De #Cuba: Crónica de un médico que reparte esperanza y amor

Por Alma

Suazilandia, comparada con la inmensidad de África, parece un punto ubicado al sur del continente.  Sus fronteras limitan con Sudáfrica y Mozambique, ocupando un territorio de  17.363 km² con una población de 1, 287 000 habitantes.

Ese pequeño país, como muchos del continente africano, enfrenta grandes problemas de salud que incide en la esperanza de vida de sus habitantes: de 57 y 61 años para los hombres y mujeres, respectivamente.*

Una de las enfermedades que más los afecta es el VIH/SIDA, cuya prevalencia entre los adultos es del 27,7% , de los cuales 120 mil son mujeres, 19 mil son niños y producto de esta enfermedad han quedado huérfanos 56 ooo niños.**  

Luchando contra esta y otras enfermedades se encuentran en Suazilandia 21 médicos cubanos. Pero su labor no se limita a la atención médica, ellos, al igual que los más de 50 mil que colaboran en 67 países, además de diagnósticos y tratamientos reparten mucha comprensión y amor, siendo en ocasiones la mayor esperanza para los pobres de este mundo, también necesitados  de una mano amiga, de una mirada cálida.

Esas vivencias, realmente emotivas, las narra el médico cubano  Eduardo Andrés González León y es una suerte que así lo haga, ya que nos permite constatar la grandeza humana de nuestros médicos, acercarnos a su día a día y al día a día de la pobreza, que justifica acertadamente la política de colaboración de nuestro gobierno  en la salud y otras esferas; y sobre todo, apreciar en su justa medida los derechos de los que disfrutamos los cubanos.

Comparto entonces con ustedes otra de las crónicas de Eduardo, que amablemente accedió a que fuera publicada en mi blog.

Médico cubano Eduardo Andrés González León (Foto: Facebook)

Médico cubano Eduardo Andrés González León (Foto: Facebook)

CRONICAS DE UN MEDICO
SWAZILANDIA 17 DE ENERO 2017…

Nkosi Khumalo es una joven de 30 años de edad que hoy visitó mi consulta por primera vez, víctima del SIDA con su niño de tres meses de edad a horcajadas en la espalda, costumbre de la región, algo que provoca una deformidad llamada por los médicos como pie varo (Zambo) como se conoce en Cuba, y es dominio en muchas partes de Latinoamérica. Ella tiene cara de Princesa negra y aún en medio de la desnutrición severa que padece  resalta la belleza de su tez negra, sus labios gruesos y una mirada triste.

Nkosi entra con dificultad a mi consulta pues tiene una férula de yeso en su pierna rota, típico en la mujer que lacta y no tiene suficiente alimento para reponer la pérdida que ocasiona el acto solemne de la lactancia materna….Nkosi se sienta casi como en un desplomo, pero cuidando siempre de no aplastar a su bebé contra la silla. Me mira triste y yo de inmediato observo en sus ojos expresivos y afligidos el color amarillo propio de una Hepatitis, sin importar su etiología ya de hecho sé que Nkosi está condenada a abandonar a su hijo antes de tiempo.

Nkosi Khumalo (Foto tomada del perfil de Eduardo en Facebook)

Nkosi Khumalo (Foto tomada del perfil de Eduardo en Facebook)

– Tengo que ingresarte Nkosi, le dije con el corazón apretado pues sé que eso implicaría más problemas que beneficios con su hijo pequeño.

– No tengo familia Dogotela, ¿dónde dejo a mi pequeño Hulunphana?

Mi rostro palideció, ¿de qué manera puedo garantizarle a esa mujer más tiempo con su pequeño hijo?, criatura inocente a lo que sucede a su alrededor que aún no es consciente de que quizás no pueda nunca tener un recuerdo nítido de su madre.

– No puedo ingresar Dogotela (me respondió con llanto). No puedo abandonar a mi Hulumphana (hijo).

– Nkosi si no ingresas de todas maneras abandonarás a tu hijo más pronto de lo que tú quisieras, estás gravemente enferma, necesitas atención aquí en el hospital.

Nkosi comenzó a llorar y me dijo:

– Dogotela déjeme ir a mi casa y prepararme, regreso en la tarde.

– Prométeme que regresaras Nkosi (le dije emocionado tomando de su delgada mano).

– I promess.

Hoy era un día de lluvia, viernes, cuando todos quieren terminar temprano…ya eran las 4 de la tarde y Nkosi no había regresado, yo miraba hacia afuera con la esperanza de ver a Nkosi entrar en algún momento pero Nkosi no llegó.

Eduardo vámonos (me decían mis colegas, es tarde y todos quieren irse), aprovechemos que la lluvia ha calmado un poco.

Yo nunca comente nada, en silencio aguardaba por aquella mujer de treinta años de sufrimiento y miseria humana de la que padece el continente africano…ya sin esperanza a la salida del hospital, me agarran súbitamente de la mano alguien y cuando reparo era Nkosi, mojada por la lluvia, con su bebé a sus espaldas, con una maleta y un pomo con algo a lo que ella llama comida.

– Oh my god (Dios mío), se me escapó en inglés por el inconsciente hecho de inmediatamente quererme comunicar con ella, pensé que no llegarías jamás.

Nkosi con mirada triste me dijo:

– Aquí estoy Dogotela pero con mi bebé.

– Dont worry (no te preocupes). Ya veremos cómo hacemos…lo importante es que estás aquí. Adelanten ustedes a la casa le dije a mis colegas. No Eduardo no nos vamos sin ti me respondieron mis compañeros. Cubanos somos, Cxxxxx (me dije a mis adentros lleno de emoción)

– Dennis me preocupa el niño (le dije al pediatra) ¿cómo hacemos?.

– Eduardo la ingresamos con niño y todo, no te preocupes (me respondió el pediatra muy seguro de sí)

Tarde, sí que era tarde, ya no había nadie en el cuerpo de guardia del hospital, solo Nkosi y nosotros mientras hacíamos apurados el ingreso de ella.

No sé cuánto tiempo le puedo ofrecer a Nkosi….Pero de algo estoy seguro… Que nosotros sí que le pedimos prórroga a la muerte. Nkosi, la mujer con cara de princesa triste, estará más tiempo de lo que ella pudiera saber al lado de su pequeño hijo.

* OMS 2015 http://www.who.int/countries/swz/es/

**Informe Unicef 2016 (datos 2014)

Anuncios

Un pensamiento en “De #Cuba: Crónica de un médico que reparte esperanza y amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s