#Cuba y #EEUU vuelven a conversar sobre temas migratorios: #LaHabana exige cumplimiento de acuerdos en su totalidad (Video)

#Migración

 Las autoridades informaron que a partir del 4 de enero de 2023 se reanudarán los servicios consulares en la Embajada de Estados Unidos en La Habana para el procesamiento de las visas de migrantes. Los funcionarios de Cuba señalaron además, que el bloqueo impuesto por la nación norteña figura como motivación para el éxodo de los cubanos.

El próximo 4 de enero de 2023 será la fecha oficial para la reapertura de la totalidad de los servicios consulares de Estados Unidos en Cuba, tras el cierre durante la administración Trump bajo la acusación de ciertos «ataques sónicos» que supuestamente habían sufrido funcionarios de la Embajada, los cuáles hasta la fecha no se han podido certificar por ninguna de las partes involucradas.

El Viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, así lo informó en la rueda de prensa tras la segunda ronda de conversaciones migratorias que se desarrollaron este año -que el funcionario cubano presidió junto con la Subsecretaria adjunta para asuntos del Hemisferio Occidental, Emily Mendrala, quien por su parte, encabezó la delegación de Estados Unidos- con el objetivo «evaluar e impulsar la implementación de los acuerdos bilaterales que existen con el propósito de impedir la migración ilegal, insegura y desordenada» entre Cuba y Estados Unidos. Esta reapertura evitará que los ciudadanos cubanos que quieran tramitar un visado para ingresar a Estados Unidos deban hacerlo vía un tercer país, Guyana en este caso.

Cossío reiteró la disposición plena de Cuba de continuar cumpliendo los compromisos establecidos, aunque expresó su preocupación ante el estímulo a la migración ilegal y no segura por parte del gobierno de Biden. En este sentido, recalcó la importancia de lograr efectivamente un cumplimiento bilateral de los acuerdos de manera integral y no selectiva, como ocurre actualmente.

En ese sentido, resaltó que -aunque no se trata de un tema en agenda en estas conversaciones- la existencia del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto hace seis décadas a Cuba constituye un importante factor exógeno agregado al fenómeno migratorio de nuestra región, puesto que su objetivo explícito es asfixiar la economía cubana y deprimir con ello la calidad de vida de su población, aumentando indirectamente la emigración ilegal.

La finalidad del bloqueo es «hacer la vida de cada cubano lo más angustiosa posible, por lo tanto se convierte en factor que uno no puede obviar cuando se consideran las motivaciones que provocan la emigración de Cuba hacia los Estados Unidos», afirmó. 

Si a ello sumamos las medidas coercitivas impuestas por la administración Trump en 2019 que aún continúan vigentes, el estímulo a la migración irregular por parte del gobierno de Estados Unidos es notoriamente evidente; llevando asociado el trafico ilícito de migrantes, el fraude migratorio y la trata de personas, además de la lamentable pérdida de vidas humanas durante las travesías.

La inclusión de Cuba en la lista de «países patrocinadores del terrorismo» es otra de las medidas coercitivas que indirectamente agravan el impacto del bloqueo al conllevar acciones punitivas. «Es un alto costo que el país paga por la designación del Departamento de Estado, arbitraria y unilateral«, denunció el viceministro cubano durante la conferencia de prensa.

Cossío se refirió también a la vigencia y aplicación de la Ley de Ajuste Cubano que al brindar un trato privilegiado a los cubanos que lleguen a la frontera de Estados Unidos por sobre cualquier otro migrante, repercute contra los compromisos acordados y continúa fomentando una migración desordenada e ilegal.

A pesar de ello, destacó la importancia de «haber retomado el ejercicio de discutir, analizar de conjunto y evaluar la marcha de los acuerdos migratorios” , asumiendo compromisos ambas partes. Según informó en esta ocasión fue posible realizar una evaluación más profunda de la puesta en práctica de los acuerdos migratorios asumidos en abril de 2022 durante la primera ronda de conversaciones. En este punto, el viceministro cubano detalló que el otorgamiento de las 20.000 visas anuales de estancia firmadas en los Acuerdos Migratorios de 1984, 1994, 1995 y 2017 aún no se ha logrado, pero que se ha avanzado con respecto a la ronda de conversaciones anterior y que se espera que con la reapertura de los servicios migratorios y consulares en La Habana (y el consiguiente cierre de las operaciones en Guyana) se regularice su puesta en práctica.

En cuanto al proceso de repatriación de aquellos migrantes que Estados Unidos considera «inadmisibles» por diversas causas, Fernández de Cossío explicó que Cuba reafirmó su predisposición a regularizar los vuelos de deportación que se han mantenido desde 2017. Vale recordar que con el cierre de vías aéreas debido a las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia en marzo de 2020, solo fue posible realizar un vuelo adicional en diciembre de 2020, cuya sostenibilidad se vio afectada por el rebrote mundial de Covid-19.

Al informar a la prensa sobre cómo fue el transcurso de la ronda de conversaciones migratorias con Estados Unidos que sesionó hoy en La Habana, el viceministro cubano de Relaciones Exteriores Carlos Fernández de Cossío dijo que la delegación cubana acogió con beneplácito el anuncio de la reanudación total de los servicios de visado de inmigrantes en la Embajada de los Estados Unidos en Cuba a partir del 4 de enero de 2023.

A la vez, reiteró la importancia de que se restablezcan completamente los servicios migratorios y consulares en la Embajada estadounidense en La Habana, en particular el procesamiento de visas de no inmigrantes.

Cuba recalcó también la importancia del cumplimiento de los acuerdos migratorios bilaterales en su integralidad y no selectivamente, agregó Cossío.

Informó que las partes pasaron revista al cumplimiento de los acuerdos migratorios bilaterales cuyo propósito es el compromiso mutuo de garantizar una migración regular, segura y ordenada, y que Cuba reafirmó su disposición a cumplir, como ha sido hasta ahora, con los compromisos establecidos.

Además, la parte cubana reiteró su preocupación por las medidas de estímulo a la migración ilegal que el Gobierno estadounidense mantiene vigentes.

Según refiere una nota de la Cancillería cubana publicada esta tarde, especial énfasis tiene en este estímulo el impacto negativo que el bloqueo económico de Estados Unidos y las medidas de reforzamiento extremo aplicadas desde 2019 ejercen sobre las condiciones socioeconómicas de la población cubana, factor que constituye un estímulo importante a la migración.

También constituyen estímulos el trato preferencial que reciben los cubanos que entran de manera ilegal en el territorio estadounidense y la vigencia de la Ley de Ajuste Cubano.

La Cancillería informó que la delegación cubana recalcó que la migración irregular se asocia a las lamentables pérdidas de vidas, así como a otros fenómenos como el tráfico ilícito de migrantes, el fraude migratorio y la trata de personas.

Llamó la atención, asimismo, sobre el peligro que representa la actividad de organizaciones criminales que se dedican al tráfico de personas.

Durante su conferencia, el viceministro de Relaciones Exteriores señaló que esta es la segunda ocasión que delegaciones de ambos países se reúnen este 2022 para abordar temas migratorios y que el objetivo de estas conversaciones es evaluar e impulsar la implementación de los acuerdos bilaterales que existen con el propósito de impedir la migración ilegal, insegura y desordenada.

Ambas partes hemos constatado la vigencia e importancia de los acuerdos existentes, a la vez que hemos ratificado el compromiso con ellos. “También reconocimos los pasos dados en los últimos meses para asegurar la implementación efectiva de los acuerdos”.

Cuba reiteró la preocupación por las medidas de estímulo a la migración ilegal, entre las que destacan el trato privilegiado a los cubanos que llegan a la frontera de los EE.UU. y la vigencia y aplicación de la Ley de Ajuste Cubano, dijo Cossío.

Agregó que la parte cubana puso énfasis en el impacto del bloqueo económico y de las medidas de reforzamiento de este en los últimos años. “No hay duda de que una política dirigida a deprimir el nivel de vida de la población cubana constituye un estímulo directo a la emigración”.   

También la delegación cubana señaló la necesidad de combatir prácticas criminales que ponen en riesgo la vida de las personas. “Insistimos en los peligros de la emigración irregular por vía marítima y sus graves riesgos en operaciones que, a veces, involucran a niños y personas de avanzada edad”.

Cossío reiteró que “es importante haber retomado el ejercicio de discutir, analizar de conjunto y evaluar la marcha de los acuerdos migratorios”, los cuales “son compromisos asumidos por ambas partes”.

Acotó que “en esta ocasión, se pudo realizar una evaluación más profunda de los pasos que se han dado desde abril hasta la fecha, como la reanudación de los servicios migratorios en La Habana, que se cumplió por parte de EE.UU. el compromiso del otorgamiento de las 20 000 visas anuales -ambas cosas incumplidas en el mes de abril-, que se anunció que a partir del 4 de enero próximo se van a restablecer totalmente los servicios migratorios en La Habana y se van a cerrar las operaciones en Guyana, así como evaluar el proceso de repatriación de los migrantes que se consideran inadmisibles”.

Recordó que “Cuba informó tiempo atrás al Gobierno de EE.UU. su disposición a recibir vuelos de deportados, y que resta ponernos de acuerdos en los términos y las condiciones para efectuar estos vuelos que ambas parten aspiran que tengan una regularidad”.

El vicecanciller dijo que “si bien el bloqueo y medidas de reforzamiento como la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo no formas parte de la agenda oficial de estas conversaciones migratorias, ambos son temas que constituyen un estímulo para la migración y no se puede ignorar esta realidad”.

La migración es un fenómeno universal y los motivos son diversos, desde guerras, fenómenos naturales, crisis económicas, disgusto con la realidad del país donde se reside, y hasta factores como la sobrepoblación…son temas comunes para todas las regiones, incluyendo América Latina y el Caribe, comentó Cossío, y agregó que “lo que es peculiar de Cuba es el factor exógeno, que es bloqueo de EE.UU., cuyo fin declarado es deprimir el nivel de vida de la población cubana”.

El fin del bloqueo es hacer la vida de cada cubano lo más angustiosa posible, por lo tanto se convierte en factor que uno no puede obviar cuando se consideran las motvaciones que provocan la emigración de Cuba hacia los EE.UU., dijo. 

La lista de países patrocinadores del terrorismo es uno de las medidas que agrava el impacto del bloqueo, y no se trata solo de una calumnia contra Cuba, una designación totalmente injustificada de Cuba, sino que la presencia del país en esa lista -conforme la concibe el Gobierno de EE.UU.- conlleva acciones punitivas, argumentó.

“Es un alto costo que el país paga por la designación del Departamento de Estado, arbitraria y unilateral”, dijo, y por tanto, puede considerarse uno de los factores que influyen en los flujos migratorios de cubanos hacia EE.UU.

Ambas partes no se comprometieron en una fecha para una tercera ronda de conversaciones pero coincidieron en la necesidad de mantener estos diálogos, informó Cossío, y apuntó que fue una reunión útil y constructiva.

Sobre los contactos que han tenido lugar en los últimos meses entre entidades de diferentes ámbitos de los dos paíes, el viceministro de Relaciones Exteriores afirmó que “entre Cuba y EE.UU. existen relaciones diplomáticas y canales formales de comunicación, así como la capacidad de hablar sobre temas diversos”.

Mencionó que la semana pasada se realizaron topes entre las fuerzas Guardafronteras, el Departamento de Estado y la Cancillería cubana, el Departameno de Seguridad Interna y el Minrex, y “por tanto no se descartan otros encuentros en el futuro, no necesariamente asociados a las relaciones migratorias, que no dependan de las relaciones migratorias, sino del interés común y de la necesidad evidente de que dos países geográficamente cercanos, y con muchos temas en común, tengamos cooperación y diálogo”.

Representantes de Cuba y los Estados Unidos sostuvieron este martes en la capital cubana conversaciones migratorias bilaterales.

El viceministro de Relaciones Exteriores Carlos Fernández de Cossío Domínguez presidió la delegación de la nación caribeña, y la subsecretaria adjunta de Estado del Buró de Asuntos del hemisferio occidental, Emily Mendrala presidió la delegación estadounidense.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s