La foto de Bolsonaro comiendo pizza en una calle de Nueva York por no haberse vacunado contra la covid-19

La cena obligada de Jair Bolsonaro y su delegación en Nueva York.

Jean George, Le Bernadin, Eleven Madison Park o Marea son algunos de los restaurantes de Nueva York que cuentan con estrellas Michellin y suelen tener un hueco en la agenda de muchos de los mandatarios y dignatarios que asisten a la Asamblea General de la ONU que empieza este martes en la ciudad estadounidense. Pero para el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, estos exclusivos centros gastronómicas están vetados.

Este lunes, en su primera noche en la Gran Manzana, Bolsonaro tuvo que contentarse con comer pizza en la calle —como cualquier turista en plan económico— por no estar vacunado contra la covid-19.

Y es que todos los restaurantes de Nueva York exigen a sus comensales la prueba de haber recibido la doble vacuna antes de poder servirles.

Y no es que el mandatario brasileño no estuviera advertido. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, exhortó a los líderes mundiales —y al brasileño en particular— que se vacunaran antes de la reunión de la ONU, que se extenderá hasta el 27 de este mes.

Si no quieren vacunarse, no se molesten en venir, declaró de Blasio en una rueda de prensa.

Pero el presidente de Brasil es un escéptico de la vacuna contra el virus que ha afectado a más de 21 millones y cobrado casi 600 000 vidas hasta la fecha en su país. Es más, Bolsonaro se jacta de no estar vacunado, señalando que su sistema inmune es suficientemente fuerte como para resistir el coronavirus.

Cuando se reunió el lunes con el primer ministro británico Boris Johnson, este públicamente lo invitó a que se inoculara con AstraZeneca, la vacuna de mayor uso en Reino Unido. Aún no, le contestó Bolsonaro ante las cámaras, meneando el índice en señal de reprobación y rechazo.

De todos los líderes del G20 que se encuentran en Nueva York, el mandatario brasileño es el único que declaró no estar vacunado.

Hubo mucha discusión sobre si los dirigentes y sus delegaciones diplomáticas tendrían que presentar sus certificados de vacunación para ingresar a Nueva York, sin embargo, en aras de la diplomacia, la ONU informó que habría una excepción y aplicaría un sistema de honor entre sus miembros, confiando en que se inmunizarían antes de viajar.

No obstante, la ciudad requiere la prueba de vacunación para acceder a espacios públicos cerrados, incluyendo restaurantes.

Por eso Jair Bolsonaro y su séquito, incluidos dos ministros de su gabinete, se vieron forzados a comer pizza parados en la acera cerca del hotel donde se están hospedando.

La delegación publicó en Instagram la cena improvisada y algunos simpatizantes le elogiaron al presidente la “sencillez” demostrada, al mostrarse contento de consumir comida rápida en las calles de Manhattan.

#Lula superaría a #Bolsonaro en comicios de 2022 en #Brasil, según encuestas

Varios sondeos revelan que las intenciones de voto favorecen a Lula da Silva. Foto: Jornal do Comércio.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, por el Partido de los Trabajadores (PT), aventajaría a Jair Bolsonaro en las elecciones de 2022, de acuerdo con una encuesta. El sondeo mostró un avance en las intenciones de voto a favor de Lula, mientras que hay un retroceso en las que favorecen al actual presidente de ultraderecha.

Según los resultados de la encuesta, divulgados por el Instituto Paraná Pesquisas, Lula ganaría las elecciones de 2022 con el 43.3% de los votos, frente al 38.2% de Bolsonaro.

Sigue leyendo

#Brasil: Partido de los Trabajadores pretende reforzar seguridad de #Lula en campaña electoral

Díaz-Canel reconoció el tiempo de vida dedicado por Lula a la lucha incansable en favor de la igualdad y la justicia social para el pueblo de Brasil y América Latina. Foto: Presidencia Cuba.

Expresidente brasileño Lula da Silva. Foto: Presidencia Cuba.

El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil analiza hoy varios sistemas de refuerzo de la seguridad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva durante la campaña electoral de 2022.

Según el portal Brasil 247, el intercambio de opiniones se desarrolla discretamente dentro de la organización política, al tenerse en cuenta ‘la radicalización del entorno político y la agresividad de los bolsonaristas (partidarios del mandatario Jair Bolsonaro) que se perciben como riesgo para la seguridad personal de Lula’.

El sitio cita un reportaje del diario Folha de Sao Paulo, publicado este lunes, el cual alerta que ‘no es un secreto que una parte importante de la base bolsonarista es entusiasta de las armas’ y ese grupo, como el exmilitar, ‘defiende el uso de la violencia’.

Alude a que son notorias las relaciones del bolsonarismo con los milicianos y los sectores más radicales de la policía estadual.

Recientemente, el periodista estadounidense Brian Mier, en un contacto con TV 247, advirtió que el Gobierno de Estados Unidos prepara una arremetida contra Brasil, posiblemente para impedir el regreso al poder de Lula, quien lidera las encuestas de opinión rumbo a las justas comiciales.

Mier hizo referencia a declaraciones del embajador de Washington en Brasil, Todd Chapman, acerca de la preocupación de su país con la corrupción en el gigante sudamericano, y no con la democracia.

‘Fue honesto(Chapman). A Estados Unidos no le preocupa la democracia, sino el petróleo. Esa fue exactamente la razón principal del golpe de 2016, privatizar el presal (grandes reservas de carburante y gas natural)’, apuntó Mier sobre el discurso del diplomático.

Llamó a mantenerse alerta ante una nueva embestida de Estados Unidos y recomendó montar una defensa contra lo que se avecina.

‘Prepárense para otro golpe el año que viene, prepárense para un bombardeo en las redes sociales contra el PT y Lula, porque esta es la nueva herramienta de la guerra de espectro completo, originada en Estados Unidos’, advirtió.

Insistió en que ‘hay otro intento de golpe electoral, el cual se monta con ayuda de Estados Unidos, la CIA (Agencia Central de Inteligencia) que, probablemente, estaba allí visitando a Bolsonaro, y me preocupa un poco’, añadió.

También el gobernador Flavio Dino, del estado de Maranhão (noreste), alertó a Lula sobre un posible atentado en la campaña electoral de 2022.

Dino, quien avisó sobre ese riesgo en la última reunión en Sao Paulo con el fundador del PT, no fue el único líder político que lo hizo.

La autoridad estadual afirmó estar convencido de que la próxima será una campaña marcada por actos de violencia ante la posibilidad de que Bolsonaro sea derrotado en las urnas.

(Con información de Prensa Latina)

#Pompeo y la #CIA contra #Venezuela

#EEUU

#Colombia

elciudadano

La misma semana que se hacía público un informe denunciando al gobierno venezolano por crímenes de lesa humanidad, realizado por una “Misión Internacional Independiente” que no llegó a pisar el país y se basó en testimonios opositores y redes sociales, el Secretario de Estado Mike Pompeo visitaba Brasil y Colombia para seguir alimentando la retórica contra la revolución bolivariana durante la campaña presidencial estadounidense, pero también en plena campaña electoral por las elecciones legislativas que tendrán lugar el 6 de diciembre en Venezuela.

En Brasil, Pompeo llamó a Nicolás Maduro traficante de drogas, y dijo que Washington seguirá trabajando para llegar al “lugar correcto” en lo que respecta a la crisis desatada por el bloqueo y las sanciones impuestas a la economía venezolana. En Colombia, su principal socio en la región, acusó al gobierno venezolano de colaborar con el terrorismo y cobijar a miembros del ELN y disidencias de las FARC.

Terrorismo y narcotráfico, pero no colombiano, principal suministrador de la cocaína consumida en Estados Unidos, sino venezolano, a pesar de que en Venezuela no hay hoja de coca, al contrario que en el país vecino, que cuenta con más de 200.000 hectáreas de cultivos, 10 veces más que por ejemplo, las hectáreas de hoja de coca cultivadas en Bolivia.

Pero es necesario detenerse en la visita de Pompeo, que no olvidemos fue Director de la CIA, a Colombia. Su principal objetivo fue impulsar un cambio en la estrategia para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro, comenzando por la incidencia en el resultado electoral de las legislativas de diciembre.

La delegación estadounidense ultimó detalles para el arribo de 300 soldados que se instalarían en una nueva base militar en la ciudad de fronteriza de Cúcuta, concretamente en el Cerro del Tasajero, ubicación clave a nivel geopolítico pues desde ahí se divisa una buena parte de la frontera colombo-venezolana, y el petrolero lago de Maracaibo.

Además de pedirle a Iván Duque su apoyo para impulsar el voto republicano entre la comunidad colombiana en Texas, New Jersey y sur de Florida, Pompeo solicitó a Colombia sus consideraciones sobre la nueva estrategia operativa y mediática diseñada contra Venezuela, la cual comprendería desde una acción militar en coalición tripartita (EEUU-Colombia-Brasil), hasta la declaración de fraude y desconocimiento de los resultados al estilo Bolivia, pasando por infiltraciones paramilitares desde suelo colombiano, revueltas terroristas en forma de guarimbas, e incluso un intento de magnicidio contra Maduro.

Pompeo le mencionó a Duque que durante su estancia en Brasil, acordó con Bolsonaro el apoyo del ejercito brasileiro a una eventual intervención militar en territorio venezolano. Se tiene contemplada la creación de falsos positivos que justifiquen una intervención armada de la coalición, que podrían traducirse en forma de ataque a una embajada en Caracas de un país aliado de Estados Unidos, así como agresiones a diplomáticos y altos dirigentes opositores. Para ello, ya se ha desplazado a territorio venezolano un grupo paramilitar, entrenado en Inirida por desertores venezolanos supervisados por mercenarios estadounidenses e israelíes.

Pompeo también pidió a Iván Duque que realizara, durante el mes de octubre, operaciones anti narcóticos, sobre todo en las franjas fronterizas de los departamentos de Arauca, norte de Santander y la Guajira, de manera que sirvieran como pretexto para el arribo y despliegue de militares que puedan usarse en acciones de desestabilización de cara a las elecciones del 6 de diciembre.

Otro de los elementos que justificaría una posible agresión militar sería la denuncia preparada sobre una supuesta compra de armas iraníes de mediano y largo alcance, con las que Venezuela presuntamente intentaría agredir a Colombia.

Como ya denunciamos en la columna “Sabotaje electoral del G4”, en fecha cercana al 6 de diciembre se espera se produzcan graves alteraciones del orden púbico en Venezuela (saqueos y ataques a instituciones públicas) con el objetivo de propiciar la tesis de un estado fallido que aumente la presión internacional sobre Venezuela.

Pompeo también le dejó claro a Duque que Guaidó ya no es un protagonista principal en su estrategia de injerencia, por lo que no debe amparar su idea de un gobierno paralelo en el exilio que podría terminar favoreciendo al chavismo electoralmente. La apuesta estadounidense se mueve ahora hacia Capriles, quien a pesar de las dudas que pesan sobre él tras su excarcelación les resulta útil para impulsar la campaña de desacreditación de las elecciones, junto a Almagro, la OEA, y otras vocerías de la derecha internacional.

Colombia fue clave en la elección de la propuesta del Departamento de Estado para la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver Carone, y parece que podría volver a jugar un rol determinante tanto en la justificación internacional de nuevas sanciones económicas contra el sector minero y petrolero, como en convertirse en plataforma de una nueva agresión paramilitar con el objetivo de desestabilizar las elecciones legislativas venezolanas.

Un mes antes, la disputa presidencial entre Trump y Biden, donde buena parte del resultado se puede jugar en el estado péndulo de Florida, y desgraciadamente, los votos en Estados Unidos se pueden traducir en muertos en Venezuela.

Haddad: Fracaso electoral de Trump afectará al subordinado Bolsonaro

Hispantv

El excandidato brasileño Fernando Haddad estima que la posible derrota de Trump en los comicios de noviembre, afectaría en gran medida a Jair Bolsonaro.

“Por primera vez, un presidente brasileño subordina los intereses nacionales no exactamente a los de otro país, sino a los de un gobernante de otro país”, dijo el sábado el excandidato presidencial Fernando Haddad en un artículo para el diario Folha de Sao Paolo.

El también militante del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil recordó las opiniones vertidas por el candidato demócrata estadounidense, Joe Biden, en el debate electoral con Trump en el que criticó la negligente gestión del mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, en preservar la Amazonía.

Biden manifestó que, si él ganase las elecciones del 3 de noviembre, llamaría a la comunidad internacional a apoyar Brasil para salvaguardar el pulmón verde del planeta, sometería al país sudamericano a sanciones económicas, en caso de mantener su política actual, y recabaría un paquete de 20 000 millones de dólares para poner fin a la deforestación de la referida zona selvática.

Tras afirmar que las causas planetarias, como la defensa del medio ambiente, introdujeron variables en la geopolítica global, que el intelecto de Bolsonaro no es capaz de comprender, Haddad resaltó que el gigante sudamericano “ha cedido a los caprichos comerciales de Estados Unidos para favorecer la reelección de Trump”.

Bolsonaro, un partidario acérrimo de las medidas de su homólogo norteamericano, es conocido como “el Trump brasileño”, por su discurso misógino y racista, así como por su defensa del derecho a portar armas y su enemistad con la prensa.

Es más, las Administraciones de estos dos aliados comparten una misma agenda respecto a muchos asuntos regionales e internacionales, en particular la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, y, en este sentido, el mandatario brasileño ha imitado los pasos de su par estadounidense.