#Argelia aplaza la deuda, entregará una central de energía solar y abastecerá de #Combustible a #Cuba

#DiazCanel #Cuba #IntercambioEconómico #EnergíaSolar

Primero lo primero: Argelia ha recibido a Cuba con los brazos abiertos y los ha cerrado en fraternal gesto, con importantes acuerdos de carácter económico y comercial, anunciados por su presidente, Abdelmadjid Tebboune, al finalizar el encuentro con su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez y la delegación ministerial que le acompaña.

Sin papeles por medio y evidentemente entusiasmado por lo acordado, el presidente anfitrión, que cumple años este jueves, anunció ante medios locales y cubanos que se cancelarán los servicios de la deuda, aplazándose su reembolso.

“Argelia también ofrece a la hermana Cuba una central de energía solar para la producción de electricidad”, puntualizó Tebboune, quien se refirió, además, a otros acuerdos relacionados con el abastecimiento de combustible a nuestro país y la cooperación de ambas naciones en la producción de medicamentos y vacunas; la industria azucarera, educación, ciencia y cultura.

Después de dar públicamente la bienvenida a Díaz Canel a “su segunda patria”, el presidente argelino se comprometió a asistir en 2023 a una sesión de la Comisión Mixta, en La Habana, “con un grupo de 150 empresarios de su país para examinar posibilidades de inversión en Cuba”.

Díaz-Canel satisfecho

Al hablar ante la prensa, Díaz-Canel destacó la importancia que concede Cuba a las relaciones bilaterales y la voluntad de la actual generación de dirigentes cubanos de darle continuidad a esa hermandad cimentada por los líderes históricos de ambas naciones.

En cuanto a los anuncios de Tebboune, dijo que “sobran las razones para sentirnos satisfechos, y más que eso, estamos muy comprometidos con la causa argelina, estamos muy comprometidos con el pueblo y el Gobierno argelino”.

Visiblemente emocionado, afirmó que “Argelia siempre podrá contar con el apoyo del Gobierno y el pueblo cubanos”, después de resaltar los extraordinarios valores del pueblo argelino y las lecciones de resistencia que ha dado al mundo.

Argelia, la resistencia

Desde el Monumento de los Mártires, situado al centro-norte de la ciudad, en el punto más elevado de la Comuna de El Madamia, la bahía de Argel es una postal de la orilla magrebí del Mediterráneo, con su amplio y activo puerto deslumbrando a los visitantes desde el balcón mirador.

Por tradición, las visitas oficiales a Argelia comienzan aquí, con una ofrenda floral en honor a los muyahidines. El pequeño túmulo está ubicado sobre una plataforma de mármol, justo debajo y al centro de una monumental pieza de 92 metros de altura, que es a la vez centro del complejo monumental al que también pertenece el Museo de los combatientes.

Allí se rinde tributo a los muyahidines, nombre que reciben quienes ofrendan sus vidas a la sagrada causa de la independencia o guerra santa, para los seguidores del islam. Los muyahidines sintetizan el espíritu de resistencia del pueblo argelino a la ocupación francesa, que duró 132 años, desde 1830 hasta 1962.

En 1954 estallaría la épica rebelión popular contra el ocupante extranjero, reprimida de forma tan cruel, que se habla de una “escuela francesa de torturas”, que tendría su origen en el país árabe.

Tras ocho años de una cruenta guerra civil que, según organizaciones de derechos humanos, costó un millón y medio de vidas entre combatientes y población civil, cuando el país contaba con poco más de 11 millones de habitantes, la heroica resistencia popular conquistó la independencia el 5 de julio de 1962. Cuba fue entonces el primer país latinoamericano en reconocer a la nueva República Argelina Democrática y Popular.

Acercándose a esa historia desde el testimonio de sus huellas, se inició la visita oficial a Argelia del presidente cubano y la delegación que le acompaña en una gira intensa, que busca abrir caminos en la cooperación con énfasis en la economía, el comercio, ciencia e innovación.

Tres días están dedicados a la gran nación del Magreb, que hoy sobresale en la región por su estabilidad y promisorio desarrollo.

Nacen excelentes acuerdos entre naciones hermanas

«Hemos acordado impulsar los vínculos económicos, comerciales, financieros y de cooperación, y llevarlos al nivel de los políticos», declaró este jueves  a la prensa el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en su segundo día de visita oficial a la República Argelina Democrática y Popular

Yaima Puig Meneses, Alina Perera Robbio

Granma

ARGEL.- «Cuba y Argelia son dos países que han mantenido un vínculo ejemplar en sesenta años. Nuestra amistad no ha sido cualquier amistad; nuestra relación ha sido una relación de verdadera hermandad y solidaridad, de apoyo mutuo en los momentos más difíciles».

De tal manera valoró el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, la historia que tienen en común ambas naciones. Así lo hizo este jueves en declaraciones a la prensa, desde el Palacio Presidencial «El Muradia», donde horas antes fuera recibido por el Excelentísimo Señor Abdelmadjid Tebboune, Presidente de la República Argelina Democrática y Popular.  

El mandatario cubano resaltó ante los reporteros agrupados frente a él y a su homólogo argelino, que la presencia de la delegación de alto nivel procedente de la Isla y que ha llegado hasta el país magrebí para cumplir con una agenda de visita oficial, «es una muestra de la importancia que le concedemos al desarrollo de las relaciones bilaterales». En la jornada de declaraciones a la prensa, los dos jefes de Estado se presentaron en respectivos podios, desde los cuales compartieron buenas noticias nacidas de un encuentro privado, y también de conversaciones oficiales entre las delegaciones de ambos países.

Esta visita, afirmó el Presidente cubano, reafirma la voluntad de continuar con la hermandad cimentada por los líderes históricos de nuestras naciones.

«Hoy hemos constatado con el Presidente Tebboune valoró el dignatario del país caribeño el excelente estado de nuestras relaciones políticas, y también nuestra más amplia coincidencia, en los organismos internacionales, así como en los temas de la agenda internacional. Igualmente hemos acordado impulsar los vínculos económicos, comerciales, financieros y de cooperación, y llevarlos al nivel de los políticos».

Díaz-Canel Bermúdez enunció que se han identificado esferas y proyectos de colaboración que «son importantes» y en los que «vamos a trabajar de conjunto». Al respecto, dijo que esos temas «muestran un beneficio mutuo, pero ante todo significan para nuestro país un importante apoyo que demuestra la comprensión que hacia nuestra situación tiene el Gobierno argelino».

Han sido identificados para la cooperación, según detalló el Jefe de Estado, ámbitos como los de «la salud; la energía; las fuentes renovables; la industria médico-farmacéutica; y el intercambio cultural, educativo, científico-tecnológico». E hizo referencia a tales esferas como «las más promisorias para la colaboración».

Además, como detalló el mandatario a la prensa, se habló de hacer trabajos conjuntos en la producción azucarera; y a ese tema sumó el de haber evaluado, de conjunto, «una posibilidad, una manera de renegociar o de reestructurar la deuda que Cuba tiene con Argelia».

Declaró Díaz-Canel Bermúdez que «sobran las razones para sentirnos muy satisfechos». Y enfatizó: «Más que satisfechos estamos muy comprometidos con la causa argelina, estamos muy comprometidos con el Gobierno y con el pueblo argelinos, y Argelia siempre tenga la certeza, y se la ratificamos hoy aquí, de que podrá contar con el apoyo del Gobierno y el pueblo cubanos».

Ante la presencia de los reporteros, el mandatario cubano hizo referencia a «toda una historia de acontecimientos, de intercambios, de colaboraciones que han fortalecido nuestra relación». Sobre la visita, habló en términos de «anhelo cumplido»; y afirmó: «Creo que hemos tenido en las horas que llevamos aquí en Argelia, una emoción tremenda, un sentimiento; hemos recibido el calor, el apoyo, la amistad y la solidaridad del pueblo argelino, y también de sus principales dirigentes y en particular de usted, Presidente».

Por lo anterior, el dignatario expresó sentida gratitud «al Presidente (Abdelmadjid) por su cálido recibimiento, y por la oportunidad de poder intercambiar abiertamente sobre temas de interés bilateral, y de la agenda internacional, precisamente en un momento en que hoy el Presidente está cumpliendo años; y aunque ya se lo hemos dicho de manera privada, aunque ya lo hemos compartido también con la delegación argelina, queríamos, en nombre del pueblo y el Gobierno cubanos, y en el mío propio, hacerle extensiva esta felicitación por su cumpleaños, y desearle mucha salud, y larga vida».

UNA VISITA PARA REFORZAR LA COOPERACIÓN

De respaldo, apoyo y solidaridad había hablado poco antes el Presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, ante la prensa acreditada para dar cobertura a esta visita oficial. Nuestras históricas relaciones, dijo, se han nutrido de valores que ambas naciones comparten, como libertad, paz y justicia.

De igual modo manifestó su convencimiento de que «esta visita constituye una oportunidad para reforzar la cooperación y la consulta entre los dos países», al tiempo que reiteró la «permanente solidaridad de Argelia con el pueblo cubano en su trayectoria hacia el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a su país y al que se somete desde hace más de 60 años».

«Argelia se siente en el deber de comprometerse con la República de Cuba, amiga y casi hermana», subrayó.
«Compartimos unas relaciones del pasado y del presente, y vamos a construir el futuro y el porvenir juntos», significó el dignatario, para seguidamente informar que, en el transcurso de las conversaciones sostenidas poco antes entre ambas delegaciones, se acordó «aliviar un poco el contexto económico cubano, cancelando los servicios de la deuda y aplazando su reembolso para otro momento».

Según dio a conocer Abdelmadjid Tebboune, Argelia ofrece también «a la hermana Cuba una central de energía solar para producción de electricidad», así como reanudar el envío de combustible a la nación caribeña para el abastecimiento de sus centrales eléctricas.

Detalló, además, la decisión de ambos gobiernos de cooperar en temas como la producción de medicinas y la creación de empresas mixtas para la fabricación de vacunas contra algunas enfermedades africanas y no africanas. Los intercambios se fomentarán igualmente, señaló, en otros ámbitos comerciales y de la Enseñanza Superior.

A principios del 2023, refirió, se celebrará una sesión de la Comisión Mixta entre ambos países, en la cual la delegación argelina irá a La Habana con un grupo de 150 inversores que examinarán las posibilidades de inversión en la Mayor de las Antillas.

Al término de las declaraciones de ambos presidentes, el mandatario de la nación magrebí envió un saludo al pueblo cubano, y en especial a sus jóvenes, quienes en sus manos tienen la responsabilidad dar continuidad a una historia de hermandad. El dignatario también pidió hacer llegar un saludo al General de Ejército Raúl Castro Ruz, quien ha sido un amigo muy querido en Argelia.

HOMENAJE AL PUEBLO ARGELINO Y A SU HISTORIA

Con honores a la historia y a los mártires argelinos comenzó su primera jornada de actividades en este país, el Presidente de la República de Cuba junto a la delegación que lo acompaña. En el Monumento de los Mártires, lugar emblemático de la capital argelina que se erige en una de las colinas del paisaje, colocó el Jefe de Estado una ofrenda floral en cuya cinta podía leerse: «En nombre del pueblo de Cuba, a los mártires de la independencia Argelina».

De respeto y muchos simbolismos habla el lugar inaugurado en 1982 y que simula en su construcción tres hojas de palmera que preservan debajo de ellas una llama eterna; en el borde de cada una se sitúa la estatua de un soldado que representa las diferentes etapas de la lucha argelina por la liberación.

Desde un lateral del Santuario el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, acompañado por el ministro de Salud argelino, Abdelhak Saihi, apreció la majestuosa vista de la bahía y de la ciudad de Argel, de colores claros y bañada por el mar Mediterráneo.

Poco después la delegación visitó el Museo Nacional de los Combatientes, ubicado bajo el Monumento. Al escribir en el Libro de visitantes de la institución, el mandatario cubano destacó el «inmenso honor» y la «gran satisfacción» que significa estar en «este importante museo argelino, que acoge las tradiciones de lucha, resistencia y combate del heroico pueblo argelino».

Es este estampó sobre la hoja del libro un «pueblo heroico, siempre dispuesto a batallar hasta la muerte en defensa de su independencia y soberanía».

Fue un día provechoso y de muchas emociones para Cuba en Argelia. En uno de sus twit de la jornada, en el cual Díaz-Canel felicitó a los estudiantes cubanos por celebrarse, este 17 de noviembre, el Día Internacional del Estudiante, el Jefe de Estado resumió en breves palabras la agenda de un jueves que traza buenas líneas hacia el futuro: «logramos excelentes acuerdos para nuestra economía con hermanos argelinos».

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s