Sistema bancario: Los jóvenes siguen teniendo la palabra

Por: René Tamayo

Foto: Estudios Revolución.

A hablar con entera libertad, por la responsabilidad que tienen en el cambio de pensamiento que se necesita en el hacer económico y social del país, llamó el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a un amplio grupo de jóvenes que trabajan en el sistema bancario.

El Presidente de la República continúa sus intercambios con las nuevas generaciones, que desde el trabajo o el estudio aportan día a día al crecimiento del ser cubano y la nacionalidad en las difíciles condiciones actuales.

Suman centenares los jóvenes que han interactuado de «tú a tú» con Díaz-Canel en las últimas semanas. Y los encuentros continuarán —con los que se ha visto por estos días y con muchos más otros —, según se infirió de la frase del mandatario al concluir el intercambio de unas dos horas donde mucho se dijo y faltó por decir: «nos conocimos, generamos confianza mutua y tenemos que seguir debatiendo», señaló.

Banca joven

«Ustedes tienen la palabra», dijo el Presidente de la República al inicio del encuentro, donde cerca de una docena de jóvenes que laboran en el Banco Central de Cuba (BCC), en los bancos comerciales y en las instituciones financieras no bancarias intervinieron para analizar hechos y hacer propuestas a aplicar en el sistema bancario en función del bienestar de la población, la eliminación de trabas y el desarrollo económico y social.

Entre los temas expuestos, Ian Pedro, especialista del BCC, indicó que la banca comercial debe ir a una mayor automatización, a la diversificación de los servicios y a hacer menos engorrosos los trámites, desarrollando sistemas de pago donde se use menos el dinero en efectivo y más la banca electrónica.

Daimy, subdirectora de gestión de la banca electrónica del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC), defendió, sin embargo, lo urgente de resolver la insuficiente infraestructura tecnológica de los bancos para ampliar esos canales de pago a pesar de lo avanzado entre 2020 y lo que va de 2021.

Ángel, de Finatur S.A., se refirió a la escasa cultura económico-financiera del empresariado y a la necesidad de incrementar la formación y divulgación sobre los servicios bancarios, a través de los medios de comunicación y el sistema educacional, para crear una cultura bancaria en la población.

El vice primer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, y Marta Wilson González, presidenta del BCC, acompañaron al Primer Secretario en el encuentro, donde además del «día a día» de los bancos, se constató el alto nivel de realización de los jóvenes en esa labor y su elevado nivel técnico-profesional.

Gil Fernández compartió un breve análisis sobre lo hecho y lo por venir en el ámbito económico. Fue una presentación esclarecedora que evacuó parte de las dudas y asumió las sugerencias hechas por muchachas y muchachos y en las que la dirección del país ya viene trabajando o se propone como metas.

A las trabas, eliminarlas

El Presidente de la República coincidió con los planteamientos de los jóvenes, desde la necesidad de ampliar los créditos a las personas, en especial a los jóvenes, hasta lo imperioso de modernizar las instituciones bancarias y financieras con base en la automatización y la informatización más amplia, a fin de reducir las colas y evitar inconformidades.

Continuamos con trabas en el sistema bancario, pero no podemos ruborizarnos con ellas, sino resolverlas, eliminarlas, y en eso ustedes, los jóvenes, tienen un papel principal, dijo.

Muchas veces —añadió— procesos muy simples los complicamos por gusto; porqué le hacemos las cosas difíciles a la gente. «No podemos hacer cosas para molestarnos los unos a los otros; sino para ayudarnos unos a otros», reflexionó.

«Y los jóvenes están en más capacidad que nadie para romper esas inercias y proponer nuevas ideas, porque eso está en su naturaleza«, sentenció el Presidente de la República, quien los exhortó a continuar buscando soluciones para mejorar la atención a la población y optimizar los servicios bancarios en función del desarrollo económico y social de Cuba.