Crisis en #Cuba: “La pobreza pasa: lo que no pasa es la deshonra”

Es muy dura la situación económica que está sufriendo el pueblo de Cuba. Por ejemplo, con los apagones eléctricos.

Ninguna gestión pública es perfecta, menos aquella que se realiza, como en la Isla, bajo una guerra sin cuartel contra todas sus fuentes de ingresos.

Pero cuando, desde campañas perfectamente dirigidas en las redes sociales, se ataca al Gobierno cubano porque –nos dicen- “no reparó las centrales termoeléctricas en el año 2021”, es conveniente recordar ciertas cosas.

Hace un año, sin ingresos por turismo y remesas, prohibidas estas por orden de Donald Trump, con más de doscientas sanciones añadidas al bloqueo, Cuba debió invertir sus poquísimos recursos -insuficientes para comprarlas en el mercado- en crear vacunas propias contra la Covid.

La prioridad fue salvar la vida de la gente. Manteniendo, a la vez, millones de salarios sin producción y todos los servicios básicos.

¿Los resultados? Por un lado, una tasa de letalidad por Covid-19 que es, hoy, la mitad de la del continente; por otro, un enorme déficit fiscal, inflación y la desaparición de las inversiones imprescindibles para el mantenimiento del parque industrial, incluyendo las centrales eléctricas.

Los próximos meses serán cruciales, de resistencia. Y también de clarificación: servirán para retratar a cada quien. Porque, como dijo José Martí, “La pobreza pasa: lo que no pasa es la deshonra”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s