembre de 2010, grupos de oposición buscaron derrocar al presidente Correa en un intento de golpe de estado. Con el apoyo de desertores de la policía que ocuparon el parlamento, bloquearon avenidas principales y tomaron instituciones del Estado, la oposición ecuatoriana por poco sacaba al presidente del poder.

Una de las principales organizaciones involucradas en la asonada fue la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE). La CONAIE es una organización indígena que dice promover políticas de izquierda pero que mira con sospecha al estado y el desarrollo industrial, incluso si ese gobierno es dirigido por un socialista democráticamente electo.

CONAIE asumió una línea dura contra Correa, atacándolo constantemente y exigiendo su renuncia. Esto socavó el apoyo de izquierdistas fuera del país y condujo a críticas a su movimiento, la Revolución Ciudadana.

Lo que la CONAIE no reconoció en sus constantes ataques a Correa era que su ala política es pesadamente apoyada por el gobierno de los Estados Unidos.

Efectivamente, la CONAIE es el brazo político de facto del partido Pachakutik, cuyo candidato presidencial es Yaku Pérez.

Durante la asonada de 2010, Pachakutik publicó un llamado público al derrocamiento de Correa, expresando su apoyo a los desertores del ejército y la policía.

La periodista Eva Golinger luego demostró cómo Pachakutik había sido apoyado por el Instituto Nacional Demócrata (NDI), la subsidiaria del paraguas de cambio de régimen de la NED en líneas generales afiliado al Partido Demócrata y que actúa como un intermediario de la CIA.

Un documento del NDI de 2007 reseñaba que Pachakutik había sido directamente entrenado por la entidad del gobierno estadounidense, junto a activistas de partidos de la oposición antichavista venezolana Acción Democrática y Primero Justicia, así como el mexicano Partido de Acción Nacional (PAN).

En un reportaje de 2019, el escritor ecuatoriano-canadiense Joe Emersberger expuso el papel de la CONAIE como Caballo de Troya de la derecha.

Virgilio Hernández, dirigente del movimiento correista que se vio forzado a asilarse en la embajada de México tras la brutal embestida del gobierno de Lenín Moreno, le explicó a Emersberger:

Desde alrededor de los finales de los 90 y principios de este siglo ya se podía decir lo que es evidente en la CONAIE, una corriente que se hizo dominante que llamamos ‘indigenismo conservador’. Corriente que ha puesto todo a favor de lo que llaman ‘la causa étnica’ y dejaron de lado las causas de los movimientos sociales y la izquierda en el país. Esto explica … que en la última campaña presidencial hayan apoyado abiertamente a Guillermo Lasso, el candidato de la oligarquía y los bancos. Queda muy claro que por casi dos décadas perdieron la dirección y han sido útiles para los grupos oligárquicos que siempre se han opuesto rabiosamente a Rafael Correa y la Revolución Ciudadana.

El activista anti-Correa no-indígena (integrante de partido indígena) que difunde desinformación en contra de Julian Assange

Fernando Villavicencio, uno de los co-fundadores de Pachakutik, un criollo, jugó un rol importante pero poco reconocido en la conspiración del Russiagate que consumió al Washington oficial durante la era Trump.

Villavicencio es un activista opositor y periodista ecuatoriano que dedicó años de su vida a destruir a Rafael Correa. Aparte de su trabajo con Pachakutik, Villavicencio estableció un medio anti-correista para difundir desinformación contra el presidente.

Villavicencio odiaba a tanto a Correa que públicamente hizo llamados para que Estados Unidos impusiera sanciones al Ecuador para castigar su gobierno, y dijo que haría lobby en el Senado estadounidense para lograrlo. (Esto condujo a que Correa tildara de “vendepatria” a Villavicencio.)

En 2018, Villavicencio pasó a ser coautor de un reportaje altamente dudoso del periódico de alta circulación The Guardian, junto a reporteros promotores del Russiagate como Luke Harding y Dan Collyns, acusando al editor de Wikileaks, Julian Assange, de haber tenido reuniones secretas con el antiguo jefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort.

Wikileaks negó categóricamente este reportaje, calificándolo de una fabricación absoluta y lanzando un fondo para denunciar a The Guardian por la nota.

The Guardian retiró la firma de Villavicencio del artículo, incluso cuando el activista ecuatoriano se jactó en Twitter de haber sido el co-autor y la fuente aparente de los alegatos dudosos.

Villavicencio también lleva un portal en el que constantemente publica material cuestionable satanizando a Correa y a Wikileaks. Lo llama La Fuente – Periodismo de Investigación.

Esta publicación parece ser financiada por la NED, un frente de la CIA fundado por el gobierno de Ronald Reagan para promover cambios de régimen en países socialistas.

En su base de datos, la NED ha publicado un subsidio anual de 65 mil dólares para un medio en el Ecuador que está “promoviendo el periodismo de investigación”, usando una descripción que es casi idéntica al “quien somos” del portal de Villavicencio, La Fuente.

Villavicencio se separó de Pachakutik en 2017. En la elección de 2021, se lanzó como candidato a la Asamblea Nacional con el Partido Socialista del Ecuador, otro grupo marginal anti-Correa que le declara fidelidad ideológica a la izquierda pero que por lo general se encuentra aliado con la derecha.

El Consejo para las Américas promueve la candidatura de Yaku Pérez

Los artículos escritos por organizaciones ambientalistas con orientación anarquista en los Estados Unidos como Extinction Rebellion le dejan a los lectores la impresión de que Yaku Pérez Guartambel es la mejor opción para la izquierda en Ecuador.

Pero una mirada a los promotores de alto perfil de Pérez, incluyendo a poderosos grupos de cabildeo corporativo, ilustran una agenda ulterior.

El 1 de febrero, el portal estadounidense Americas Quaterly publicó un artículo promocional ensalzando al candidato en el tercer lugar, titulado “Yaku Pérez: ¿la nueva cara de la izquierda en Ecuador?”.

El artículo promovía desinformación difamando a Correa, alardeando que “Pérez dijo que le ofrece a esos electores una alternativa a la izquierda ‘corrupta y autoritaria de Correa’”.

Americas Quaterly también dijo que condujo un sondeo a una docena de analistas que “ubicaban a Pérez más a la izquierda que Arauz”.

El portal también señaló alegremente que “en política exterior, Pérez ha dicho estar abierto a un acuerdo comercial con Estados Unidos y ha denunciado la política agresiva de China en torno al extractivismo y los derechos humanos”.

Su autor, Brendan O’Boyle, compartió la pieza promocionando a la “’izquierda ecológica anti-Correa que representa”.

Pero, ¿qué es, exactamente, Americas Quaterly? ¿Se trata de una publicación de la izquierda liberal que promueve ambientalismo y derechos indígenas?

Al contrario: Americas Quaterly es un brazo de la Sociedad de las Américas/Consejo de las Américas (AS/COA, por sus siglas en inglés), un grupo de cabildeo financiado por muchas de las principales corporaciones estadounidenses.

AS/COA ha jugado un rol importante apoyando tanto los golpes contra los gobiernos progresistas de América Latina como regímenes neoliberales impopulares.

La lista de miembros corporativos de la AS/COA es un quién es quién de las compañías más poderosas del planeta, muchas de las cuales se enriquecen destruyendo el ambiente y librando guerras, como Amazon, Apple, BlackRock, Boeing, Caterpillar, Chevron, Chiquita, Exxon Mobil, Ford, General Electric, Goldman Sachs, Google, JP Morgan, Lockheed Martin, Raytheon y Walmart.

¿Entonces para qué una organización financiada por megacorporaciones, que normalmente apoyaría a políticos de la derecha en toda América Latina, de repente promueven a un candidato de izquierda en Ecuador? ¿Y por qué nos tendría que hacer creer que Yaku Pérez es de hecho aún más de izquierda que Andrés Arauz y el movimiento correista?

La respuesta es que Pérez en realidad no representa a la izquierda; que es un vehículo insidioso de los intereses de Washington en Ecuador. AS/COA buscó falsamente retratarlo como la alternativa de izquierda al correismo, porque reconoce que serviría a sus intereses de alguna manera de llegar a ganar, y que está dividiendo la izquierda con simplemente mantenerse en la elección, haciendo más probable una segunda vuelta.

Es por esta misma razón que el banquero Guillermo Lasso dijo que apoyaría a Pérez.

Estados Unidos está desesperado por evitar que la ola socialista que bañó a América Latina en la primera década del siglo XXI regrese. Y en el intento de Washington por detenerla, figuras “ecosocialistas” como Yaku Pérez son títeres perfectos.

#ECUADOR – #Arauz se impone en las elecciones de Ecuador pero habrá segunda vuelta

El candidato correísta se ha hecho con la primera vuelta con un 32,31% de los votos, más de 15 puntos porcentuales por encima de su inmediato sucesor, aún por decidir entre el centroderechista Lasso y el indígena medioambientalista Pérez.

Ecuador irá a una segunda vuelta el 11 de abril para elegir a su próximo presidente después de que el recuento no haya propiciado una victoria absoluta del candidato en primera posición, el correísta Andrés Arauz, cuanto se tienen contabilizadas más del 82% de las papeletas.

 

Urgente!!!! #Ecuador : #Correa tacha de “mentira” resultados del conteo rápido del CNE

El expresidente de Ecuador Rafael Correa tacha de “mentira” los resultados del conteo rápido del Consejo Nacional Electoral (CNE), que dan 31% a su candidato.

El conteo rápido” del CNE nos da 31%. Todo saben que eso es mentira. En los mismos datos reales ya ingresados, estamos en alrededor del 38%”, criticó el domingo el exmandatario progresista en Twitter.

El CNE, muy criticado por no ser un órgano independiente como debería ser, anunció que Andrés Arauz, candidato del “correísmo”, y el líder indígena Yaku Pérez irán a una segunda vuelta el 11 de abril para definir quién será el próximo presidente de Ecuador.

Arauz, ministro durante el mandato de Correa (2007-2017), captó el 31,50 % de los votos válidos, mientras Pérez se quedó con el 20,04 %, de acuerdo con los datos divulgados por el CNE por radio y televisión. Además, el candidato derechista, el exbanquero Guillermo Lasso se quedó con el tercer lugar, al obtener el 19,97 % de los sufragios.

 

Correa instó a todos los ecuatorianos a “cuidar cada voto”, denunciando que “el engaño es evidente”.

“En el conteo REAL del CNE, con el 57,58% de las actas, estamos en el 35,88%. Esa es la REALIDAD”, dijo el expresidente en otro tuit, rechazando tanto una encuesta a boca de urna, como el conteo rápido. “Una vergüenza lo que hizo el CNE con el conteo rápido”, lamentó.

 

#Ecuador – #AmericaLatina : Posneoliberal – Ciclo que retorna

Independientemente de lo que pueda suceder en Ecuador, y en medio de toda esta vorágine provocada por la pandemia del nuevo coronavirus, buenos vientos están retornando en estos últimos tiempos en América Latina, donde los reaccionarios gobiernos sumisos al neoliberalismo reciben palizas de pueblos que se encuentran maltratados por la realidad de la extrema desigualdad.

Ello significa el principio del retorno a mejores gobiernos, con apoyo popular, aunque siempre en peligro por las políticas que trata de instrumentar Occidente mediante sus peones.

Así, Macri fue defenestrado en Argentina por Alberto Fernández; los golpistas fueron sacados del poder electoralmente por las huestes de Evo Morales; Venezuela, Nicaragua y Cuba han seguido resistiendo los embates imperiales, en tanto millones de personas en las calles cuestionan a los gobernantes derechistas de Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Paraguay y Honduras.

Cierto, no podemos golpear todavía los tambores del optimismo, pero ello constituye un remedo del ciclo iniciado en1998 por Hugo Chávez en Venezuela. Entonces, buitres de derecha y de izquierda dijeron que no iba a funcionar y a durar poco, que llevaría al país al caos y dejaría una pesada herencia por su populismo.

Pero nada de eso pasó en Venezuela, ni la Argentina de los Kirchner, ni en el Ecuador de Rafael Correa, ni en la Bolivia de Evo Morales, ni con el Frente Amplio en Uruguay, donde disminuyeron las desigualdades, la exclusión social, la pobreza y la miseria.

Surgió una integración regional como alternativa a los tratados de libre comercio con Estados Unidos, se amplió el Mercosur, se construyó la UNASUR, el Banco del Sur, el Consejo Suramericano de Defensa y la Celag, entre otros organismos.

Al lado de esos avances se intensificaron los intercambios económicos regionales, así como en el resto del mundo, particularmente con China y Rusia.

Asimismo, la constitución del BRICS, con su Fondo de Desarrollo y su banco de divisas, permitía que América Latina pudiera tener opciones.

Esos gobiernos pudieron superar las recesiones heredadas de los gobiernos neoliberales, recompusieron los estados, recuperaron los niveles de formalización de los contratos de trabajo, se reafirmaron como un polo antineoliberal en el mundo.

Pero el Imperio no iba a quedarse con los brazos cruzados, y mediante su inteligencia, dinero repartido a tutiplén y el control de los principales medios de información masivos utilizaron a la derecha tradicional y de la ultraizquierda para levantar cabeza en Ecuador, Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay y Bolivia.

Así, comenzó a triunfar la alternativa del modelo neoliberal, aprovechando errores propios, lo que con una política taimada se hizo triunfar a los gobiernos de derecha, sin la intervención de la ultraizquierda, que solo habla, pero no hace, porque no tiene nada que ofrecer, salvo la desunión.

Esta COVID-19, que no fue el único motivo que ayudó a hacer caer a Donald Trump en Estados Unidos, fue un factor que colaboró en el agotamiento de los gobiernos neoliberales, entregados con pies y manos atadas al hiperendeudador Fondo Monetario Internacional, a las transnacionales extranjeras y oligarquías locales, coadyuvadoras de una enorme y creciente desigualdad.

Pero, subrayo, ya comenzó el retorno de los gobiernos que pueden enterrar al neoliberalismo, un regreso en el que se ha utilizado el voto democrático, popular, defendido a plenitud ante amagos de “pucherazos” oficialistas.

No sé, repito, lo que pasará en Ecuador, pero con el correísmo de vuelta o no, por lo menos habrá finalizado el mandato de un presidente que será sepultado históricamente con el ribete de traidor.

#Ecuador : Andrés #Arauz: Tenemos la victoria en casi todas las regiones del país

“Debemos aglomerar a la gran mayoría del pueblo para la segunda vuelta”, aseguró Andrés Arauz.

El candidato por la Unión por la Esperanza (UNES), Andrés Arauz, aseguró este domingo que es evidente una segunda vuelta y se debe generar la unión con sectores que apostaron  a otra alternativa.

“Es un triunfo contundente, tenemos la victoria en casi todas las regiones del país, siempre estuvimos primeros en el corazón de los ecuatorianos (…) Tenemos que tener una perspectiva en la segunda vuelta que es aglomerar a la gran mayoría del pueblo”, indicó Arauz.

Respecto al porcentaje de las actas escrutadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), Arauz reiteró que van a revisar cada dato, “vamos analizar acta por acta para ver si hay diferencias entre los resultados reportados por el CNE y el que tenemos nosotros”, agregó.

Frente a la dinámica de trabajo del CNE para dar el conteo rápido y la lentitud de acta escrutada, el candidato presidencial por la UNES enfatizó que se genera incertidumbre en la población cuando debería ser al contrario.

“Nos frustra mucho esta situación, porque se quita el derecho a los ecuatorianos a sufragar (…) el CNE debería dar el resultado con base al escrutinio de los dos candidatos que lideran”, acotó Arauz.

Arauz instó a toda su militancia a dejar las diferencias y conservar la calma, “invito a todos a evitar la conflictividad social”, añadió.

“El 11 de abril será un día de celebración de las fuerzas progresistas quienes contemplan la solidaridad humana como valor fundamental. El triunfo progresista en Ecuador irradia esperanza”, concluyó Arauz.

 

Unión por la Esperanza encabeza elecciones en #Ecuador

Este domingo transcurrió la jornada electoral en Ecuador, donde 16 binomios aspiran a la presidencia de esa nación, y en la cual el candidato de Unión por la Esperanza (UNES), Andrés Arauz, habría alcanzado, según la modalidad de conteo rápido, poco más del 31 % de los votos

Este domingo transcurrió la jornada electoral en Ecuador, donde 16 binomios aspiran a la presidencia de esa nación, y en la cual el candidato de Unión por la Esperanza (UNES), Andrés Arauz, habría alcanzado, según la modalidad de conteo rápido, poco más del 31 % de los votos, en tanto se daba un empate técnico entre los pretendientes Yaku Pérez, del Movimiento de Unidad Plurinacional (Pachakutik), y el banquero Guillermo Lasso, de Creando Oportunidades (CREO), con 20,04 % y 19,97 %, respectivamente.

Así lo informó la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Diana Atamait, quien expresó que los datos responden a 2 193 actas, hasta las ocho y 27 minutos de la noche en Ecuador. Pero hasta las 10 y 20 en Quito, los datos recogidos en el sitio web del cne daban a Arauz con el 31,38 %, a Pérez con el 19,97 y a Lasso con el 19,23, a partir del  19,71 % escrutado.

Arauz expresó que son datos de una pequeña muestra, que para saber los resultados oficiales se necesitan alrededor de 40 000 actas, y que eso trascendería la noche del domingo y quizá la del lunes. Mientras, Yaku Pérez afirmó que los indicadores del cne no se corresponden con el seguimiento que da su organización.

El representante de la UNES reconoció la excelente campaña del candidato del Partido Izquierda Democrática, quien con un 16,28 % sentenció la derrota de la derecha en esta jornada.

Para ser declarado triunfador, el aspirante con más apoyo debe alcanzar mayoría absoluta del 50 % más uno, o, en su defecto, tener a su favor el 40 % de los votos y una diferencia sobre el segundo candidato de al menos diez puntos porcentuales. De tal manera, las cifras anunciadas harían necesaria una segunda vuelta, algo que insistentemente se ha escuchado como matriz, porque es la opción de la derecha.

Señora ecuatoriana explica muy claramente el tipo de candidatos que compiten con Arauz. Identifica a #Lenin, #LassoGuillermo y #yakuperezg como delincuentes .

#Ecuador – Etiquetaje: #LeninChao

Las elecciones de 7 de febrero terminan con el ciclo de Lenín Moreno en Ecuador. Un presidente que como legado deja una grave crisis económica, social, una dependencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), y ataques permanentes contra todos los Gobiernos progresistas.

Así que las redes sociales se llenan con la etiqueta Lenín Chao para festejar el fin de su mandato.