Los colores de #DonaldTrump

Publicado por Alma

Cuba llora a Fidel

Universidad de La Habana: Muestras de amor de los jóvenes cubanos por la pérdida física de Fidel. Cuando un pueblo enérgico y viril llora, sus adversarios tiemblan. 

 

Por Harold Cárdenas Lema (La Joven Cuba)

Fidel Castro es el paradigma del revolucionario en el siglo XX y uno de los hombres más influyentes del mundo. Se enfrentó a Estados Unidos y triunfó, vio un presidente norteamericano tras otro estrellarse contra su símbolo. Vivió en sus propios términos y murió siendo un estadista reverenciado. Conociendo a Donald Trump, su arremetida contra el guerrillero cubano parece más el bullying infantil del abusón con celos, que un mandatario representando cientos de millones de personas. Pero esos son los colores de Trump, no demoramos mucho en reconocerlos.

El futuro presidente de los Estados Unidos tiene la opción que no ha tenido ninguno de sus antecesores: establecer una relación de respeto con Cuba sobre la base de diferencias reales. Lo más difícil era romper el hielo, el mayor costo político lo asumió la administración de Obama. Trump podía hacer a EU una nación mejor el enmendar un error de medio siglo, pero no parece interesarle. En su lugar se ha burlado del dolor de la mayoría de los cubanos para hacerle un favor ridículo a una minoría marcada por el resentimiento.

La descripción superficial que hace el millonario sobre Cuba, se desploma con cada crucero que llega a la isla, con el paso del tiempo que va disipando el odio acumulado en la Florida, con nuevas generaciones que sueñan una relación normal desde cada orilla. Fidel Castro no necesita la aprobación de Donald Trump ni los cubanos tampoco. Hemos visto pasar un político tras otro con el mismo discurso, el único que ganó respeto entre nosotros fue Obama, incluso desde la diferencia y la permanencia absurda del injerencismo.

Estados Unidos es una nación bipolar que a Cuba por lo general muestra su peor cara. En un momento de esperanzas de acercamiento, en que Obama manda un mensaje respetuoso, de tristeza por la partida de un líder, en que se debería respetar al menos el dolor ajeno, Trump comete una torpeza así. Pero mientras unos se dediquen a destruir, siempre habrá los que construyan puentes y promuevan el sentido común, desde ambas orillas.

Trump habla y muestra sus colores desde la ofensa e irrespeto al sentimiento de otros. Pero parafraseando al Comandante, cuando un pueblo enérgico y viril llora, sus adversarios tiemblan. Será una semana de luto y homenaje, después sabremos lidiar con el abusón de turno.

Para contactar al autor: haroldcardenaslema@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s