Una vacuna cubana podría algún día convertir el cáncer de pulmón en una enfermedad crónica

Publicado por Alma

Dr. Kelvin Lee y Dra. Grace Dy discuten su trabajo en Roswell Park Cancer Institute. El Centro de investigaciones de Buffalo está probando una vacuna contra el cáncer de pulmón producida en Cuba. Foto: Roswell Park Cancer Institute

Por Mimi Whitfield

Los primeros pacientes en un ensayo clínico en el Instituto del Cáncer Roswell Park han comenzado a recibir dosis mensuales de CIMAVAX-EGF, una vacuna cubana contra el cáncer de pulmón que investigadores estadounidenses aseguran se muestra prometedora en la prevención de la recurrencia de cáncer de pulmón – la causa principal de muerte por cáncer en los Estados Unidos.

El ensayo de Roswell, el cual fue autorizado por la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos el pasado otoño, constituye la primera terapia fabricada en Cuba que ha sido probado en pacientes en Estados Unidos. CIMAVAX ya ha sido objeto de extensos ensayos clínicos en Cuba y en todo el mundo y es una terapia aprobada para el tratamiento del cáncer de pulmón no sólo en la isla, sino también en Colombia, Perú, Paraguay, y Bosnia y Herzegovina.

La asociación única entre los investigadores de Roswell Park y el Centro de Inmunología Molecular de La Habana comenzó en 2011, mucho antes del acercamiento de la administración Obama con Cuba, y tuvo su origen en una llamada en frío de Gisela González, un investigadora cubana que estaba visitando a su familia en Pittsburgh.

Ella se ofreció a dar una charla sobre el trabajo del centro de La Habana a los investigadores en Roswell, un centro reconocido internacionalmente en el tratamiento contra el cáncer y la investigación. “Realmente salió de la nada, y nosotros, como muchos otros, pensábamos que Cuba estaba atrapada en los días de ‘I Love Lucy’ y su tecnología iba probablemente a la par con sus coches de 1950”, recordó el Dr. Kelvin Lee, presidente de Departamento de Inmunología de Roswell.

“Ella se acercó y dio esta gran charla”, dijo Lee, quien anteriormente trabajó en Sylvester Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Miami. “Reconocí algo realmente emocionante, pero no me di cuenta de la magnitud hasta varios meses después.”

Sigue leyendo

Anuncios