A diez víctimas de la represión en #Perú les dispararon a matar

#Represión #Manifestantes #Policía #ArmasdeFuego

Forenses peruanos indicaron que los hechos demuestran la existencia de patrón  por parte de militares y policías al usar armas de fuego contra los manifestantes.

Al menos diez de las víctimas mortales de la represión durante las manifestaciones en Perú contra la presidenta de Dina Boluarte fallecieron por impactos de bala en puntos vitales, denunciaron el martes un grupo de forenses peruanos.

Según el análisis publicado por los forenses peruanos, las heridas recibidas por las manifestantes fallecidos evidencian que los efectivos militares dispararon con la intención de matar.

La antropóloga forense Carmen Rosa Cardoza, fundadora del Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF), indicó a medios peruanos que de los diez cuerpos analizados, seis tienen disparos de armas de fuego en el tórax, tres en el abdomen y uno en la cabeza, zonas consideradas como letales.

Los cuerpos analizados por los forenses, fallecieron a causa de la represión a las movilizaciones contra la presidenta Dina Boluarte en la región de Ayacucho.

Entre los manifestantes muertos se encuentra, Edgar Prado Arango, de 51 años, quien murió por un «traumatismo toracoabdominal abierto» al recibir una bala disparada por efectivos militares.

Prado Arango recibió el disparo cuando los militares perseguían a manifestantes, cuando él intentaba ayudar a otras personas heridas por la balacera.

Otro de los casos estudiados es el de Raúl García Gallo, quién falleció por dos impactos de bala que le causaron un «traumatismo abdominal abierto» y una «perforación femoral arterial derecha».

Las mismas heridas fueron halladas en los cuerpos de Luis Miguel Urbano Sacsar, de 22 años; Leonardo Hancco Chaca, de 32 años; Josué Sañudo Quispe, de 31 años; y Jhonathan Alarcón Galindo, de 19 años. Todos presentaron impactos de balas mortales en zonas como el abdomen y el tórax.

Por su parte, el antropólogo José Pablo Baraybar, señaló que los hechos demuestran que existe un mismo patrón y una intencionalidad clara de los efectivos militares y policiales al usar las armas de fuego contra los manifestantes.

El también fundador de EPAF señaló que existen patrones en el uso de las armas de fuego que diferencian los crímenes de lesa humanidad, con heridas en cabeza, cuello, tórax y abdomen; mientras que las lesiones por disparos que se registran en conflictos armados en su mayoría son en extremidades.

La abogada de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh), Gloria Cano, también denunció que los asesinatos de manifestantes en Ayacucho revelan que la intencionalidad de los uniformados es disparar en zonas vitales, algo que incluso se evidencia en sobrevivientes.

Cano comentó que debido al patrón de lesiones a los manifestantes, los efectivos militares no pueden alegar que dispararon a zonas no vitales.

La abogada resaltó que las autoridades deben enviar a la Policía para que haga uso proporcional de la fuerza, pero en Ayacucho intervino el Ejército, que no está facultado para controlar multitudes.

La representante de Aprodeh comentó que también se registraron ataques a manifestantes por parte del Ejército en Andahuaylas, departamento de Apurímac, donde se encontraron muertos con disparos en la cabeza, tórax y cuello.

A la fecha la represión a las manifestaciones por la renuncia de la presidenta Dina Boluarte y el cierre del congreso ha dejado en todo el país al menos 47 muertos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s