#EEUU vs #Cuba. Regreso a la política de la confrontación

Publicado por Alma

Los resultados de la colaboración médica cubana se refleja en las millones de vidas salvadas en los más de 56 años brindando salud. Foto: @MINSAPCuba/Twitter.

Por Salim Lamrani

En 2014 la Administración de Obama tomó medidas inauditas a favor de una normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y respondió así al reclamo unánime de la comunidad internacional, que siempre ha abogado a favor de una solución pacífica al conflicto asimétrico que opone Washington a La Habana desde hace cerca de seis décadas. En marzo de 2016 el presidente demócrata incluso realizó un viaje histórico a Cuba, por primera vez desde la visita de Calvin Coolidge en 1928, sellando así la voluntad oficial de la Casa Blanca de encontrar una salida positiva.

Así, en el espacio de dos años Barack Obama reabrió una embajada en La Habana, suprimió a Cuba de la lista de los países patrocinadores del terrorismo, alivió un poco las sanciones económicas, restableció los vuelos comerciales directos entre ambos países, amplió las categorías (12 en total) de los ciudadanos estadounidenses autorizados a viajar a la isla y dio su acuerdo para algunas inversiones en Cuba. El mundo entero aplaudió el abandono de una política de hostilidad anacrónica que se remonta a la Guerra Fría, cruel ya que afecta a las categorías más vulnerables de la población cubana, e ilegal pues contraviene los principios elementales del derecho internacional público.

¿Cuál ha sido la política de Donald Trump hacia a Cuba desde su llegada al poder en 2017? ¿Qué decisiones ha tomado después de haberse mostrado muy crítico con las medidas adoptadas por su predecesor, las cuales consideró concesiones al “régimen cubano”?

Sigue leyendo

Analysis of the coercive measures against #Venezuela

Published by Alma 

Headquarters of the United States Department of the Treasury, in Washington (Photo: Reference)

By Javier Alexander Roa*/Misión Verdad

INTRODUCTION

The governments of Presidents Barack Obama and Donald Trump have worked hard to weaken and overthrow the government of President Nicolas Maduro using all possible tools, from misrepresentation and manipulation of laws through international bodies, to economic attrition from sanctions to block the country’s international trade, to the indirect dirty war evidenced in the hiring of paramilitaries, infiltration of weapons, creation of false dossiers, a strong negative propaganda campaign in the mass media against the government and repeated attempts to assassinate the Venezuelan president.

The conspiracy of the United States and of domestic forces against the Bolivarian political process began in the first mandate of President Hugo Chávez. They were able to carry out a coup d’état in 2002, carry out an oil strike and other violent attempts to overthrow the government.

The plot has been continuous and has redoubled its bad intentions against President Nicolas Maduro since he assumed his first term in 2013.

Is the United States using Venezuela as a laboratory to experiment with its coercive methods and then use them against other governments that do not bow to its interests?

Some analysts and military experts have called this persecution and harassment against the Venezuelan political process «low-intensity war,» where a large number of elements and events that take place simultaneously to destabilize, cause chaos, discontent, weakening and psychological anguish among Venezuelans.

Sigue leyendo

Derechos humanos: un buen invento… ¿para distraer?

Publicado por Alma

Por Marcelo Colussi

En estas últimas casi tres décadas, caído el muro de Berlín y reconfigurados los poderes globales, el mundo ha cambiado mucho.

Cambios, de todos modos, que en absoluto han sido para beneficio de las grandes mayorías. Se han perdido conquistas históricas en el campo popular en lo tocante a aspectos laborales, se acentuaron más aún las diferencias Sur-Norte, se remilitarizó el planeta, siguió creciendo la catástrofe medioambiental. Hoy día, incluso, asistimos a un endurecimiento de las posiciones de derecha, rayanas ya en el neofascismo, con planteos racistas y supremacistas, dando como resultado una sucesión de pueblos que democráticamente optan por presidentes extremistas, neonazis, que mantienen furiosos discursos xenófobos y moralistas. Dicho de otro modo: poblaciones que alegremente eligen a sus verdugos. Si a ello se suma que los embates de la crisis financiera desatada en 2008 aún no han revertido, siendo ya tan aguda como la de 1930, todo indica que tenemos un escenario prebélico similar al que desató la Segunda Guerra Mundial. La diferencia es que ahora los “juguetes” militares tienen un poderío infernalmente superior a los de aquel entonces, y una aventura bélica puede degenerar en el fin de la humanidad completa.

En otros términos: hoy por hoy, caídos –que no extinguidos– los ideales socialistas que condujeron las luchas populares durante buena parte del siglo XX, triunfaron ampliamente las fuerzas del capital en su versión más ultraconservadora. Todo indica, sin dudas, que ese triunfo cambió las cosas para largo. No “terminó la historia”, como se pretendió algunos años atrás (Francis Fukuyama tuvo la desfachatez de proponerlo); pero la naturaleza del cambio en juego es, definitivamente, muy profunda, y revertirla se ve como algo muy lejano en estos momentos. La revolución socialista, tal como están hoy las cosas, está aún en espera (larga espera).

Como parte de ese triunfo, en estos momentos inapelable, se da un proceso muy particular consistente en la apropiación, por parte de las fuerzas vencedoras, del discurso que unos años atrás fuera patrimonio de las izquierdas políticas. Pero de ninguna manera esto tiene lugar por una evolución progresista de la situación internacional, por un mejoramiento de las condiciones humanas generales. Este cambio, sutilmente, puede terminar funcionando como una mordaza contra cualquier forma de descontento, de protesta. Los discursos de género y étnico, por ejemplo –sin con esto quitarles en absoluto su inestimable valor transformador– en buena medida pasaron a ser “moda” aceptada por el establishment. Hablar de derechos humanos no es peligroso; al contrario, es “políticamente correcto”.

Sigue leyendo

Financial #Blockade: Chronology of a Strategy to destroy #Venezuela

Published by Alma

By Misión Verdad

Sanctions against Venezuela are real and palpable mechanisms of destruction of the State, its identity and, with it, of Venezuelan society. They form part of a war strategy based on the application of diverse resources and sophisticated tools of financial hegemony against fundamental nodes of our national life. Although in Venezuela there are no bombs falling down and no U.S. Marines are seen disembarking along the coasts, there is plenty of evidence of the resources of permanent aggression, nationally and internationally, used on the part of corporate and political sectors.

In this context, since 1999, the internal domestic of anti-Chavismo have alternated between low-profile mechanisms such as boycott or corporate disinvestment and forceful actions such as the April 2002 coup or the oil lockout.

Since 2015, when the then president of the United States, Barack Obama, declared Venezuela as an «unusual and extraordinary threat to the national security of the United States,» the political vanguard and leadership in anti-Chavismo of the transnational elite that governs in Washington became irrefutable, they gave greater hardness to a string of measures that have determined not only the destruction of the national economy but also seriously modified the cultural perception of the issue.

Sigue leyendo

Los tuits de John #Bolton y el mensaje de #Caracas

Publicado por Alma

 

Por Iroel Sánchez/La Pupila Insomne

Ser Consejero de Seguridad de Estados Unidos supone atender un grupo muy diverso de temas relacionados con el mundo entero. Sin embargo, si se revisa el perfil en Twitter del Consejero de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, se puede apreciar que desde el 10 de enero sólo tuitea sobre Venezuela.

Y es que un suceso intolerable para quienes gobiernan en Washington DC acaba de ocurrir este 10 de enero: Tomó posesión para un segundo mandato como Presidente de Venezuela Nicolás Maduro. Para Estados Unidos, a estas alturas, Maduro no debería ser Presidente. Para impedirlo se han empleado amenazas de todo tipo, incluyendo las de agresión militar, decenas de millones de dólares para financiar protestas violentas, junto a sanciones económicas que han implicado el cerco financiero y el desabastecimiento inducido que llegaron a crear un escenario muy crítico en abril de 2017.

Sigue leyendo

#Trump Renews Law Establishing Economic #Blockade on #Cuba

Published by Alma

By Prensa Latina

US President Donald Trump has renewed the Trade with the Enemy Act for one more year, a statute dating back to 1917 that sets the basis of the economic blockade imposed on Cuba.

Through a memorandum sent to the Secretaries of State and the Treasury, the President announced Monday evening his determination to continue with the exercise of certain powers of that legislation, which only affects the Caribbean country, under the pretext that it is in the national interest of the United States.

This is the second time that the Republican President does it. He also extended the restrictions for one more year in 2017. Now, he decided to keep it in force until September 4, 2019.

The renewal made by Trump implies that he has authority over some of the sanctions through executive decrees, which would also allow him to eliminate some restrictions if he were interested, although the total lifting of the hostile policy against Cuba requires a decision by Congress.

Sigue leyendo

From #Miami to #Lima, the twisted path of the #Summit of the #Americas

Published by Alma

The People’s Summit contributed to the defeat of the FTAA during the Mar del Plata Summit in 2005. Photo: Archive

By  | internet@granma.cu

The Eighth Summit of the Americas, set to be held April 13-14 in Lima, Peru, is the latest event organized by a controversial mechanism, which makes little contribution to regional integration, but contradictorily, serves to position the South’s interests in contrast to those the North seeks to impose.

The history of these summits over the last 20 years, from the first in Miami, in 1994, to Lima, reveals the tensions which exist between two very different social and political projects: U.S. Pan-Americanism and the integrationist vision of the liberators south of the Rio Bravo.

The agenda for the Peru Summit, which will supposedly focus on “Democratic governability in the face of corruption,” became a mockery after the host country’s President, Pedro Pablo Kuczynski, resigned following a scandal over shady business dealings with the company Odebrecht.

Despite this, plans to use the event to single out certain countries, a common practice since 1994, remain in place.

This time however, it will be a lot more difficult to cover up the acts of corruption and crises of governability in many of the countries allied with Washington, which have lent themselves to attacking sovereign nations such as Venezuela.

Sigue leyendo

#Trump, #AméricaLatina y la #Cumbre de #Lima

Publicado por Alma

Por Waldo Mendiluza/Prensa Latina

Con posturas agresivas y mucha polémica, la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, llegará a Lima para la VIII Cumbre de las Américas, foro que permitirá medir sus posiciones de cara a Latinoamérica.

La cita hemisférica de la capital peruana tendrá el 13 y 14 de abril su segmento de alto nivel, mientras que en días previos sesionarán encuentros de la sociedad civil continental, espacios en los que se esperan tensos debates.

Al empeño en levantar un muro en la frontera con México, discursos antiinmigrantes y hasta ofensas inimaginables (Trump llamó ‘países de mierda’ a Haití y El Salvador) habría que sumarle la exclusión de Venezuela de la VIII Cumbre -a todas luces por orden de Washington- y el retroceso en un acercamiento con Cuba que la región aplaudió.

A propósito de la reunión de Lima, Prensa Latina conversó con expertos del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos (CEHSEU), de la Universidad de La Habana, quienes abordaron posibles escenarios de un foro centrado en la lucha anticorrupción, que por paradoja de la vida acoge un país cuyo presidente, Pedro Pablo Kuczynski, renunció hace muy poco por escándalos relacionados con ese flagelo.

Sigue leyendo

#Cuba, #Venezuela y la tormenta perfecta

Publicado por Alma

Por Iroel Sánchez/La Pupila Insomne

En junio de 2016 el gobierno cubano tomaba medidas ineludibles para enfrentar las consecuencias de una reducción significativa, que se mantiene hasta hoy, en los envíos de combustible desde Venezuela, basados en los acuerdos bilaterales pagados por la Isla con servicios de salud para sectores mayoritarios del pueblo venezolano.

La prensa privada surgida en Cuba a partir del segundo período de la administración Obamaauguró entonces el regreso de apagones masivos, un descenso de dos dígitos del Producto Interno Bruto y un regreso de las escaseces que los cubanos conocieron en los años noventa del siglo pasado tras la desaparición de la URSS y sus favorables relaciones comerciales con esta, pero la situación anunciada por analistas cubanos afines a las Open Society Foundations de George Soros y revistas pagadas desde Miami no llegó. A pesar de los augurios, con grandes tensiones, viéndose en la necesidad de gastos no previstos para invertir buena parte de sus divisas en adquirir el combustible que antes recibía de Venezuela, la economía cubana no colapsó.

Sigue leyendo

La política cubana de Donald #Trump está condenada al fracaso

Publicado por Alma

Por Salim Lamrani/Rebelión

Desde su llegada a la Casa Blanca, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se han deteriorado a causa de la decisión de Donald Trump de aplicar otra vez una política basada en la hostilidad

En junio de 2017, el Presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció un cambio total de la política exterior de Estados Unidos hacia Cuba. Mientras que su predecesor Barack Obama tomó la medida del fracaso de la estrategia estadounidense hacia la isla durante más de medio siglo e inició un proceso de acercamiento con La Habana, el actual inquilino de la Casa Blanca anunció que aplicaría una línea dura con Cuba  [1].

Sigue leyendo